FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

La industria del porno pasa de James Deen como si fuera un condón usado

Tras las acusaciones de violación varias compañías de la industria están respaldando a las actrices porno y prometiendo públicamente que dejarán de trabajar con Deen.
2.12.15

Imagen vía Getty por Ethan Miller.

Este artículo se publicó originalmente en Broadly, nuestra plataforma dedicada a las mujeres.

La industria del porno va a deshacerse de James Deen como si fuera un condón usado. En solo 72 horas desde que las actrices Stoya, Tori Lux, y Ashley Fires acusaran a Deen de agresión sexual, el fabricante de juguetes sexuales Doc Johnson ha retirado su línea porno James Deen y varias compañías de producción —incluidas Evil Angel, Doc Johnson y Wood Rockett— han declarado públicamente que no volverán a trabajar con él.

Publicidad

"Nos hemos tomado muy en serio las acusaciones contra Deen", afirma Chad Braverman, jefe de operaciones y director creativo de Doc Johnson. "Y en vista de las últimas acusaciones, hemos decidido no continuar trabajando con los productos que fabricamos bajo su nombre".

"Las compañías pornográficas están escandalizadas", dice la actriz porno Tasha Reign.

Las pornográficas han roto los vínculos con Deen más rápido de lo que Hollywood reaccionó a las acusaciones de violación contra el cómico Bill Cosby. Los grandes medios, incluida la revista People, anunciaron las acusaciones contra Cosby ya a principios de 2006. Sin embargo, estas acusaciones no cobraron real importancia mediática hasta el año pasado, cuando el cómico Hannibal Buress llamó "violador" a Bill Cosby en uno de sus monólogos en Filadefia. Las web empezaron a hacerse eco del comentario de Buress el 17 de octubre de 2015, pero la NBCUniversal de Comcast esperó hasta el 19 de noviembre de 2015 ―más de un mes después― para cancelar la nueva sit com de Cosby.

"En Hollywood, hay gente que probablemente hace cosas peores, y se sigue trabajando con ellos", dice Reign. "Yo no puedo trabajar con alguien si cabe la más mínima posibilidad de que haya cometido una violación".

Reign ha aparecido en varios videos con Deen. El trabajo de este actor estrella del porno a menudo incluía escenas de sexo violento, pero las compañías pornográficas entendían que hay una gran diferencia entre la violación y una actuación con sexo duro. Para explicar la decisión de Evil Angel de cancelar el rodaje de futuras escenas con Deen, el presidente y fundador de Evil Angel, John Stagliano, han declarado que "aunque nuestra compañía muestra escenas de sexo duro y agresivo, la naturaleza de estas acusaciones es tan contraria a los valores de nuestra compañía que hemos considerado necesario cancelar los rodajes con Deen hasta que tengamos más información". En los últimos días, estrellas del porno, publicistas y directores dicho lo mismo que Evil Angel y otras compañías.

Publicidad

"La diferencia es el consentimiento. Creo que cualquier acto sexual está bien siempre que sea una opción acordada por dos adultos que acceden a ello", dice la estrella del porno Alex Lynx, que ha actuado con Deen en diversas ocasiones. "Si no hay consentimiento de todas las partes implicadas, la cosa se pone seria. La salud y la seguridad de los demás no es algo que deba tomarse a la ligera jamás".

Todo el mundo en nuestra industria se toma muy en serio los derechos y consentimientos sexuales de los trabajadores

Para garantizar la seguridad de las mujeres, los miembros de la industria del porno debatirán la cuestión con otros actores y entre ellos. La industria del porno es relativamente pequeña y la mayoría de los actores, directores y publicistas se conocen y tienen confianza entre ellos. "Aunque es un negocio millonario, la industria del porno es muy pequeña, es una comunidad cerrada", dice el veterano publicista del porno Mike Kulich. "Todo el mundo conoce a todo el mundo y las acusaciones contra Deen son horribles".

Por supuesto, las empresas pornográficas también tienen un incentivo empresarial para echar a Deen. La audiencia femenina adoraba a Deen, y muchas chicas hablan del encanto del actor, de aspecto entrañable y familiar, y que eso era parte de lo que les ponía. Las acusaciones de violación han destrozado esa imagen de Deen, lo que podría provocar el rechazo público a cualquier estudio que siga trabajando con él. "En la era de las redes sociales, internet es juez, jurado y verdugo", explica Kulich. "En un negocio que se basa en el consentimiento, no hay lugar para alguien que no respeta los límites de los demás. Incluso aunque todavía no se le ha declarado culpable, lo más importante es que las mujeres estén cómodas en el plató".

Cortar relaciones con Deen es necesario, pero no deja de ser desagradable. Además de ser un negocio, muchos veteranos actores porno describen la industria como una "familia". Según Lynx, "en esta familia, hay tolerancia cero en cuanto a poner en peligro a los demás". Pero ningún divorcio es plato de buen gusto. "Me han entristecido muchas de estas historias", dice Reign. "Nunca he visto ningún comportamiento que se corresponda con estas acusaciones, pero me considero feminista y creo en los derechos sexuales del trabajador. Si una mujer dice que ha sido agredida, esa es una afirmación muy seria". Reign iba a actuar en un vídeo promocional con Deen esta semana, pero ayer se negó a trabajar más con él.

"Creo que todo el mundo en nuestra industria se toma muy en serio los derechos y consentimientos sexuales de los trabajadores", afirma Reign. "En nuestra industria el papel de la mujer es clave. Todo el mundo tiene claro que puede decir que no. Eso es lo que sustenta todo lo que hacemos. Es como un precepto que nos libera para hacer cualquier cosa frente a la cámara. Si pasa algo como esto, la comunidad no tarda ni un segundo en sacar la lista negra y dejar de trabajar con ciertas clases de personas".