Fuimos a ver qué pasaba en la cola para comprar la Thermomix del Lidl

Este pasado sábado se puso a la venta la Monsieur Cuisine Plus, la Thermomix del Lidl que desata pasiones y, por supuesto, colas en el supermercado.

|
dic. 5 2016, 4:16pm

El 3-D era para algunos una fecha especial, digna de tener su propia entrada en Wikipedia y, por qué no, en los anales de la historia. Me refiero al sábado 3 de diciembre, el día que se puso a la venta la segunda versión de la Monsieur Cuisine Plus, también conocida como "la Thermomix del Lidl" o como "el príncipe estoico". Bueno, esto me lo he inventado —evidentemente— pero es lo que me viene a la cabeza cuando visualizo este aparato mágico. Miradlo.

Es que joder, Lidl juega fuerte, ya lo sabemos. Lo que empezó como una cadena de supermercados de precio reducido se ha convertido en un auténtico fenómeno de culto. A estas alturas nadie puede negar la existencia de esa tribu urbana llamada "los fans del Lidl", personas de todas las edades que disfrutan y viven con devoción —a veces, porque no decirlo, con enfermiza devoción— las novedades del gigante azul, amarillo y rojo. Nadie negará la capacidad de fidelización que manejan estos tipos. El amor que desata esta cadena de supermercados, con sus productos limitados y sus semanas temáticas, es parecido al que consiguen despertar sellos como Sacred Bones o Captured Tracks con una base fiel de seguidores que respetan y disfrutan la cuidada selección y dirección de arte de estos sellos y que le dan especial valor a las tiradas especiales limitadas. De la misma forma, Lidl logra generar un interés constante a base de incentivar al consumidor con nuevos y extraños productos —puedes encontrar desde chorizo a una guitarra eléctrica— de poca permanencia en las estanterías, productos, casi siempre, baratos —una Thermomix real cuesta alrededor de 1.000 euros, la Silver Crest del Lidl 229 euros— pero también de una supuesta calidad, pues siempre existe esa creencia extraña que se ha incrustado dentro de nuestro cerebelo de que "como es alemán será bueno".

Además, esta ocasión era especial, pues no tenemos que olvidar que aquí colisionan dos mundos muy potentes: Lidl y Thermomix son dos conceptos, dos realidades que, unidas, juntan una cantidad ingente de seguidores.

Cuando se anunció la fecha de salida del nuevo artefacto cocinero internet estalló. Empezaron a aparecer reseñas, divagaciones en foros de cocina y un nerviosismo general en las páginas de Facebook dedicadas a la Monsieur Cuisine, donde ya se empezaba a comentar que ese día —el 3-D— habría que acercarse temprano a Lidl para hacer cola y no quedarse sin un ejemplar del robot de cocina. Ante tal pasión no pudimos si no acercarnos al Lidl la mañana del sábado 3 de diciembre —antes de que abriera el supermercado— para vislumbrar lo que allí acontecía.

EVA, 41, GERIATRA

VICE: ¿Has venido aquí a buscar la Thermomix del Lidl?

Eva: Sí, he venido a comprarla porque hace un tiempo que estoy siguiendo la información y dicen que está muy bien.

¿Dónde te enteraste de que salía a la venta?

Me enteré en Facebook, porque estoy en un grupo del Lidl —en el que salen ofertas del Lidl— y hace un mes dijeron que salía.

¿Qué grupo de Facebook es?

"Amigas de Paz, fans del Lidl ", es un grupo que creó una chica y siempre que salen ofertas del Lidl ponen fotos y las publican ahí. Los catálogos también.

¿Y cómo han vivido desde ahí el nacimiento de la nueva Monsieur Cuisine Plus?

Pues la verdad es que todas están súper emocionadas, estamos haciendo otro grupo para ver quién está haciendo cola y quien aún no. Todas desde ayer estamos muy nerviosas. Las de Madrid fueron anoche a muchos Lidls de Madrid y la lograron comprar. O sea, ahora hay algunas que ya la tienen. Una chica ya la tiene seguro porque ha mandado la foto.

¿Cómo puede ser que las comprasen ayer? ¿No se ponían hoy a la venta?

Sí, sí, esta mañana una ya estaba haciendo membrillo con ella. Pues fueron al Lidl, antes de cerrar, y vieron a los reponedores que las estaban colocando y les preguntaron si las podían comprar y les dijeron que sí y se las llevaron. Era cuando estaban llegando los camiones.

¿Y a través de Facebook puedes ver cómo va el asunto en otros Lidls ahora mismo?

Bueno, yo he puesto que ya he llegado aquí, que yo era la séptima pero por ejemplo en Terrassa iban por la cuarenta y dos. O sea, cuarenta y dos personas en cola. Y una chica que está en Marbella, que se pensaba que no habría nadie, dice que cuando ha llegado a las ocho de la mañana había treinta personas.

Ya que sabes tanto yo te pregunto. ¿Cuántas unidades tiene cada supermercado?

Por lo que nos ha dicho una chica que trabaja en Lidl, cada Lidl pequeño tiene unas cuarenta/setenta unidades y las grandes pueden llegar a tener 100. Lo que pasa que otra chica que fue a preguntar no le dieron la misma información, depende de lo amable que sea la persona que te atienda.

Supongo que normalmente eres clienta del Lidl.

Sí, soy clienta del Lidl. Compro muchas ofertas y muchas cosas.

¿Y alguna otra vez habías venido a hacer cola por la mañana, antes de que abrieran?

Sí, sobre todo cuando ponen cosas de artesanía, de esquiar o cuando sacaron los cascos. Alguna vez he pedido libre por la mañana en el trabajo para venir a comprar algo interesante.

¿Como por ejemplo?

Para los cascos de moto. Me pedí la mañana libre. Luego mi marido trabaja cerca de un Lidl y como tiene que pasar todos los días si ve que no hay mucha cola pues también se queda. Si es algo que me gusta mucho se queda y me lo coge.

¿Cómo os estáis organizando en esta cola?

Pues cuando llegas pidas la vez, del último que va, y la gente que va llegando pues va pidiendo la tanda. Hoy somos muy cívicos pero luego también es verdad que hay días que no, que entras y la gente entra en marabunta y no respeta cola ni respeta nada.

¿Tú has visto alguna vez una reyerta de estas?

Sí. Sí, sí, sí, me ha pasado alguna vez. Sobre todo con cosas de San Valentín o cosas así que hay muy poquitas. Mucha gente lo hace para revenderlo, pasó con el vino. Vinieron unos indios y querían llevarse un montón de una oferta que había de vinos y una chica del Lidl les tuvo que decir que no podían llevarse tantas, que era una por persona. Esta norma no suele aplicarse nunca —tú te puedes llevar las que quieras— pero como hubo tal follón, la chica de aquí, que yo la conozco, no le permitió a esos indios que se llevaran todo ese vino. Es que se llevaban un carro hasta arriba de vino.

¿Y hoy dejarán que te lleves más de una Thermomix?

Pues no lo sé, al ser electrodomésticos es diferente. El año pasado yo vi que la gente se llevaba dos o tres en un carro.

¿Y alguna vez has hecho cola para comprar algo? Qué no sea aquí en el Lidl.

Yo por muchas cosas, soy muy forofa. A veces en el Mercadona, cuando llegan las cosas nuevas de Navidad. Yo es que hago cola por todo.

ANTONIO, 63, JUBILADO

VICE: ¿Vienes por la Thermomix del Lidl?

Antonio: Sí. Bueno, no es Thermomix, es otra marca. Pero sí, vengo a buscar la máquina.

¿A qué hora has llegado para hacer cola?

Sobre las ocho y media. Soy el quinto.

¿Cómo te enteraste de esto?

Por un anuncio de televisión, bueno, lo vieron mis hijas y ellas me han mandado aquí a hacer cola. No es para mí.

¿Entonces tienes que llevarte dos?

Sí, una para cada una.

¿Y si al final no quedan suficientes unidades qué?

Pues una, que se la repartan.

Bueno, supongo que te agradecerán este esfuerzo de alguna forma.

Supongo pero bueno, no espero nada.


EDURNE, 36, DELINEANTE

VICE: ¿Por qué estás aquí?

Edurne: Para comprar el bicho.

¿Cómo has llegado hasta aquí, cómo te enteraste de todo este asunto?

Por el catálogo y también hablando con unas amigas, me dijeron que era buena máquina y pensé que vendría a cogerla por reyes.

Por aquí han comentado que hay que venir con dinero en efectivo por si acaso no funciona el lector de tarjetas. ¿Has tenido en cuenta este detalle?

No, pero ya hemos acordado entre varios de que si no podemos pagar con tarjeta nos guardaremos la Thermomix mientras vamos a buscar dinero fuera. Ya tenemos un plan de emergencia hecho.

¿Alguna otra vez has ido a hacer cola por la mañana para alguna otra cosa?

No, nunca. Nunca. Es la primera vez.

¿Qué se siente?

Bueno, es divertido. Estamos echándonos unas risas entre todos.

MARLIES, 35, COFUNDADORA DE LA PÁGINA COCINAR LIGHT

¿Por qué estás aquí tan temprano haciendo cola?

Marlies: Pues para comprar el robot Monsieur.

¿Estás metida en toda esta escena de las Thermomix?

Sí, tengo una.

Y ahora tendrás también la del Lidl.

Claro. Bueno, la otra tiene la placa base quemada y no me funciona bien la báscula.

No tengo ni idea del mundo de Thermomix, qué es exactamente, ¿para qué sirve?

Va muy bien por todo el tema de las cremas, emulsiona muy bien, para la masa de croquetas, se controla muy bien el tema de las temperaturas para los postres, el salmorejo para el verano. Te lo facilita todo mucho.

Por aquí han dicho que solo hay cuarenta unidades, ¿y si no llegas?

No me asustarás, seguro que hay muchas más. Yo creo que depende del volumen de ventas, no será igual en todos los supermercados. También la venden por internet así que tampoco hay que estresarse tanto.

Es curioso ese punto de fidelización que tiene el Lidl. ¿Qué te parece?

Todo lo limitado va más buscado. Es como en los museos, cuando hacen una exhibición que va de tal fecha a tal fecha. Si no vas a verla pues te la pierdes y no vuelve nunca más. Es lo mismo.

Me encanta que lo compares con un museo.

Bueno, ¡es que es más o menos igual!


DANIELE, 40, DELINEANTE

VICE: Hostia, eres el segundo delineante que hay aquí.

Daniele: Pues ahora estamos jodidos porque ya no hay trabajo, pero bueno. El mundo este está acabado ya.

Espero que tengas más suerte con la Thermomix del Lidl.

Pues sí, ya que he madrugado.

¿Es para ti el aparato?

Bueno, me lo ha pedido mi mujer.

¿Y te ha hecho venir a ti?

Es que yo también la utilizaré.

¿Y si por alguna razón vuelvas a casa sin el robot de cocina, qué pasaría?

Pues nada. Seguir viviendo.

RAUL, 65, JUBILADO

VICE: Veo que no has venido a por la Thermomix, ¿no?

Raul: No, no.

¿Qué te parece todo este asunto?

No sabía ni que había esta oferta.

Pero cuando has visto a toda esta gente haciendo cola y corriendo hacia dentro, ¿qué te ha parecido?

La gente se ha vuelto loca. Acaban de decir que ya no queda ni una.

¿Alguna vez has hecho cola para comprar algo aquí en el Lidl?

Sí, leche.

Más VICE
Canales de VICE