FYI.

This story is over 5 years old.

Sexo

Entrevistas con gente que acaba de fumar DMT

La dimetiltriptamina está en boga.
23 Marzo 2012, 11:45am

La dimetiltriptamina está muy en boga. Desde que Enter the Void y DMT: La molécula espiritual aparecieron en Netflix Instant, la chavalada se ha estado poniendo tonta con esta tecnología de otra dimensión.

Extremadamente efectivo compuesto psicodélico presente en la naturaleza, el DMT es simultáneamente espiritual y más divertido que los hinchables del verano, aunque quizás más famoso por su rapidez e intensidad provocando visiones. A los pocos segundos de tragar su espeso y áspero humo te transporta a un lugar muy distinto a lo que la mayoría de los occidentales llaman “realidad”. Mientras se discute intensamente acerca de dónde está ese lugar exactamente (o si existe, o si

existe realmente), se puede decir con total certeza que VillaDMT parece muy guay. El pasajero se ve abrumado de inmediato con exóticos patrones, colores, texturas, emociones y otras cosas para las que no existen palabras. Hace poco conseguí un poco de DMT, se lo di a mis colegas y hablé con ellos del viaje por el cosmos en cuanto volvieron a poner los pies en la Tierra.

Jodie

Era como ser Dios. Era algo más pequeño que cualquier otra cosa. No está hecho de nada, está todo alrededor de esa cosa que es y todo está dentro al mismo tiempo y es como si se moviera fuera de cualquier itinerario imaginable.

Era como viajar en el tiempo, pero no en un tiempo antes o después, era como adyacente a nosotros. Pronto vi que la Tierra estaba vibrando. Como si fuera una respiración constante que no podemos ver. Se volvió muy cálido de repente. Como una onda que era como electricidad. Era negra, después roja y después blanca, era redonda y arqueada, como si orbitara con algo.

Vuestros cuerpos era como si cantaran, todo lo que estábais haciendo era como una canción. Creábais una sinfonía. El roce de los movimientos, como siguiendo un ritmo, y yo me sentía muy feliz. Veía todo eso tan divertido, como extravagancias de payaso. Un montón de patrones geométricos muy locos. Parecía que se reían de mí. Y luego había como cositas de elfos. No podía verles pero me hacían saber que estaban ahí. Me sentí muy feliz, como "sí, aquí es donde se supone que debería estar".

Oren

Ha sido la movida más intensa de mi vida. Todo el cuarto bailaba. A mi izquierda, todo lo que veía era fantasía pura. Estaba pasando por algo serio de cojones. Estás más allá de la conciencia pero en realidad muy consciente, y no quieres que nada te ate a la realidad física. Viajé por un montón de sueños y escenarios. Era básicamente un sueño concentrado. Estaba despierto, pero no podía hacer que el sueño parara.

Taylor

Te pega muy rápido. Después de la segunda calada era como si hubiera Slinkys—ese perro muelle de Toy Story— por todas partes. Slinkys de colores que no me estaban realmente atacando, pero me venían a la cara. Y todos los colores de la habitación, que imaginaba que estaban en la habitación, venían también hacia mí. Era precioso.

Me sentí fisicamente muy pesado. No podía ni levantar la botella para fumar o aguantar el mechero. Y el tiempo se ralentizó. Para mí fueron como 15 minutos, pero a lo mejor solo fueron 30 segundos. Los colores eran la hostia, muchos verdes y un montón de neones. Tuve la sensación de estarme viéndome a mí mismo a través de una pared. El sonido de la cámara era un pasote.

Adam

Al principio era igual que un caleidoscopio. Y después había pirámides, y luego símbolos con pirámides dentro, y se estaban fundiendo, combinando. Me sentía como si estuviera en una infinidad de tetas. Muy amorosas y cálidas, tetas y miel. Era como si tuviera el Sol iluminándome directamente aquí, la luz más cálida que he sentido.

Sarah

Todo parecía una pintura. Su pelo se estaba volviendo loco, era como espagueti. Todos los ángulos se habían triplicado. Todo tenía ángulos. Al echar un vistazo todo parecía pintado por números. A partir de algún momento todo se volvió bastante raro. Sentí como si la habitación se estuviera reduciendo, y todo fuese más pequeño, y ese espacio blanco me estuviera flipando. Era como, "¡guau, aquí hay mogollón de blanco!"

Victor

La parte visual de las cosas era como cuando tomas ácido o setas. Cuando me eché estaba escuchando Iggy Pop mientras vosotros me sacábais fotos cuando aún estaba consciente. Creo que no perdí del todo el contacto conmigo mismo como para pensar que aquello no era absurdo o divertido. Y ahí me incorporé, y cuando estaba sentado todo se puso de cojones. Era como los momentos más potentes con el ácido.

La parte más rara es casi lo rápido que se te baja. Con el ácido te quedas un día entero, todo el día siguiente te sientes raro.  Con esto te sientes bastante normal justo después de terminar. Aún me siento un poco extraño, porque recuerdo la experiencia de haberme colocado. Y seguramente me quedaré pensando en ello un par de veces a lo largo del día. Es como un viaje de ácido en mucho menos tiempo. Y con menos energía.

Lex

Es complicado hablar sobre esto ahora. Podía ver patrones dentro de los diseños de los patrones que se supone que deberían haber ahí, y se movían, parecían chungos de cojones. Las cortinas eran como tapetes. Era como el lugar más raro en el que yo haya estado, como si todo tuviera movimiento y luego hubiera un lugar donde todo estuviera escuchando y mirando y pensando en mí. Y ese lugar era la droga... o algo. También es raro cómo se te va. Es un poco menos intenso cada vez hasta que ya no estás colocado. Las imágenes era muy fuertes. Como si todo fuera precioso y sencillo en extremo.

Joshua

Al principio podía ver el cuarto empezando a respirar, entonces me sentí como blando. Es tal y como imaginaba que se debe sentir cuando estás dentro del útero. Sentía mucha seguridad y calor. Era muy fluido y lo mismo que piensas que es como debe de ser el Sol. Por alguna razón lloré. Recuerdo que pensaba que ahí había un mensaje para mí.