Testimonios

Hablamos sobre asesinos en serie y extraños suicidios con una patóloga forense

La Dra. Rebecca Hsu nos cuenta los pros y los contras de su profesión.
4.1.17

Para ser alguien que está en contacto permanente con la muerte, la Dra. Rebecca Hsu tiene un carácter sorprendentemente jovial y vivaz. Patóloga forense de profesión, Hsu lleva más de veinte años examinando cadáveres, analizando las innumerables formas de morir y desmontando mitos perpetuados por series de televisión como Ley y orden y CSI.

Pese a su gran dedicación, Hsu no permite que los muertos consuman toda su vida. En una nueva entrega de Balls Deep, tenemos la oportunidad de conocer el día a día de Hsu, cuidando de sus dos hijos y de su anciano padre y sacando adelante su negocio de patología forense. Lidiar con muertos no es tarea fácil, pero ha enseñado a Hsu la importancia de no perder el optimismo.

Publicidad

VICE: ¿Cómo empezó tu interés por la patología forense?
Dra. Rebecca Hsu: La verdad es que tardé en interesarme por ese campo. En un principio quería dedicarme a la psiquiatría hasta que me di cuenta de lo aburrida que es en el día a día. No trabajas con los Hannibal Lecters del mundo, sino que la mayor parte del tiempo la pasas evaluando a delincuentes para determinar si son aptos para comparecer en un juicio o si pueden distinguir el bien del mal. Enseguida supe que no sería capaz de dedicarme a ello todos los días de mi vida.

¿Sientes fascinación por los asesinos en serie?
Me interesan las dinámicas psicológicas de los asesinos en serie, pero no tanto como para sentir fascinación. Más bien diría que resultan perturbadores. Y más perturbador aun me parece el papel tan importante que desempeña la sociedad en la formación de los asesinos en serie, y que los defectos de nuestro sistema judicial les permiten llevar a cabo sus fantasías durante más tiempo del deseable. Y todavía me perturba más el hecho de que haya tanta gente que se sienta fascinada por este tipo de perfiles. Estos criminales son personas mentalmente enfermas que necesitan tratamiento, no que se les haga publicidad.

¿Qué tipo de persona contrata los servicios de una patóloga forense autónoma?
Personas que no están cualificadas para realizar mi trabajo pero necesitan un experto en la materia. En términos generales, los médicos forenses son los encargados de examinar el cadáver de las víctimas y de testificar en un juicio. La información sobre la investigación la aportan la policía y otras agencias y hay muchos estados cuya legislación permite a los forenses rechazar casos en los que las familias solicitan una autopsia. No se pueden realizar todas las autopsias que se solicitan por saturación de trabajo o falta de recursos monetarios, y ahí es donde entramos los médicos privados.

Publicidad

Aparte de eso, también me dedico al cultivo de tejidos para departamentos de investigación y a hacer segundas autopsias y exhumaciones. A menudo colaboro con abogados en la evaluación de casos revisando historiales médicos o aportando mi testimonio como experta.

¿Qué aspectos de tu trabajo pueden llegar a ser frustrantes?
Espero que tengas tiempo, porque la lista es interminable. Nuestra especialidad está muy mal pagada en comparación con otras especialidades médicas que también requieren mucha preparación. Para que te hagas una idea, nos pagan más o menos un tercio de lo que cobra un patólogo quirúrgico, una especialidad que además requiere de menos formación. La mayoría no quiere pasarse un año o dos más especializándose en medicina forense y ganar menos de 200.000 dólares (190.000 euros) cuando podrían estudiar patología quirúrgica unos años y tener un salario inicial de 300.000 dólares con un horario marcado y sin tener que asistir a juicios ni a escenas del crimen malolientes.

Esta diferencia salarial se debe, en general, a que las nóminas de los forenses se pagan con los impuestos. Son funcionarios mal pagados y que trabajan muchas horas. En el sector privado también es bastante frustrante. Nos suelen llamar "WHORE" (puta), un acrónimo que en inglés equivale a "testigo que aporta otras explicaciones razonables", cuando en muchas ocasiones estamos ayudando a evitar un caso de mala praxis. También está el problema de la irregularidad en el volumen de trabajo, el tener que desplazarte habiendo recibido el aviso con poca antelación y el llevar tu propio negocio además de ejercer como médico.

Publicidad

¿Cómo logras que el sufrimiento de tus clientes no afecte a tu vida privada?
Se me da bastante bien desconectar. Es duro trabajar con familias destrozadas por el dolor porque te muestran su lado más vulnerable, quieren hablarte de sus intereses o de su último viaje. Para mí es complicado porque no me limito a examinar el cadáver y a dejarles un informe sobre la mesa, sin más.

¿Cuál es el caso más interesante en el que has trabajado?
Cuando trabajas en este campo, te das cuenta de que hay gente sumamente inteligente en el mundo. He examinado los cadáveres de personas que se habían suicidado de formas tan creativas que jamás se me habrían pasado por la cabeza. Recuerdo el caso de un ingeniero que se quitó la vida metiéndose en la funda de una cama de agua y haciendo el vacío en el interior con una máquina. El hombre sufría una depresión grave, pero era un genio.

Trabajas con Nancy Marlow, una médium forense.
Es genial, porque contesta todas las preguntas para las que yo no tengo respuesta. Hay familiares que me preguntan qué sentía el difunto justo antes de morir y esa información no te la da ninguna parte de su cuerpo. Ahí es donde entra en juego Nancy.

Los familiares pueden enterrar, incinerar o incluso convertir en diamantes a sus seres queridos. ¿Qué te gustaría que hicieran con tu cadáver cuando llegue el momento?

Me gustaría que hicieran lo mínimo posible. ¿Para qué malgastar el dinero?

Sigue a Layla Halabian en Twitter.

Traducción por Mario Abad.