esports

"Shoryuken!": así es el mayor torneo de videojuegos de lucha del mundo

Una vez al año, los mejores "gamers" del mundo se reúnen para participar en el mayor evento de videojuegos de lucha del planeta. Ahora, sin embargo, su esencia podría estar amenazada.
18.7.16
EVO/Robert M. Paul

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

EVO, el torneo de videojuegos de lucha más grande del mundo, nació de la nada. La 'culpa' es de cuatro amigos estadounidenses, los hermanos Tom y Tony Cannon y sus amigos Joey Cuellar y Seth Killian: tras pasar los años 90 organizando torneos clandestinos en locales de la zona de San Franciso, en 2002 dieron un salto a Las Vegas para organizar algo más grande. La meta era crear un festival centralizado que funcionara como una especie de Juegos Olímpicos de sus juegos de lucha favoritos.

Sin un duro ni patrocinadores, los cuatro acomodaron un par de máquinas en un salón vacío y convocaron a un pequeño grupo de jugadores para que se enfrentaran a partidas de Street Fighter 2, Marvel vs. Capcom 2 y Capcom vs. SNK 2. Evidentemente, el evento no se televisó y la recompensa fue bastante pequeña: los ganadores se hicieron con el respeto de la comunidad… y con una cinta VHS.

Fue muy humilde, pero dio pie a un fenómeno de masas: el Evolution Championship Series.

Más historias: Los jugadores de eSports se hartan y montan su propia FIFA

"Fueron años complicados, lo hicimos todo solos", explica Joey Cuellas en una entrevista con VICE Sports. "Organizamos el evento completo, movimos las televisiones solos, las consolas… todo. Mirando al pasado, es increíble lo lejos que hemos llegado desde un local de maquinitas en el norte de California".

La cosas fueron bastante distintas en el 14º aniversario de EVO, que se celebró el pasado fin de semana. El año pasado se entregaron 303 000 dólares (274 000 euros) en premios: Yusuke Momochi, ganador del torneo de Street Fighter V, se llevó un premio de 33 000 dólares (29 800 euros). Este año, los premios prácticamente se doblaron: el evento superó todos los récords de registro del año pasado.

Más de cinco mil personas compitieron en Street Fighter V; otros 2 600 jugadores se enfrentaron en partidas de Super Smash Bros 4, y 2 350 más lo hicieron en la versión Melee del mismo juego. Las finales para el torneo de Street Fighter este año incluso se emitieron por televisión.

Evo from the control room! pic.twitter.com/LMyVQ1yO0S
— Joey Cuellar (@MrWiz) 18 de juliol de 2016

Nada de esto debería ser muy sorprendente: al fin y al cabo, se espera que la industria de los videojuegos exceda los mil millones en ganancias para 2019. Dadas las expectativas de crecimiento del sector, que EVO esté triunfando por todo lo alto era previsible.

Por otra parte, la mayoría de los eventos de videojuegos son organizados por corporaciones enormes como Valve, Blizzard, EA y Riot, que invierten millones de dólares en el desarrollo de videojuegos. El riesgo, eso sí, es que los grandes eventos al final parezcan diseñados para 'colocar' juegos a los visitantes más que para competir.

En cualquier caso, EVO aún es operado por los mismos cuatro amigos que lo lanzaron; Cuellar, Killian y los hermanos Cannon aún toman las decisiones, firman contratos y presentan los videojuegos que ellos eligen. El montante total que mueve EVO crece año tras año, pero su leitmotiv se mantiene intacto.

La gente se emociona mucho en los combates digitales… de verdad, MUCHO. Foto de Robert M. Paul, EVO

"He tenido todos los trabajos de oficina que te puedas imaginar", comenta Cuellar. "Han sido 20 años de duro trabajo y ahora podemos beneficiarnos de las recompensas. Es un gran sentimiento poder trabajar en EVO".

La primera vez que Vineeth 'ApologyMan' Meka se conectó a EVO fue en 2010, mientras estaba de vacaciones con su familia. Se fue la electricidad durante el ahora legendario encuentro de Street Fighter entre Daigo Umehara y Poongko.

Ese día, Meka aprendió una lección: desde 2012, no se ha perdido ni una sola edición. Ha asistido a EVO cada año para competir en Ultimate Marvel vs. Capcom 3. Hoy en día es el jugador número 11 del mundo, y se llevó el tercer lugar en el torneo del año pasado. Meka compite en otros torneos, pero como todos los demás gamers, considera estos tres días en Las Vegas como un mundo aparte.

"EVO es especial porque sabes que los jugadores llevan entrenando todo el año para participar. Es el torneo grande", asegura Meka. "Se nota la intensidad en el aire cuando te rodeas de tantos jugadores apasionados. Cada encuentro que juegas tiene mucho más valor que en los demás torneos".

Ultimate Marvel vs Capcom 3 turns up the hype at @EVO , who wants this trophy the most? #Evo2016 pic.twitter.com/sVFB8bKHpU
— Chris Li (@RealChrisLi) 17 de juliol de 2016

Julio Fuentes está de acuerdo. Este jugador profesional de Street Fighter ha asistido a EVO desde 2010 y se ha hecho famoso como uno de los mejores jugadores estadounidenses del mundo. "Soy del norte de California, pero viajo al sur para jugar contra personas diferentes y asegurarme de que estoy bien para competir en EVO", dice Fuentes. "Poco a poco voy mejorando, lo noto".

Aunque EVO ofrece una oportunidad de alcanzar el estrellato y ganar dinero, el evento es bastante más que meramente un lugar para competir entre los mejores del mundo. La comunidad de los videojuegos de lucha es muy variada: hay desde amantes de todo lo nuevo, sea lo que sea, hasta un sector de tradicionalistas que se resiste a la nueva tecnología y solo juega al Super Smash Bros Melee.

Lo que realmente ofrece EVO, asegura Meka, es una oportunidad de pasar el rato con amigos que solo se presenta un par de veces al año. El torneo es antes que nada una reunión familiar… incluso cuando todos están ahí para partirse la cara en el mundo virtual.

Fuentes dice que la experiencia "real" de EVO no empieza hasta que se apagan las luces y los jugadores regresan a sus hoteles. "Los mini-torneos que suceden en las habitaciones y los pasillos de los hoteles en las noches son lo mejor", dice.

"Antes de que me patrocinaran, me quedaba despierto hasta las 4 de la mañana apostando dinero contra las estrellas más grandes del mundo. Para mí, esa es la mejor manera de disfrutar el EVO. Un poco de Street Fighter y apuestas", añade Fuentes.

You are all free now! #EVO2016 pic.twitter.com/Zk8ZN1Avad
— Nathan Aguilera (@n8nmonster) 18 de juliol de 2016

El mundo de los eSports es un ente sometido a un crecimiento imparable. Juegos nuevos, nuevos inversores, patrocinadores, iniciativas… A pesar todo ello, los videojuegos de combate mantienen su esencia: algunos de los jugadores fundadores, como Justin Wong y Lee 'Infiltration' Seong-woo siguen activos, y siguen compitiendo.

Todavía hay un deje de independencia en EVO y se está volviendo más difícil de encontrar algo igual a medida que la industria crece. Lo que no queda claro es por cuánto tiempo podrá mantener esa esencia familiar.

"Hemos recibido ofertas para comprar EVO, y de hecho lo hemos analizado seriamente", explica Cuellar. "No me imagino vendiendo el evento a una compañía en el futuro, pero nunca se sabe. Si hubiera una oferta real en la mesa y tuviéramos que plantearnos seguir así de forma indefinida o cambiarlo todo… a la larga no sé qué haríamos".

Infiltration is your SFV #EVO2016 Champion! pic.twitter.com/Zami0szmpP
— Twitch Esports (@TwitchEsports) 18 de juliol de 2016

Cuellar insiste en que si él y sus compañeros alguna vez deciden vender EVO, serán los asistentes quienes mantengan los valores del evento. Aún así, es triste imaginar un futuro en el que el evento más grande de videojuegos en el mundo no sea organizado por alguien que creció en la comunidad.

EVO es algo orgánico: nunca ha sido artificial o poco auténtico. Es difícil suponer que una enorme corporación sería capaz de mantener su esencia.

Por otro lado, sin embargo, los eSports tienen una evidente vertiente comercial que crece año tras año. Fuentes se toma la independencia muy en serio: al fin y al cabo, explica, creció jugando a Street Fighter en locales de maquinitas… pero es consciente que también tiene cuentas que pagar. Si EVO alguna vez cayera en manos de una compañía que tuviera capital y dinero para los premios… bueno, tal vez no sería lo peor del mundo.

"Estaría contento siempre y cuando fuera vendido a una compañía fiable", dice Fuentes. "Tenemos que avanzar, no podemos ser una comunidad desconocida para siempre. Necesitamos estar en una plataforma más grande y tener regulación. Eso sería excelente. Si alguien comprara EVO y apoyara la escena y organizara más torneos, todos estarían contentos".

Thank you EVOLUTION 2016 #EVO2016 pic.twitter.com/JVE8pDh9Wf
— ゴミクズバル使い (@4eajt) 18 de juliol de 2016

Sin importar lo que ocurra, la comunidad de gamers se las arreglará para sobrevivir. Hace una década, la prensa predecía la "muerte" de los videojuegos de lucha: EVO, en cambio, necesitaba atención, así que se vieron obligados a organizar torneos como Tekken Tag Tournament, Marvel vs. Capcom 2 y Street Fighter II. Los jugadores expertos, sin embargo, siguieron asistiendo de todos modos: siempre habrá un grupo de gamers que quieran derrotar a sus amigos. EVO sobrevivió a esa etapa de cambio, y ciertamente sobrevivirá a otra.

"Es nuestra comunidad lo que nos ha hecho resistir", afirma Meka. "Sin gente para interactuar y jugar, los videojuegos no son nada. Lo que siempre he disfrutado de los videojuegos de lucha es que requieren que estés ahí en persona, forzando interacciones humanas, lo que nutre esos lazos que generamos".

EVO es como una cena de Navidad, pero con combos y finishes. Los valores de producción se vuelven más grandes, al igual que las ganancias, y la lista de invitados se vuelve más prestigiosa; pero en esencia, EVO sigue siendo un evento basado en la amistad.

El crecimiento de los eSports probablemente llegará con la participación de más empresas, haciendo más grande el movimiento, pero al mismo tiempo volviéndolo más adinerado y menos personal. Cuando se trata de EVO, sin embargo, todos podemos estar tranquilos: lo más probable es que el último torneo punk que le queda al mundo de los videojuegos se mantenga fiel a sus raíces durante mucho tiempo.

El autor sacude unos buenos combos en Twitter: @luke_winkie