Perder peso a la manera del Muay Thai
All photos by Lindsey Newhall

FYI.

This story is over 5 years old.

Perder peso a la manera del Muay Thai

De Isaan y Bangkok a las islas del Sur, exploramos los métodos tradicionales y modernos para perder peso que usan los luchadores de Muay Thai en Tailandia.
9.9.15

Ya Kiatpetch es dueño de un gimnasio en la ciudad tailandesa de Isaan, amén de entrenador y promotor. No dispone, sin embargo, de formación médica de ningún tipo. Algunos días, sin embargo, Ya se convierte en un médico sin licencia que devuelve la energía a boxeadores de Muay Thai exhaustos y apáticos a través de la magia del gota a gota vía intravenosa (VI).

Más lucha: De cómo el boxeo mejoró a Stanley Kubrick como cineasta

El año pasado, vi a Kiatpetch administrando VI a dos combatientes adolescentes en una habitación oscura de un hotel cercano al estadio Lumpinee de Bangkok. Los combatientes Tigre y Teep, ambos tailandeses, habían perdido 5kg, una cantidad enorme para dos adolescentes prácticamente sin nada de peso que perder. Ambos habían estado corriendo y saltando a la cuerda, vestidos con un traje de vinilo de los que te hacen sudar, debajo del caliente sol de mediodía de Tailandia. Los dos, además, habían tenido severamente restringida la ingesta de alimentos y agua durante la semana previa a la pelea.

A media mañana, pocas horas después de haber pesado a Tigre y Teep y una vez estos habían sido aceptados para luchar, Ya Kiatpetch ya tenía un par de bolsas de VI en su cama del hotel. El procedimiento se basa en asegurar las bolsas con los cordones de los zapatos, e insertar las agujas bajo la piel de los brazos de los chicos. Los combatientes yacían en silencio: se estremecieron mínimamente con el pinchazo de la aguja, pero nunca protestaron mientras Ya les trataba sin guantes.

Ya lleva rehidratando atletas durante años. Lo hace cuando cree que los luchadores de Muay Thai que tiene a su cargo están demasiado débiles porque han perdido mucho pesoy no pueden seguir el entrenamiento correctamente.

El acto de perder un par de kilos en un corto período de tiempo para poder acceder a una categoría de peso en particular es una práctica controvertida en muchos de los deportes de combate. Prácticamente todos los luchadores de Muay Thai han tenido que perder peso en algún momento de sus carreras, sobre todo antes de cualquier gran evento. Los nutricionistas y profesionales de la medicina advierten a menudo que esta práctica daña el cuerpo y podría originar graves lesiones —o incluso la muerte. Sin embargo, incluso los luchadores más delgados de Tailandia y de todo el mundo todavía buscan perder peso.

Ya Kiatpetch aprendió esta práctica de primera mano hace más de 30 años cuando era un joven luchador en Isaan y Bangkok. Aparentemente, la ciencia de perder peso no ha cambiado mucho en Tailandia desde que él era un atleta adolescente: "Es lo mismo que cuando yo era un niño, las mismas teorías", asegura.

En el gimnasio de Ya en Isaan —una institución que forma y envía luchadores a Bangkok con regularidad—, los atletas participan en un programa para poder bajar peso entre dos y cuatro días antes de una pelea. Los tailandeses no suelen ser capaces de perder tanto peso como sus homólogos de la MMA occidental. La mayoría de los combatientes de Tailandia no varían mucho su peso antes de un combate.

A diferencia de los de otras disciplinas, que en ocasiones requieren meses de tiempo de preparación, muchos combatientes tailandeses compiten con una alta frecuencia; a menudo, varias veces al mes. Es más, en el Muay Thai, a los atletas se les suele pesar el mismo día de la pelea. Según Ya, en Bangkok la diferencia del peso medio de corte para un luchador adolescente y para un adulto es únicamente de unos 5 kg.

La teoría detrás de la forma de perder peso tailandesa tiene que ver con la deshidratación del cuerpo. Esta práctica es peligrosa y puede afectar gravemente al rendimiento de un luchador en el ring; por lo tanto, el gota a gota intravenoso se ha puesto de moda. Los miembros de la comunidad Muay Thai que no tienen formación médica, como Ya Kiatpetch, son a menudo los que administran la VI. Después de todo, tener la capacidad de rehidratar los luchadores sin visitar una clínica o sin ver los médicos formados ahorra tiempo —y sobre todo, dinero— a los dueños de los gimnasios.

Kiatpetch ha estado dando el gota a gota a sus boxeadores durante años. Aprendió el método mediante la observación, teniendo a sus atletas deshidratados en las clínicas, observando el procedimiento de la VI y preguntando a los médicos.

"Algunos combatientes quedaron muy débiles después de perder peso, pero algunos acababan muy fuertes, por lo que pedí a los médicos cuál era la diferencia y cómo les podía ayudar", dice. Kiatpetch estudió los niveles de fluidos que se combinan en la solución, se hizo con algunas agujas y comenzó a practicar.

"Era demasiado caro seguir llevando los chicos a las clínicas, así que aprendí a hacerlo yo mismo", dice Ya. "Cada persona reacciona de una forma distinta a la pérdida de peso. Un luchador que tenga los ojos y los pómulos hundidos y a quien le cueste perder peso requerirá que el VI se le administre de manera lenta. Pero a un luchador fuerte se le tiene acelerar más, porque puede perder más peso".

Que los atletas requieran el gota a gota para rehidratarse antes de una competición parece extremo en los deportes de combate fuera de Tailandia, pero a menudo es visto como necesario y normal en el mundo de Muay Thai: allí, en cada pelea se mueve una ingente cantidad de dinero. Los luchadores de la MMA West también utilizan la VI para recuperarse de las pérdidas drásticas de peso, aunque se están tomando medidas para poner fin a esta práctica: la Agencia Antidopaje de Estados Unidos quiere prohibir las bolsas de VI a partir del octubre de este mismo año.

No es así en Tailandia, o al menos no a corto plazo. De hecho, la cantidad de luchadores tailandeses conectados a soluciones intravenosas no ha dejado de crecer en los últimos años. Según Ya, las anteriores generaciones de luchadores tailandeses no utilizaban estos goteos intravenosos, "pero la actual generación los usa siempre."

Por supuesto, no todos los combatientes tailandeses usan la VI. Algunos boxeadores que viven en ciertas partes de Tailandia no pierden peso regularmente. Mientras que los luchadores en Bangkok o otras ciudades grandes pueden ser controlados con precisión, muchos combatientes de las zonas rurales de Tailandia, como Isaan o las provincias del sur, luchan sin medir su peso.

Num, propietario del gimnasio Singpatong-Sitnumnoi de Patong, en Phuket, creció luchando en la región sur de Tailandia. "Sólo comparábamos nuestro tamaño de manera visual antes de una pelea", dice. "Realmente no comprobábamos el peso". Esto hecho es especialmente común entre los combatientes más jóvenes de las zonas rurales.

Num no tuvo que empezar a perder peso hasta que empezó a competir en Bangkok. Tuvo que cambiar drásticamente su forma de entrenar y luchar… y no le gustó.

A nadie le gusta la manera de perder peso tailandesa. No puedes seguir una dieta normal y no está permitido beber demasiados líquidos. Estás cansado pero no puedes dormir bien. Tienes que correr millas y millas con un traje de vinilo para sudar más, y terminas pensando únicamente en agua o zumo de frutas. Comienzas a desear esas bebidas energéticas desagradables que venden en el 7-11, un supermercado que hay a cada 50 metros en Tailandia. Dejas de querer hablar o interactuar. Y pierdes la paciencia hacia todas aquellas personas bien hidratadas y alimentadas que te rodean.

Al menos, esa fue mi experiencia cuando intenté perder peso en Bangkok. Mi entrenador principal me explicó el proceso de una manera simple: "Come poco y bebe poco; luego ponte un traje para sudar y corre, corre, corre. Cuando acabes, sigue corriendo más". Seguí su consejo y sentí los efectos, en gran parte mentales, de inmediato. Vi los cambios emocionales y de comportamiento de otros combatientes que estaban en el programa para perder peso; cada vez que un luchador tailandés parecía más distante de lo habitual, por lo general era porque estaba perdiendo peso.

Aunque simples, las instrucciones de mi entrenador que reducen el consumo y te hacen correr largas distancias en un traje de vinilo son bastante típicas en la teoría tailandesa para reducir peso. Cada gimnasio puede tener ligeras diferencias en sus métodos, pero la teoría general, centrándose en la deshidratación a corto plazo, es la misma.

Tim, propietario del gimnasio Sitsongpeenong, informa en cambio que en su establecimiento los combatientes pierden peso tres días antes de la pelea sin tener que pasar hambre. Algunos de los combatientes no tailandeses de Sitsongpeenong también siguen el mismo régimen.

"Algunos extranjeros bajan de peso para las peleas, pero la mayoría no saben cómo hacerlo correctamente", dice Tim. "Les enseñamos la forma de la que lo hacemos. La manera correcta no significa morir de hambre, sino solo deshidratar el cuerpo de fluidos durante un período de más de tres días".

La deshidratación se logra mediante la reducción de la ingesta de líquidos y el aumento de tiempo de ejercicio en trajes para sudar. "Básicamente, los dos días antes de la pelea son días para perder peso", dice Abigail McCullough, representante del gimnasio de Sitmonchai en Kanchanaburi. "Es entonces cuando se ponen los trajes de vinilo y los chicos dejan de comer".

En Sitmonchai, una jornada típica de pérdida de peso consiste en empezar a correr alrededor de las 10 de la mañana, descansar, y volver a correr de nuevo a las 4 de la tarde, coincidiendo con la hora en la que el sol y el clima son generalmente más calientes en Tailandia. Los luchadores son capaces de perder alrededor de 2 kg en cada tanda de ejercicio mediante el sudor.

"Tras una jornada así hay que equilibrar, comiendo y bebiendo lo suficiente para volver a ganar más o menosun kilo. Así, los luchadores no están totalmente agotados y pueden volver a hacer ejercicio de nuevo ese mismo día", dice Abigail. Lo ideal sería que los combatientes redujeran hasta 2 kg de su peso la noche antes del combate, con un plan para poder perder cualquier exceso de kilos antes del pesaje oficial la mañana siguiente.

El gimnasio Sitmonchai acoge combatientes extranjeros y muchos de ellos optan a menudo por reducir el peso a la "manera tailandesa", según Abigail: "Muchos de los luchadores que vienen de fuera con más experiencia tienen poca grasa corporal, por lo que tienen que perder peso como los tailandeses. No pueden intentar perder grasa corporal como algunos combatientes hacen en Estados Unidos y Europa; en esos países, los luchadores por lo general tienen un par de meses para prepararse. Aquí, no".

En el Sitmonchai, algunos luchadores extranjeros prueban métodos distintos a correr con el traje para sudar, como vestirse con estos trajes en una sauna o tomar baños de sales. Sin embargo, debido a los cambios en el medio ambiente y la poca disponibilidad de los equipos, muchos combatientes extranjeros en Tailandia no tienen otra opción que perder peso al estilo tailandés, duro pero efectivo.

"No creo que nadie haya tenido un problema con la forma tailandesa para bajar de peso", asegura Abigail, "aparte del infierno de correr con el traje de vinilo, que es increíblemente duro".

El problema del método tailandés para perder peso, como queda claro con el ejercicio de correr vestido con el traje de vinilo, es que alcanza su máxima eficacia en el entorno en el que se desarrolló originalmente. Cuando los luchadores tailandeses van al extranjero, a menudo se enfrentan a desafíos distintos.

Yodkhunpon Sitmonchai llegó a Los Ángeles, en EEUU, para competir en el torneo de kickboxing Glory 17 en la categoría de menos de 65kg. El clima del sur de California plantea un problema para su programa de bajar peso.

"Estábamos en el Sheraton o un hotel similar, tratando de hacer los ejercicios para perder peso que solíamos ejecutar en el gimnasio", dice Abigail. "Sitmonchai llevaba un traje para sudar y estaba corriendo en la cinta, pero el problema es que el aire condicionado estaba funcionando".

Incapaz de sudar lo suficiente en el gimnasio del hotel, Yodkhunpon se fue a correr por las calles de Los Angeles con un traje de vinilo como lo haría en Tailandia. Por desgracia, era un día fresco con viento, nada que ver con el clima caluroso y húmedo en el país de origen del luchador tailandés.

Un entrenador estadounidense, amigo del equipo de Sitmonchai, sugirió a Yodkhunpon probar un nuevo método: llevar el vestido de vinilo en un sauna. El luchador aceptó, pero no fue suficiente. Tampoco los fueron los siguientes baños de sal. El día de la ceremonia de pesaje, se apresuró a sudar el último kilo saltando a la cuerda con el chándal durante una hora. "Fue terrible. Casi se desmayó", dice Abigail.

La mayoría de los luchadores en Tailandia siguen generalmente las mismas reglas y obtienen resultados similares. Las combatientes de Tailandia, por su parte, tienen sus propios desafíos cuando se trata de reducir peso.

La inglesa Melissa Ray, cuatro veces campeona del mundo e instalada en Tailandia desde 2006, es una veterana del método tailandés para reducir peso. "No bajé de peso ni cuando vivía en el Reino Unido ni en mis primeros meses en Tailandia", dice. "Sólo controlé mi peso porqué era restrictiva con lo que comía" .

Pronto, sin embargo, Ray empezó a reducir peso al estilo tailandés bajo la guía de sus entrenadores en el gimnasio Eminent Air. Le enseñaron la rutina, le dijeron cuándo comenzar el proceso, cuánto debía correr, cuánto comer y beber. También le ayudaron a encontrar la manera para recuperarse de la pérdida de peso; a través del ensayo y error, Melissa aprendió cómo evitar problemas digestivos durante las peleas o dificultades comunes al comer y beber demasiado, y demasiado pronto después de una reducción de peso.

"Creo que definitivamente hay un arte para perder peso y puede tomar un tiempo aprenderlo", dice Ray. "No es sólo la manera de perder peso sin perder demasiada fuerza, sino también la forma de reabastecerse y de rehidratarse."

Ray encontró el éxito gracias al régimen tailandés que sus entrenadores recomiendan, aunque notó una gran diferencia entre sus resultados y los de los luchadores masculinos. "Es, sin duda, más difícil para las mujeres reducir peso que para los hombres, debido a las hormonas sexuales femeninas que crean nuestros cuerpos para retener el agua, sobre todo en ciertas etapas del ciclo menstrual", asegura Melissa.

La diferencia entre hombres y mujeres era clara cuando Ray tuvo que perder peso al mismo tiempo que un luchador masculino extranjero en el gimnasio Eminent Air. Ambos corrieron con trajes de vinilo para sudar las mismas horas; sin embargo, si bien el peso del boxeador se había reducido alrededor de 2 kg después del ejercicio, Melissa apenas había perdido un tercio de esa cantidad.

Los entrenadores de Ray no quisieron sugerir otros métodos para perder peso, como los baños de sal, las saunas o las cargas de agua: "Mi entrenador cree que las saunas cansan al deportista, y yo no confiaba en que la carga de agua me funcionaría. Me imaginaba mi cuerpo teniendo exceso de líquido en vez de perderlo", dice ella. Por lo tanto, Melissa se adaptó al método tailandés tradicional: no comer mucho, no beber mucho, y correr en un traje de vinilo.

Las cosas se hacen un poco diferente en el sur, en el conocido gimnasio de Mike Swick, AKA Tailandia. Ubicado en la ciudad de Phuket, el AKA forma parte de una nueva ola de los instalaciones de lucha no tradicionales que están apareciendo en Tailandia. El AKA ofrece una gama completa de diferentes entrenamientos de MMA en un complejo autónomo; a diferencia de los campos puros de Muay Thai, que están en Isaan o en el corazón de Bangkok, el AKA abastece a luchadores internacionales que tienen una amplia gama de experiencia y necesidades.

Los luchadores de MMA que buscan reducir peso en AKA son sometidos a un programa diferente que los combatientes de Muay Thai del mismo campamento. Kaylee Dovlet, director de relaciones públicas del AKA, explica que son Mike Swick y otros luchadores experimentados de MMA del campo de AKA quienes supervisan el proceso de pérdida de peso del equipo de MMA. El equipo de Muay Thai, en cambio, está en manos del gerente del gimnasio Adrian Shead, de entrenadores tailandeses y de luchadores experimentados también de Tailandia.

"Somos un gimnasio con un equipo muy sólido", se enorgullece Kaylee. "Muchos de nuestros luchadores tienen mucha experiencia y conocimientos, sobre todo relacionados con los diferentes tipos de cuerpos 'occidentales'. Es por eso que trabajamos juntos para asegurar que las personas lleguen a los combates de la manera adecuada. Además, creamos una dieta exclusiva en función del tipo de cuerpo y de cómo responde el luchador a tener más o menos agua en el cuerpo".

Kaylee observa a menudo que los luchadores tailandeses pierden sólo 2 o 3 kg antes de una pelea, "si es que llegan". Los combatientes extranjeros de Muay Thai, en cambio, pueden perder hasta 3 o 4 kg. El MMA es completamente diferente: muchos de los boxeadores de MMA del AKA hacen dieta durante un par de meses, y pierden de 5 a 10 kg —incluso pueden llegar a perder de 10 a 20 kg en su última semana de entrenamiento si pierden peso deshidratándose.

Kaylee señala que la principal diferencia entre la teoría tailandesapara perder peso y las extranjeras es que los tailandeses buscan alcanzar un peso específico y mantenerse allí, mientras que los extranjeros con experiencia (principalmente luchadores de MMA) intentan conseguir el peso en cuestión y luego rehidratarse antes de la lucha lo máximo que puedan… y si es más que el oponente, mejor.

"En el MMA, bajar peso es importante: tu oponente lo estará haciendo, y si tú no lo haces, entonces va a tener una ventaja de peso que puede cambiar drásticamente el resultado de la pelea", dice Kaylee. "En el Muay Thai, el honor es muy importante: si el atleta no consigue el peso necesario, tanto él como su gimnasio y su entrenador quedarán en una posición de vergüenza".

Quedar mal por no haber conseguido el peso buscado forma parte de la cultura tailandesa. La luchadora internacional Kem Sitsonpeenong pasó a la historia —aunque asegura que se arrepiente profundamente— por haber engañado en un control de peso cuando tenía 19 años. Para muchos boxeadores tailandeses, sin embargo, perder las ganancias del combate y provocar la ira del dueño del gimnasio es suficiente castigo por no haber alcanzado el peso requerido.

El Muay Thai en Tailandia recibe mucha ayuda económica. Con las cantidades de dinero invertido, sería lógico pensar que se presta más atención científica a todos los aspectos del deporte, incluido el proceso de perder peso para un combate. En la práctica, sin embargo, a menudo se basa en la tradición y "en lo que funciona", tanto en Tailandia como en el extranjero.

"Si bien las técnicas para perder peso llevan mucho tiempo existiendo en los deportes de combate, no hay ningún manual que recoja los diferentes métodos que existen para lograrlo", dice Kaylee. "Creo a medida que crezca la popularidad del MMA irán apareciendo estudios relativos a diversos aspectos, tanto del deporte como de los atletas, con el objetivo de seguir perfeccionando las técnicas para poder optimizar las actuaciones en el ring y en la jaula".

Los tailandeses conocen lo que a ellos les funciona, por su estilo de lucha, por sus tipos de cuerpo, por su dieta y sobretodo por su clima. Aún se tiene que ver si los equipos occidentales, con la mezcla internacional que tienen de atletas y disciplinas de combate, van a cambiar las teorías y prácticas de perder peso en el boxeo tailandés tradicional.

De momento, sin embargo, los brillantes trajes de vinilo para sudar y las bolsas de gota a gota intravenosa ligadas en las barras de las cortinas de los hoteles continuarán viéndose frecuentemente por todo Tailandia.

Interpretación de Frances Watthanaya y Parichart Prim Padburee. En la traducción de este artículo ha colaborado Pau Riera; puedes seguirle en Twitter en @21pauriera