10 B-Sides de Radiohead mejores que muchos sencillos de otras bandas

Con la llegada de su nuevo álbum, compilamos una lista de joyas del grupo británico pasadas por alto.
8.5.16

Sigue a THUMP México en su nuevo perfil de Facebook.

Radiohead es muy bueno manteniendo secretos. En el 2006, Thom Yorke publicó un misterioso conjunto de letras en el sitio web de la banda donde se leía: "six the song of sixpence that goes burn the witch, we know where you live." Los fans esperaban escuchar una canción relacionada en la gira del 2006 por Europa y norteamérica, probando algunos temas que posteriormente se convirtieran en In Rainbows. Gritaban por ello y el cantante incluso la probó algunas veces, pero la banda nunca tocaría más allá de unos acordes. Tras casi una década, esta semana el grupo publicó el mítico "Burn Th Witch", un regreso tenso y atmosférico que marca si primer sencillo desde el álbum del 2011, The King of Limbs.

"Burn the Witch" demostró lo que muchos obsesivos ya sabían: bajo el cristalizado exterior de sus álbumes de estudio hay un mundo misterioso y tormentoso de rarezas esperando a llegar a la superficie en cualquier minuto. Mientras el público general se regocija con la "nueva" canción de Radiohead, los grandes fans aún observan muchas de las otras canciones que se mantienen en tranquilidad, incluso aquellas poco apreciadas joyas que ya se han publicado en EPs, sencillos y bonus discs.

Publicidad

Muchos de estos tracks son mejores que los Lados-A de la mayoria de las bandas, así que es fácil ver porqué han inspirado tal devoción. Por años, los fans en sitios como Atease y Mortigi Tempo han pasado incontables horas debatiendo los mejores temas, mientras escuchan OK Computer por centésima vez. Así que aquí hay una prueba con diez de las mejores canciones de Radiohead que no han aparecido en álbumes, en orden cronológico.

1. Killer Cars (sencillo de "High and Dry", 1995)

En "Burn The Witch", Thom Yorke se detiene para profesar que la canción es un "ataque de pánico de bajo vuelo", haciendo eco a la clase de paranoía por la que han sido conocidos desde sus primeros días. Aún antes, el cantante tuvo una fascinación con las terroríficas posibilidades de los automóviles, pero a diferencia del famoso "Airbag", la canción con esperanza y segundo aire, "Killer Cars", es un poco más desolada. La tecnología para salvar vidas está ausente aquí, en lugar de eso, Yorke describe unos frenos fallando y a trastornados conductores adueñándose del camino. El ofrece una perturbadora solución a sus problemas: "méteme en la cajuela de atrás". Radiohead tiene muchas letras mórbidas, pero cuando él canta "voy a salir a conducir un poco, y puede ser la última vez que me veas vivo," como que comienzas a creerle.

2. Talk Show Host (sencillo de "Street Spirit (Fade Out)" , 1996)

Grabado tras el lanzamiento de The Bends, este track apareció como una agradable respuesta a las emotivas canciones del álbum. Es una canción puramente carnal, tanto en contenido lírico como estructura musical. Colin Greenwood toca una de sus más impresionantes líneas de bajo, mientras Ed O'Brien te revuelve con sus acordes y Philip Selway hace un rápido movimiento de bateria de vuelta a la casual letra de Yorke "¿Me quieres? Bueno, ven y encuéntrame." El colocar esta canción en la adaptación de 1996 de Shakespeare, Romeo + Juliet, muestra lo extrañamente sensual de este tema, dentro del catálogo de la banda. ¿Qué otra canción de Radiohead podría musicalizar a Leo DiCaprio descansando en la playa al amanecer?

3. A Reminder (del sencillo "Paranoid Android", 1997)

Abre con algo sacado de un sueño, sin contexto y surreal, una grabación de campo de un anuncio proveniente de una estación de tren checa, que de inmediato te transporta ahí, pensando sobre tu pasado mientras te rodeas de conmutadores a la hora pico, todos haciendo lo mismo, de mal humor con los audífonos puestos. Como en "When I'm Sixty-Four", es una de las mejores canciones sobre auto-reflexión, una para los arrepentimientos, amores perdidos y cosas que hicimos mal que nunca se podrán corregir. Un día consideraras todo ello y "A Reminder" será el soundtrack.

4. Meeting in the Aisle (del sencillo "Karma Police", 1997)

Es muy raro escuchar versiones instrumentales de Radiohead, pero el toque espacial de "Meeting In the Aisle" muestra que pueden dominar cualquier intento que hagan. Es un claro homenaje al LP de electrónica y trip-hop que comenzaba a invadir el mundo de Radiohead a finales de los 90s (DJ Shadow es una de las grandes influencias para "Airbag"). Aunque esperarían hasta Kid A para complacer su amor por Warp Records, "Meeting in the Aisle" mezcla chillones acordes y guitarras junto a beats dormilones y un delirante bassline, con un pre-natural entendimiento de la atmósfera de la música electrónica de finales de los 90s. La banda no tocó la canción en vivo hasta un concierto en el 2012 en Miami, una ciudad tan buena como muchas para encajar con el enorme y brillante ambiente del track.

5. The Amazing Sounds of Orgy (del sencillo "Pyramid Song", 2001)

El título puede parecer una broma de estudio, pero la canción es muy seria. "Orgy" te lanza directamente a un mundo de destrucción, un paisaje apocalíptico construyéndose en espera del colapso del mundo. Presentando percusiones y bajos de otro mundo, los instrumentos hacen un fondo para el gemir de Yorke: "Tan feliz de que seas mía". Hubo rumores que sugerían que "Orgy" fue inicialmente hecha para ser el principal sencillo del igualmente romántico y distópico mundo de Amnesiac, y hubiera encajado muy bien; es su mejor canción sobre amor al final del mundo.

6. Cuttooth (del sencillo "Knives Out", 2001)

"Voy a llevar una vida de fondo de pantalla", declara Yorke al inicio de otra canción de la era Amnesiac, ofreciendo una declaración de intenciones notablemente depresivas. Esta te sumerge la paranoia y el pavor, "Cuttooth" recae en la ansiedad orwelliana de que aquellos a tu alrededor saben todo sobre ti y estás siendo mirado en todo momento. Con pianos multi capa y un beat que te dirige, Ed O'Brien (en su diario sobre las sesiones Kid A / Amnesiac) llamó a la canción "una cosa nueva".

7. Up on the Ladder (del disco 2 de In Rainbows, 2007)

"Up on the Ladder" debutó durante un tour en la Península Ibérica en el 2002, junto a otros temas que más tarde se convertirían en Hail to the Thief. La versión del 2002 tenía la fuerte energía de Zeppelin y aunque no llegó a Thief, la banda la retoma de los baúles para la era de In Rainbows, con un ritmo mucho más lento, un énfasis más pesado de atmósferas interestelares y vocales mucho más relajadas. En un periodo donde muchos de estos reworks eran inferiores a las versiones originales en vivo, "Up on the Ladder" es testamento de la belleza que puede ocurrir cuando bajas la velocidad.

8. Go Slowly (del disco 2 de In Rainbows, 2007)

Hya muchas canciones de Radiohead que muestran su fascinación con iconos del krautrock, pero lo que hace a "Go Slowly" tan especial en este aspecto es su semejanza con la canción "Thief" de 1968 del grupo alemán, Can, que Radiohead alguna ocasión interpretó en vivo. Llamada originalmente en el estudio "Can Stylee", "Go Slowly" toma estructuras básicas de "Thief" y las desgarra para convertirlas en una canción de cuna encantada, similar a "Nude" fuera de In Rainbows. Con la increíble vocal de Yorke mencionando "he esperado pacientemente", puedes escuchar el anhelo en cada palabra.

9. 4 Minute Warning (del disco 2 de In Rainbows, 2007)

Abriendo con una increíble pieza instrumental, Yorke entra como al minuto y medio en "4 Minute Warning" para declarar "esto es sólo una pesadilla". Similar a "Burn the Witch", ofrecen maravillosos contrastes entre horrorosas líricas y música plácida, con letras sobre impedir la catástrofe nuclear. Pueden o no ser metáforas sobre escapar de una situación negativa en tu vida, pero la yuxtaposición es similar al final de Dr. Strangelove, donde todo se convierte en polvo y se escucha "We'll Meet Again" de Vera Lynn. Todo se siente en calma, pero no lo está.

10. These Are My Twisted Words (lanzada como descarga, 2009)

Filtrada en internet y publicada como descarga solitaria en el 2009, "These Are My Twisted Words" llegó entre In Rainbows y The King of Limbs, pero a pesar de su ritmo krautrock, no habría encajado fácilmente en ninguno de los dos discos. Como en "Burn the Witch", que fue probada durante varias sesiones antes de ser terminada, la banda escogió esperar hasta poder dominar la canción antes de dejarla libre en el mundo. Son maestros de edición con trucos bajo la manga, siempre listos para presentar algo bueno, para aquellos que están dispuestos a esperar.