Publicidad
Cultura

GRAF: un salón del cómic (y fanzines) independiente de verdad

La feria del cómic de autor y edición independiente regresa a Madrid. Hablamos con su responsable, Borja Crespo, para ponernos los dientes largos, la miel en los labios y la paja en el ojo ajeno.

por VICE Staff
22 Octubre 2014, 11:00am

Un dibujo imposible de Nacho García nos amenaza con la vuelta del GRAF, feria del cómic de autor y edición independiente de referencia que, tras alternar sede con Barcelona, regresa a Madrid los días 14 y 15 de noviembre. Como sucede con otras citas de este calado (Tenderete, M.E.A, Gutter Fest, Grapo Grapo…), el 90% de lo que acoge el salón nos gusta y el 80% ha sido visto en algún momento en VICE, así que quisimos hablar con su responsable, Borja Crespo, para ponernos los dientes largos, la miel en los labios y la paja en el ojo ajeno.

VICE: Cuéntanos Borja, ¿qué es el GRAF?

Borja Crespo: Una excusa para juntarnos dibujantes, guionistas, editores, lectores y fanzinerosos para hablar de tebeos y de todo lo que les rodea. Ilustración, diseño, cualquier cosa que tenga que ver con dibujar... ¡incluso el alcohol!

Pero hay mil salones de cómic que encajan con esa descripción.

Ya, la diferencia es que GRAF se centra en la edición independiente, autoedición, editoriales alternativas... Aparte de la feria de venta, tenemos una programación que bucea en el panorama actual de las viñetas, actividades paralelas con abundante fiesta y mesas redondas sobre actualidad y cosas en las que nos interesa profundizar.

Pinta muy bien la mesa de Cómic, humor y política.

Sí, están Xavier Puig de El Mundo Today, Manuel Bartual de Orgullo y Satisfacción y ¡Caramba!; Alberto González (Querido Antonio) y Javier Gallego de Carne Cruda. Y en otra de infantil tenemos a El Hematocrítico. Creo que todas se van a llenar. El año pasado hubo mucha gente en la de Los límites del humor y hay mucha expectación con la de Nuevas visiones en el cómic, en la que participarán Pablo Ríos, David Sánchez, Ana Galvañ, José Ja Ja Ja y Nacho García. Quisimos meter a Forges en la mesa política pero por agenda no pudo.

Cartel de Joan Cornellà para una edición anterior de GRAF.

Vuestros carteles son una tarjeta de presentación muy clara.

Sí, son un tratado de principios. Apostamos por autores que no dejan indiferente a nadie y hacen un trabajo muy personal. Gente interesante que despunta abriendo vías en el medio. Además, nos salimos de los típicos carteles que siempre son iguales. GRAF despierta filias y fobias. Nos divierte, porque la indiferencia es la no existencia.

Las filias ya me las sé. Háblanos de las fobias.

Bueno, me refería a que los carteles gustan mucho o nada. Y poco más, la verdad. No todo el mundo vio bien que en su día naciéramos como evento paralelo al Salón del Cómic de Barcelona, como algo complementario (como ocurre, por ejemplo, en Angouleme). Pero cuando montamos el primer GRAF, no coincidiendo con nada, ya vieron que nuestra intención no era competir con nadie sino dar voz a un tipo de cómic que no está presente en otros eventos y permitir su difusión sin que editores y fanzineros se dejen un hígado en alquiler de stand.

¿Qué tipo de cómic es ese al que da voz el GRAF?

Cómic independiente. Publicaciones que no son mainstream ni una gran empresa. Los fanzines, autoediciones y editoriales alternativas, por ejemplo. Pero, bueno, es una frontera muy difusa realmente. ¡Que se venga el que quiera!

Lo independiente y underground ahora puede ser bonito (y ñoño, si me apuras).

Sí, todo es susceptible de ser ñoño. Aunque lo suyo es que haya cierta transgresión, búsqueda de otros caminos, incorrección política… Antes publicábamos cosas que ahora serían una locura. En un Festimad un grupo de feministas tiró pintura al stand de Espanis Sico por una historieta y a M. A. Martín le secuestraron en Italia la edición de Psychopathia Sexualis. Algo de todo esto se ha colado en el número especial aniversario que presentamos en el GRAF. Recopila páginas de entonces y alguna sigue siendo fuertecita. ¿Quién se atrevería a publicar hoy la portada del Especial Comix Brutal 2? Lo curioso es que nos dieron un premio en Cornellá.

Autsaider Cómics presenta en GRAF el recopilatorio Subterfuge Comix (25 años).

Ya te hacías ferias del cómic en los 90. ¿Qué has aprendido desde entonces?

Era mucho curro, pero me lo pasaba muy bien de aquí para allá, conociendo gente y juntándome con otros dibujantes. Los viajes eran muy divertidos. Solía ir en coche con Christian Osuna, que por aquel entonces llevaba Under Cómic. Dormíamos poco, a veces en el propio stand. Eran los salvajes 90, que cuando los vivías no sabías que era salvajes. Fue lo que vino después lo que los ha colocado ahí.

Han pasado más de veinte años y sigues con el mismo aspecto físico (con canas).

Cuando empecé con el stand de Subterfuge tendría 25 años, recién licenciado. Vendíamos tebeos, discos y camisetas. En cuanto a eso del aspecto, creo que Ladrón, Enrique López Lorenzana y yo hicimos el mismo pacto con el diablo. Con Línea Tremenda montamos una mutación de la escuela Bruguera, abonada al gore y el porno casposo. Ladrón se hartaba de firmar ejemplares y se subía al stand con un tridente de plástico, maquillado como Alice Cooper, gritando improperios al público entre risas. Yo era más serio, por eso he prosperado. Jajaja.

¿Qué otros compañeros de la época prosperaron? ¿Vaquerizo y Areces?

Sí, por aquel entonces nos unían los fanzines, Subterfuge, los cómics y el rock. Mario colaboraba conmigo en el fanzine y Areces se pasaba por la oficina y me enseñaba sus cortos de animación de Superbollo. También estaba Flipy, que produjo mi primer clip, Electricistas de Fangoria.

Él no sigue a nadie pero tú puedes seguir a Iago Fernández en Twitter