Publicidad
vino

Guía para ordenar vino en un restaurante sin complicarse

¿Se te fríe el cerebro cada vez que intentas elegir un vino en un restaurante? Calma, no es tan complicado.

por Marissa A. Ross
18 Enero 2016, 9:20pm

Salir a comer y beber una botella de vino es una de las cosas más agradables que un humano puede hacer. Pero, como con la mayoría de los placeres de la vida, tiene un costo: saber qué vino ordenar. Incluso para alguien que sabe algo sobre vino, como yo, tomar vino en la cena viene con cierta cantidad de presión, y eso hace que la experiencia sea menos relajada. Cuando es momento de elegir el vino que beberemos durante la cena, todo el mundo voltea a verme, confiando en que haré la elección correcta; pero cuando me entregan un libro de 20 páginas y pasta de cuero, que parece más un libro de J. K. Rowling que una carta de vinos, es imposible mantenerse relajado.

LEE: En la Baja no hay reglas para el vino.

Mientras más opciones hay, más abrumador resulta el momento de elegir. Créanme. Pero, calma, a lo largo de los años he aprendido algunos trucos para no quemarme el cerebro a la hora de ordenar un vino. Te los comparto. De nada.

¿Qué hay de cenar? El vino está destinado a complementar la comida, por lo que es importante tomar eso en consideración. El antiguo "lo rojo con los tintos" y lo "blanco con los blancos" no es un mal lugar para comenzar cuando no sabes nada de vino, pues es cierto en general, a excepción de la comida picante, para la que yo siempre recomiendo Riesling. También es bueno saber que los vinos ácidos son buenos para comidas con sabores fuertes, pero esos mismos vinos pueden llegar a ser extremadamente amargos con platillos salados. Los alimentos del Viejo Mundo siempre van con los vinos del Viejo Mundo, los de fécula van con todo, y las coles de Bruselas no se maridan con nada, así que ni lo intentes.

Si eres como yo, tendrás una botella incluso antes de tomar un tenedor, así que omite toda esta sección y ordena lo que sea sin considerar lo que vas a comer.

¿Hay un tema aquí? Si el lugar es 95 por ciento vinos italianos, probablemente deberías pedir un vino italiano. Esos tres vinos franceses están allí sólo para complacer a esa pareja por noche a la que"solo le gustan los vinos franceses", pero puedes estar seguro de que al establecimiento le valen madre los vinos franceses.Los vinos de los que más tienenson muy probablemente los que el restaurante cura con mayor cuidado.

Habla el lenguaje Ya has tomado vino antes, y es obvio que te gusta, de lo contrario no te molestarías en pedirlo. Así que, ¿qué es lo que te gusta del vino? ¿Qué clase de cuerpo quieres? ¿Qué tipo de sabores? ¿Qué tipo de textura? Habla de esas características con tu sommelier o mesero: cosas como "Un tinto picante" o "un blanco fresco floral" o "definitivamente no el terrible rosado". Con seguridad recibirás algunas buenas sugerencias, y ahora te ves como alguien terco, pero aventurero, lo cual es cool.

LEE: El vino tinto sí se puede beber frío.

No ordenes la segunda botella más barata Todos piden la segunda botella más barata de vino, pero en general la segunda botella más barata es la de peor calidad. Los restaurantes saben que no quieres verte pobre, así que si toman una botella barata al por mayor y le ponen el precio como la segunda más barata, van a ganar más dinero con ella. Es mejor comprar la más barata si el precio es un factor.

Sé honesto: el precio siempre es un factor Siempre debes ser honesto con tu sommelier o mesero de lo que estás dispuesto a gastar. Si quieres verte verdaderamente astuto, abre el menú y di: "¿Tienes algo parecido a esto que recomiendes?" y señala un precio con el que estés cómodo. Todos los demás en la mesa pensarán que estás apuntando a un Bordeaux o alguna mierda así, y tu mesero lo entenderá. Es decir, es un riesgo, porque hay idiotas inesperados en todas partes, pero, en mi experiencia, sonreirán y te dirigirán con gracia a una hermosa botella.

Sé tú mismo Güey, si te gustan los vinos de California, y piensas: "OH, MIERDA, ¡TIENEN EL QUE ME GUSTA! YA TODOS SABEN QUE ME ENCANTA EL SCRIBE PINOT", simplemente ordénalo. Sabes que quieres hacerlo. Caray, yo quiero hacerlo.

Simplemente pregunta Se trate de un sommelier o un mesero, está garantizado que conocen la lista de vinos bastante bien. Ten confianza en tu ignorancia y entrégate a los profesionales. La frase que yo uso es: "Mira, no conozco ninguno de estos vinos. ¿Cuál es tu favorito en el menú que no cueste un millón de dólares?" El personal por lo general se ríe y te da algo delicioso y de precio medio.

TAMBIÉN: A LA MIERDA. ENLOQUECE. ORDENA LO QUE QUIERAS. ES TU CENA Y ERES UN PINCHE ADULTO.