La emocionante escena electrónica de Cuba a través de 8 de nuestros productores favoritos

Ya sea que estés en la rumba o el techno, estos son los artistas cubanos que merecen tu atención.
3.5.16

Pauza (Foto via Facebook)

Se reporta que 400,000 cubanos salieron a mirar el concierto gratuito que Major Lazer dio en la Habana el mes pasado. Eso es más gente de la que reúne cualquier festival de EDM en todo el mundo—EDC Las Vegas, por ejemplo, juntó a 130,000 personas por día en el 2015. Aunque seguramente muchos fueron a ver la fruta prohibida, una banda de los Estados Unidos tocando en la isla, los impresionantes números sugieren que los cubanos han adoptado el insecto de la música electrónica.

Publicidad

Esta semana, del 4 al 6 de mayo, la ciudad de Santiago albergará a Manana—el primer festival internacional en Cuba que fusionará música electrónica con ritmos afrocubanos. En un país con tanto talento tocando instrumentos tradicionales, la idea de la "música electrónica" nos habla sobre el uso de técnicas contemporáneas al tocar, grabar y producir sonidos folklóricos para mantenerlos actuales en la era digital. Hicimos frente al bloqueo para descubrir más sobre los productores y DJs en la frontera electrónica de Cuba. Aquí hay 8 de los personajes más interesantes.

1. Wichy de Vedado

Foto vía Facebook

Este DJ y productor es leal a la pequeña pero ferviente escena de la música electrónica underground de la Habana y ha estado de gira nacional desde el 2001. Criado con la música pop estadounidense de Michael Jackson, también fue devorador de grunge y rock industrial, antes de descubrir el ritmo big beat de The Prodigy y los Chemical Brothers de finales de los 90s. Tras mezclar en Atelier con reproductores Sony de CD, algunos DJs de techno alemanes que visitaban la isla lo convirtieron a un sonido electrónico más sutil, el cual comenzó a replicar en su estudio casero en el vecindario de Vedado en la Habana, de ahí su nombre artistico. Estos días, trabaja en ocasiones con artistas de jazz cubano como la encantadora vocalista Danay Suarez, inyectando a sus tracks una suavidad estilo lounge, aunque también puede incorporar sampleos de hip-hop y breakbeats.

2. DJ Jiguë

Nacido y criado en Santiago, y habiéndose mudado a la Habana, DJ Jiguë—nombrado como una criatura de la mitología afrocubana que vive bajo el agua y ataca a los viajeros—podría ser la respuesta cubana a J Dilla. Con un arsenal de percusiones afrocubanas y el suministro constante de veloces cantos de los MC en un español cubano o resbalando en el fluir del reggae, él realiza números de rap latino para Guamapara Music, la primera organización de producción independiente de hip-hop del país. Tracks como "Electrotumbao", que mapea los fundamentos de los ritmos bass afrocubanos con fuertes sintetizadores, proclaman lo que la música electrónica cubana tiene en sus tiendas.

3. Pauza

Paula y Zahira (combinado: Pauza) se conocieron en el primer curso para DJs en Cuba y comenzaron a colaborar en tracks en el 2012. Ellas sobrepasan las líneas entre el house, techno y tech house, pero también incluyen ritmos de Cuba y más allá. Escucha "Samba", lanzado por el dúo el mes pasado, no hay algo más condimentado que esto.

Pauza (Foto via Facebook)

Se reporta que 400,000 cubanos salieron a mirar el concierto gratuito que Major Lazer dio en la Habana el mes pasado. Eso es más gente de la que reúne cualquier festival de EDM en todo el mundo—EDC Las Vegas, por ejemplo, juntó a 130,000 personas por día en el 2015. Aunque seguramente muchos fueron a ver la fruta prohibida, una banda de los Estados Unidos tocando en la isla, los impresionantes números sugieren que los cubanos han adoptado el insecto de la música electrónica.

Esta semana, del 4 al 6 de mayo, la ciudad de Santiago albergará a Manana—el primer festival internacional en Cuba que fusionará música electrónica con ritmos afrocubanos. En un país con tanto talento tocando instrumentos tradicionales, la idea de la "música electrónica" nos habla sobre el uso de técnicas contemporáneas al tocar, grabar y producir sonidos folklóricos para mantenerlos actuales en la era digital. Hicimos frente al bloqueo para descubrir más sobre los productores y DJs en la frontera electrónica de Cuba. Aquí hay 8 de los personajes más interesantes.

1. Wichy de Vedado

Foto vía Facebook

Este DJ y productor es leal a la pequeña pero ferviente escena de la música electrónica underground de la Habana y ha estado de gira nacional desde el 2001. Criado con la música pop estadounidense de Michael Jackson, también fue devorador de grunge y rock industrial, antes de descubrir el ritmo big beat de The Prodigy y los Chemical Brothers de finales de los 90s. Tras mezclar en Atelier con reproductores Sony de CD, algunos DJs de techno alemanes que visitaban la isla lo convirtieron a un sonido electrónico más sutil, el cual comenzó a replicar en su estudio casero en el vecindario de Vedado en la Habana, de ahí su nombre artistico. Estos días, trabaja en ocasiones con artistas de jazz cubano como la encantadora vocalista Danay Suarez, inyectando a sus tracks una suavidad estilo lounge, aunque también puede incorporar sampleos de hip-hop y breakbeats.

2. DJ Jiguë

Nacido y criado en Santiago, y habiéndose mudado a la Habana, DJ Jiguë—nombrado como una criatura de la mitología afrocubana que vive bajo el agua y ataca a los viajeros—podría ser la respuesta cubana a J Dilla. Con un arsenal de percusiones afrocubanas y el suministro constante de veloces cantos de los MC en un español cubano o resbalando en el fluir del reggae, él realiza números de rap latino para Guamapara Music, la primera organización de producción independiente de hip-hop del país. Tracks como "Electrotumbao", que mapea los fundamentos de los ritmos bass afrocubanos con fuertes sintetizadores, proclaman lo que la música electrónica cubana tiene en sus tiendas.

3. Pauza

Paula y Zahira (combinado: Pauza) se conocieron en el primer curso para DJs en Cuba y comenzaron a colaborar en tracks en el 2012. Ellas sobrepasan las líneas entre el house, techno y tech house, pero también incluyen ritmos de Cuba y más allá. Escucha "Samba", lanzado por el dúo el mes pasado, no hay algo más condimentado que esto.

4. Obbatuké

Desde Santiago, Obbatuké toca hermosa rumba y son—dos pilares de la música tradicional afrocubana—directos desde el alma. Nos recuerda el poder de los orshás, las deidades de la religión afrocubana, con incursiones de llamada y respuesta en el mundo espiritual. Grabado por el co-fundador del festival Manana, Harry Follett, las vocales multi-track de Obbatuké prueban que las canciones y ritmos tradicionales pueden sostenerse en el estudio.

5. El Chacal y Yakarta

Los oficiales de la cultura cubana siempre han incorporado su amplia visión en la música extranjera, de todas partes del caribe. El fenómeno latino del reggaetón ha sido recibido con cautela por la vieja guardia musical, a pesar de que los adolescentes se lanzan sobre él, atraídos por la promesa materialista en la tierra de la escasez y el atractivo del perreo. Los patrones boom-ch-boom-chk del reggaetón son en gran parte resultado de producción electrónica, algo que los reguetoneros cubanos como El Chacal y Yakarta han sido capaces de tocar con una banda de 15 integrantes.

6. DJoy de Cuba

Joyvan Guevara Díaz sabe como profundizar. Cuando tomó los controles en un set muy de noche en el Space Miami durante la WMC 2014, fue un momento de rareza en la ciudad cubanoamericana, que con su postura anti-Castro ha mantenido a los músicos que aún viven y trabajan en Cuba, fuera del sur de Florida. Como muchos en Cuba llevados por el sonido electrónico, él es omnívoro, citando un amplio rango de influencias, incluyendo el ambient, trip-hop, drum and bass, house, techno y dubstep. Como Wichy de Vedado, DJoy vuelve hasta los primeros días de la escena de música electrónica cubana en el club Atelier. Ahora, uno de los señores de la escena, ha ayudado a fundar el primer festival del país, Rotilla, y el sello electrónico, Analógica.

7. DJ Thellus

Ramsés Cruz Quiñones es un profesional del remix que ha estado en el juego por una década. Con divertidos reworks funky de favoritas de sus fans como los Jackson 5, The Bee Gees y Boney M. Con una fuerte dosis de electro-swing, sus tracks quedarían perfecto en una fiesta de Burning Man.

8. Dvazz Brothers

Alentados por los recientes esfuerzos como el joven festival electrónico, Proelectrónica, Dvazz Brothers son parte de una nueva generación de músicos cubanos. Su EP debut del 2014 en Speaker Recordings, The Age of Techno, no sonaría fuera de lugar en un showcase de M_nus o paseando por Berlín. Sin embargo, está 100% hecho en la Habana.

4. Obbatuké

Desde Santiago, Obbatuké toca hermosa rumba y son—dos pilares de la música tradicional afrocubana—directos desde el alma. Nos recuerda el poder de los orshás, las deidades de la religión afrocubana, con incursiones de llamada y respuesta en el mundo espiritual. Grabado por el co-fundador del festival Manana, Harry Follett, las vocales multi-track de Obbatuké prueban que las canciones y ritmos tradicionales pueden sostenerse en el estudio.

5. El Chacal y Yakarta

Los oficiales de la cultura cubana siempre han incorporado su amplia visión en la música extranjera, de todas partes del caribe. El fenómeno latino del reggaetón ha sido recibido con cautela por la vieja guardia musical, a pesar de que los adolescentes se lanzan sobre él, atraídos por la promesa materialista en la tierra de la escasez y el atractivo del perreo. Los patrones boom-ch-boom-chk del reggaetón son en gran parte resultado de producción electrónica, algo que los reguetoneros cubanos como El Chacal y Yakarta han sido capaces de tocar con una banda de 15 integrantes.

6. DJoy de Cuba

Joyvan Guevara Díaz sabe como profundizar. Cuando tomó los controles en un set muy de noche en el Space Miami durante la WMC 2014, fue un momento de rareza en la ciudad cubanoamericana, que con su postura anti-Castro ha mantenido a los músicos que aún viven y trabajan en Cuba, fuera del sur de Florida. Como muchos en Cuba llevados por el sonido electrónico, él es omnívoro, citando un amplio rango de influencias, incluyendo el ambient, trip-hop, drum and bass, house, techno y dubstep. Como Wichy de Vedado, DJoy vuelve hasta los primeros días de la escena de música electrónica cubana en el club Atelier. Ahora, uno de los señores de la escena, ha ayudado a fundar el primer festival del país, Rotilla, y el sello electrónico, Analógica.

7. DJ Thellus

Ramsés Cruz Quiñones es un profesional del remix que ha estado en el juego por una década. Con divertidos reworks funky de favoritas de sus fans como los Jackson 5, The Bee Gees y Boney M. Con una fuerte dosis de electro-swing, sus tracks quedarían perfecto en una fiesta de Burning Man.

8. Dvazz Brothers

Alentados por los recientes esfuerzos como el joven festival electrónico, Proelectrónica, Dvazz Brothers son parte de una nueva generación de músicos cubanos. Su EP debut del 2014 en Speaker Recordings, The Age of Techno, no sonaría fuera de lugar en un showcase de M_nus o paseando por Berlín. Sin embargo, está 100% hecho en la Habana.

Pauza (Foto via Facebook)

Se reporta que 400,000 cubanos salieron a mirar el concierto gratuito que Major Lazer dio en la Habana el mes pasado. Eso es más gente de la que reúne cualquier festival de EDM en todo el mundo—EDC Las Vegas, por ejemplo, juntó a 130,000 personas por día en el 2015. Aunque seguramente muchos fueron a ver la fruta prohibida, una banda de los Estados Unidos tocando en la isla, los impresionantes números sugieren que los cubanos han adoptado el insecto de la música electrónica.

Esta semana, del 4 al 6 de mayo, la ciudad de Santiago albergará a Manana—el primer festival internacional en Cuba que fusionará música electrónica con ritmos afrocubanos. En un país con tanto talento tocando instrumentos tradicionales, la idea de la "música electrónica" nos habla sobre el uso de técnicas contemporáneas al tocar, grabar y producir sonidos folklóricos para mantenerlos actuales en la era digital. Hicimos frente al bloqueo para descubrir más sobre los productores y DJs en la frontera electrónica de Cuba. Aquí hay 8 de los personajes más interesantes.

1. Wichy de Vedado

Foto vía Facebook

Este DJ y productor es leal a la pequeña pero ferviente escena de la música electrónica underground de la Habana y ha estado de gira nacional desde el 2001. Criado con la música pop estadounidense de Michael Jackson, también fue devorador de grunge y rock industrial, antes de descubrir el ritmo big beat de The Prodigy y los Chemical Brothers de finales de los 90s. Tras mezclar en Atelier con reproductores Sony de CD, algunos DJs de techno alemanes que visitaban la isla lo convirtieron a un sonido electrónico más sutil, el cual comenzó a replicar en su estudio casero en el vecindario de Vedado en la Habana, de ahí su nombre artistico. Estos días, trabaja en ocasiones con artistas de jazz cubano como la encantadora vocalista Danay Suarez, inyectando a sus tracks una suavidad estilo lounge, aunque también puede incorporar sampleos de hip-hop y breakbeats.

2. DJ Jiguë

Nacido y criado en Santiago, y habiéndose mudado a la Habana, DJ Jiguë—nombrado como una criatura de la mitología afrocubana que vive bajo el agua y ataca a los viajeros—podría ser la respuesta cubana a J Dilla. Con un arsenal de percusiones afrocubanas y el suministro constante de veloces cantos de los MC en un español cubano o resbalando en el fluir del reggae, él realiza números de rap latino para Guamapara Music, la primera organización de producción independiente de hip-hop del país. Tracks como "Electrotumbao", que mapea los fundamentos de los ritmos bass afrocubanos con fuertes sintetizadores, proclaman lo que la música electrónica cubana tiene en sus tiendas.

3. Pauza

Paula y Zahira (combinado: Pauza) se conocieron en el primer curso para DJs en Cuba y comenzaron a colaborar en tracks en el 2012. Ellas sobrepasan las líneas entre el house, techno y tech house, pero también incluyen ritmos de Cuba y más allá. Escucha "Samba", lanzado por el dúo el mes pasado, no hay algo más condimentado que esto.

4. Obbatuké

Desde Santiago, Obbatuké toca hermosa rumba y son—dos pilares de la música tradicional afrocubana—directos desde el alma. Nos recuerda el poder de los orshás, las deidades de la religión afrocubana, con incursiones de llamada y respuesta en el mundo espiritual. Grabado por el co-fundador del festival Manana, Harry Follett, las vocales multi-track de Obbatuké prueban que las canciones y ritmos tradicionales pueden sostenerse en el estudio.

5. El Chacal y Yakarta

Los oficiales de la cultura cubana siempre han incorporado su amplia visión en la música extranjera, de todas partes del caribe. El fenómeno latino del reggaetón ha sido recibido con cautela por la vieja guardia musical, a pesar de que los adolescentes se lanzan sobre él, atraídos por la promesa materialista en la tierra de la escasez y el atractivo del perreo. Los patrones boom-ch-boom-chk del reggaetón son en gran parte resultado de producción electrónica, algo que los reguetoneros cubanos como El Chacal y Yakarta han sido capaces de tocar con una banda de 15 integrantes.

6. DJoy de Cuba

Joyvan Guevara Díaz sabe como profundizar. Cuando tomó los controles en un set muy de noche en el Space Miami durante la WMC 2014, fue un momento de rareza en la ciudad cubanoamericana, que con su postura anti-Castro ha mantenido a los músicos que aún viven y trabajan en Cuba, fuera del sur de Florida. Como muchos en Cuba llevados por el sonido electrónico, él es omnívoro, citando un amplio rango de influencias, incluyendo el ambient, trip-hop, drum and bass, house, techno y dubstep. Como Wichy de Vedado, DJoy vuelve hasta los primeros días de la escena de música electrónica cubana en el club Atelier. Ahora, uno de los señores de la escena, ha ayudado a fundar el primer festival del país, Rotilla, y el sello electrónico, Analógica.

7. DJ Thellus

Ramsés Cruz Quiñones es un profesional del remix que ha estado en el juego por una década. Con divertidos reworks funky de favoritas de sus fans como los Jackson 5, The Bee Gees y Boney M. Con una fuerte dosis de electro-swing, sus tracks quedarían perfecto en una fiesta de Burning Man.

8. Dvazz Brothers

Alentados por los recientes esfuerzos como el joven festival electrónico, Proelectrónica, Dvazz Brothers son parte de una nueva generación de músicos cubanos. Su EP debut del 2014 en Speaker Recordings, The Age of Techno, no sonaría fuera de lugar en un showcase de M_nus o paseando por Berlín. Sin embargo, está 100% hecho en la Habana.