Publicidad
Comida

«El Viagra de los Incas» es tan bueno, que los chinos ya lo están pirateando

Mientras el mundo sigue obsesionado con el kale, Perú está enamorado del que seguro ganará el premio al superalimento del año: la maca. Tan bueno es, que China ya lo está pirateando.

por Stephania Corpi
03 Diciembre 2015, 2:00pm

Mientras el mundo sigue obsesionado con el kale, la chía y las goji berries, Perú está enamorado del que seguro ganará el premio al superalimento del año: la maca.

«Joven, lléveselo para la hombría, la virilidad, la vitalidad y la fertilidad. Y de paso cura el cáncer y otros malestares», puedes oír cantar a los marchantes en los pasillos de los mercados. Y si te ven cara de turista, te la venden como «el viagra de los Incas», el ginseng Andino, o el superalimento sexual.

LEE: El kale podría curarte la cruda.

Al ver la pequeña raíz, uno no pensaría que puede cambiarle la vida a tal grado como te lo venden en el Mercado Central de Lima. Pero hoy en día, la Lepidium meyenii, que crece en Junín a más de 4 mil metros sobre el nivel de mar en la zona de las Andes está gozando de una fama renovada a nivel mundial.

Más allá de los rumores, quise demostrar que la maca es, en efecto, un alimento espectacular.

MUNCHIES-maca-5-LOW

«Está comprobado que es uno de los alimentos que puede ayudar a corregir uno de los más grandes problemas de nuestra población: la malnutrición», dice el médico Fernando Cabieses, uno de los grandes estudiosos de esta planta, en su libro La Maca y la Puna, done hizo una extensa investigación sobre las propiedades del vegetal y comprobó que es un producto mucho más nutriente que la quinoa, otro superalimento andino, pues ofrece en mayor cantidad minerales como calcio, hierro y fósforo y tiene más proteínas, menos calorías y más esteroles—de ahí su supuesta acción hormonal.

Algunos estudios han probado que puede ser utilizado para prevenir y detener la osteoporosis, ayudar con desbalances hormonales, problemas tiroideos, síntomas de menopausia y postmenopausia, cáncer de próstata y problemas de fertilidad.

Wow, pues me está convenciendo.

MUNCHIES-maca-3-LOW

Doña Sofía Jurado, vendedora de maca en un puesto en el Mercado nº 1 de Surquillo, en Lima, dice que su doctor se lo recetó durante su tratamiento de quimioterapia. «Yo tuve cáncer, y el doctor me dijo: 'después de la radiación, tome maca para que se le quite la náusea y no adelgace tanto'. No sabes cómo me ayudó».

Para los peruanos, la maca es parte esencial de la dieta diaria. Con tan solo un sol (30 centavos de dólar), pueden comprar un vaso de maca en cualquier emolientería (una especie de carrito ambulante). Lo toman niños, adultos, ancianos, adolescentes fresas y trabajadores no-fresas por igual.

LEE: El FBI está protegiendo al maíz con sus poderes antiespionaje.

La señora Castorina Sarmiento, que tiene su emolientería junto con sus hijas en Barranco, vende alrededor de unos 60 vasitos de maca al día. Y en la sierra del Perú llevan siglos tomándola como energizante.

MUNCHIES-maca-6-LOW

Tanto ha sido el éxito en el extranjero, que esta raicita fea parecida al rábano, ha estado recientemente al centro de un escándalo internacional de biopiratería.

El año pasado, según el reportaje realizado por la periodista Valerie Vázques de Velazco, 2 mil de las 4,500 toneladas que se producen al año fueron compradas por «turistas chinos».

LEE: En China la venta de pene de toro es un mercado pequeño, pero poderoso.

Desde mayo de 2014, empezaron a alertar la llegada de ciudadanos chinos a las pampas de Junín, un lugar donde el turismo no es nada habitual. Lo que hacían estos peculiares visitantes era pagar cuatro veces el valor de la maca común —pagaban 36 soles en lugar los 9 que cuesta un kilo (poco más de 10 dólares)—. Además, pagaban en cash y buscaban «la negra», la más cotizada de los tres tipos existentes de maca.

MUNCHIES-maca-10-LOW

¿Y por qué tanto interés?

Hay muchos mitos alrededor de la maca. Todo el mundo habla de sus propiedades afrodisíacas y su milagrosa ayuda contra los problemas de disfunción eréctil; sin embargo, nada de esto se ha comprobado. Lo que sí se sabe es que la maca negra, específicamente, ayuda a la producción y la movilidad de espermas. Y por esa hermosa propiedad, los chinos llegaron a pagar 72 soles por kilo —casi 23 dólares, más de 8 veces su precio regular—.

Una vez que los «turistas» chinos tenían el producto en su poder, lo trasladaban en camiones hasta la frontera con Bolivia, para de ahí transportar todo a Hong Kong.

La posibilidad de cuadriplicar sus ingresos hizo que los agricultores no cumplieran con sus contratos locales y el costo de la maca en Perú se fue a los cielos, llegando hasta los 90 soles el kilo —30 dólares—según nos cuenta Doña Sofía Jurado. A su vez los pequeños emolienteros también tuvieron que subir los costos y todos sufrieron las consecuencias.

Maca

La lucha del Perú por uno de sus productos bandera inició en 2003, cuando la Ley Forestal y de Fauna Silvestre estableció que el vegetal en cuestión no podía ser sacado del país en su forma natural, a raíz de otro escándalo.

Resulta que la empresa Naturex, basada en Nueva Jersey, Estados Unidos, recibió la patente para la distribución comercial exclusiva del extracto de la maca. Argumentó que habían invertido más de un millón de dólares y tres años en analizar las propiedades de la raíz. Además, habían contribuido a la popularización de la maca que pasó de generar 1.3 millones de dólares en el año 2000 a 3 millones en 2003.

Para 2005, los mayores consumidores eran Estados Unidos, Alemania, Bélgica y Canadá. Hoy en día, el 60 por ciento se consume en Perú y el resto de las exportaciones se reparten mayormente entre China y los Estados Unidos.

MUNCHIES-maca-1-LOW

Se sabe que desde hace varios años, en la provincia de Yunnan, los chinos cultivan maca, pero ésta —como todos los productos piratas chinos— es de menor calidad. Pero antes de decir algo en contra de los chinos, tomemos en cuenta que la demanda de maca este país asiático, es inmensa. Cada año se presentan decenas de solicitudes de patente para la maca o alguna variante de extracción, y más de la mitad provienen de China. Sin embargo para hacer frente a la demanda y seguir mejorando su maca, los chinos continúan invadiendo Junín para obtener todo lo que puedan.

Cabieses decía: «Si con maca mejora, maca cada hora». Y los chinos sí que se lo están tomando en serio.

Web

Esta sobreproducción preocupa a las autoridades peruanas, las cuales tienen muy claro que no es la primera vez que el Perú pierde un producto milagro. Perú dejó de ser el principal productor de yacón y de uña de gato, dos productos excelentes que controlan la diabetes y el sistema inmunológico, respectivamente; y ya desde el año 1630 los holandeses se llevaron raíces de cinchona para implantarla en Indonesia y extraer la quinina, uno de los componentes medicinales más importantes del siglo XIX, puesto que curó la malaria.

Tan grave fue el asunto, que el Perú ahora lleva el árbol de la quina en su bandera nacional como recuerdo del «robo». Y como dicen en inglés, «fool me once, shame on you; but fool me twice, shame on me».

Aunque aquí como que nomás no aprenden.