FYI.

This story is over 5 years old.

Por qué Trump sería dañino para la vida nocturna y para todo lo demás

Cómo viajar a BPM Festival con libertad cuando un muro nos separé.
Austin Gebbia

Sigue a THUMP México en Facebook


Este artículo se publicó originalmente en THUMP EUA.

En el mundo felizmente ignorante de la música dance, cuando escuchas "elecciones", piensas en por quien votaste en las encuestas de Resident Advisor o del Top 100 de DJ Mag. O sea, votaciones como en las que les gusta participar a tu primo de dieciséis que lamió MDMA por primera vez, o a tu lejano y elitista amigo de Williamsburg que solo escucha DJs rumanos.

Publicidad

Pero cuando te quitas los audífonos y vuelves a nuestra realidad en el planeta Tierra, escuchar "elecciones" te lleva a un lugar mucho más oscuro: el caos que ha estado sacudiendo la política americana desde hace ya unos meses. Justamente ahora, estamos luchando contra un huracán de categoría cinco a punto de tocar tierra en América: el huracán Donald; lo que comenzó como una tormenta tropical lejos de la costa y que la gente menospreciaba, ha crecido en lo que es un genuino desastre digno de nuestra más profunda y sincera preocupación.

Donald Trump, la estrella de reality shows de televisión, empresario fracasado y aficionado de los casinos en los cuales es famoso por despedir a la gente en realities, está en la contienda para ser el próximo Presidente de los Estados Unidos. El hecho de que Donald haya llegado tan lejos en la contienda presidencial es una sorpresa que solo a un selecto grupo de personas sin sus dos dientes delanteros en el sur profundo de EEUU no les molestaría. La tierra de los libres y el hogar de los valientes (los valientes siendo aquellos que comienzan ruedas de baile en el medio de una pista de baile llena y creen que eso está bien) está en peligro. Podríamos estar hundiéndonos en una espiral descendiente más rápido que el público de cualquier rave en ketamina, a tres horas de haber comenzado. Muy semejante a una cavidad nasal de un DJ en Ibiza, un colapso no es sólo plausible sino inevitable si elegimos a este narcisista intolerante para la presidencia. Primero escogería a Hen Schiffer, de Verboten, para administrar un club que a Donald Trump para administrar un país.

Publicidad

Relacionado: ¿Para qué sirve la votación Top 100 de los DJs?

Lo que quisiera que el nominado Republicano entendiera es que nuestras vidas diarias como snobs del techno que usan playeras negras son suficientemente desafiantes. Solo en 2016, SoundCloud decidió volverse loco inundando a usuarios sin suscripción con publicidad a la mitad de un set; Verboten se convirtió en un episodio de Jerry Springer; Cityfox está a una fiesta Mirage de extinguirse; Time Warp no se llevará a cabo en los Estados Unidos este año; y el Sur de California podría prohibir las raves por completo. No tenemos descanso. Los lugares a los que acudimos a aislarnos del flujo constante de malas noticias –las salas oscuras y humientas donde las reglas, regulaciones y Donald Trump dejan de existir –necesitan mantenerse a salvo.

Una presidencia de Trump (¿o debería decir dictadura?) afectaría la vida nocturna de formas irreversibles. Aquí va un breve pero doloroso vistazo a cómo las políticas propuestas por Trump tendrán resultados desastrosos para la gente a la que le gusta la fiesta en todo Estados Unidos y América.

1. Quiere quitarnos nuestras drogas

_"No dejaré que las drogas inunden nuestras comunidades." (fuente)_

Donald, puedes despojarnos de nuestros derechos y dividir la nación; puedes jactarte del tamaño de tus manos; burlarte de los discapacitados y burlarte de los veteranos de guerra. Puedes hacer que tu esposa plagie los discursos de Michelle Obama y mentirle descaradamente al público para fomentar el miedo y el odio entre la gente; puedes asegurar que el color de tu piel es natural y puedes decirnos que tu cabello no es una planta rodadora gigante pegada a tu cuero cabelludo. Lo que no puedes hacer –lo que la unida comunidad de asistentes a clubes no tolerará– es que te metas con nuestras drogas, tendrás que arrancarnos la cocaína de nuestras frías y muertas manos.

Publicidad

2. Quiere construir un muro, lo que haría más difícil el ir a festivales en México

_"Construiré un muro muy muy grande en nuestra frontera al sur y haré que México pague por él". (fuente)_

Donald Trump habla de las minorías y los inmigrantes de la misma forma en la que yo hablo de mis amigos que aún frecuentan EDC. Si continúa con su vil plan de dividir a los dos países, estamos realmente jodidos. Para empezar, el muro impediría completamente el viajar hacia y desde algunos de nuestros festivales favoritos. El viaje usualmente tranquilo a México todos los meses de enero para ir al BPM –el famoso festival en Playa del Carmen donde comes una cantidad inconcebible de tacos y sacas toda tu mierda interna en medio de las ruinas mayas– sería considerablemente más difícil.

Relacionado: Mi primera vez en The BPM Festival

3. Quiere prohibir el aborto-saluda a una generación de niñitos malcriados siendo DJs

"Yo soy pro vida. Odio el concepto del aborto. Tiene que haber alguna forma de castigo"._ (fuente)_

Los Conservadores creen que la vida comienza con la concepción, mientras que los ravers piensan que la vida comienza al inhalar por primera vez el aire fresco cuando te vas del club. A pesar de las diferencias de opiniones de Donald Trump con respecto al aborto que continúan cambiando a través de los años, se ha mantenido incondicionalmente pro-vida; en marzo de este año, hasta insistió en que haría el aborto ilegal y castigaría a las mujeres que se los realizaran. (Aunque los papis de sus niños estarían exentos, añadió).

Publicidad

Si Donald decidiera promulgar una ley que castigue a las mujeres por su derecho a elegir, veríamos un futuro lleno de niñitos malcriados como DJs. Solo imagínense el baby shower: se haría en Marquee, el servicio de botella sería leche materna recién exprimida con bengalas traídas por un montón de Cenicientas y Elsas escasamente vestidas, y en lugar de llamarlo un registro de bebé, sería un rider. Los invitados se sentarían de acuerdo a quién haya comprado el regalo más caro, y, como adultos, los bebés de los DJs crecerían para ser como Eric Trump, el hijo de Donald; el tipo de vato que es fácil de imaginar colándose en la fila con un grupo de cuatro güeyes más, gritándole al portero "¡hablale a mi papá güey, capta!".

4. Quiere quitarle los fondos a la exploración del espacio-¿Qué pasaría con Space Miami?

"En este momento tenemos problemas más serios -¿lo entienden? Tenemos que arreglar nuestros baches. ¿Saben?, no es que tengamos mucho dinero"._ (fuente)_

Pepe Rosello y Carl Cox han decidido irse de Space Ibiza luego de que concluya esta temporada. Eso nos deja con el único e inigualable Space Miami (sin afiliación con Space Ibiza), un club que ha estado entre nosotros desde los tiempos prehistóricos cuando los pterodáctilos rondaban la tierra, aun así sus esquinas más oscuras aún tienen que ser examinadas con cuidado. Ese lugar es como el mar profundo: no sabemos lo que habita allí, está lleno de criaturas desagradables y estar ahí por mucho tiempo representa un riesgo para la vida humana. Los científicos no tienen la tecnología apropiada o los equipos para explorar de manera adecuada y segura esa área. Con Donald al timón de nuestro país, tendremos que seguir disfrutando las tantas horas en la terraza cada Miami Music Week bajo nuestro propio riesgo.

Relacionado: Un paseo por las legendarias residencias en Ibiza

Así que, mis queridos conciudadanos americanos del techno, si les importa la música que algún día nos dejará con tinnitus, tienen que jurar hacer lo que esté en sus manos para asegurarse de que Donald Trump no se convierta en la persona más poderosa de este país (aparte de David Grutman). En noviembre, si tenemos suerte, Donald Trump hará una movida estratégica clásica llamada The Sasha: enviará un tweet diciendo que está enfermo, junto con un post de Instagram y una leyenda encantadora que provoque simpatía, solo para evadir hacer su trabajo. Aunque, en este caso, no es una tocada de cinco horas en el club; es una temporada de cuatro años en la Casa Blanca.

Austin Gebbia votará por The Black Madonna para que sea la Primera Dama. Síguelo en Twitter.