FYI.

This story is over 5 years old.

Tech

Una calavera de nueve metros iluminará el Burning Man

Una escultura de propiedades fantásticas será la pieza central del festival que junta la imaginación y la conexión espiritual con el universo.
15.8.14

Cada año, a finales de agosto, miles de personas se adentran en el desierto de Nevada para formar la anacrónica “civilización” de Black Rock City en el Burning Man, en donde todo puede pasar. Conocido, entre otras cosas, por ser una gran incubadora de increíbles proyectos de arte y tecnología, este festival anual de arte y cultura tiene su propio glosario, una lista de diez principios rectores y, como cualquier ciudad, está pensado para que sus citadinos vivan toda una experiencia. Con una plétora de instalaciones de arte e incluso su propio Departamento de Obras Públicas, su página web admite que, "intentar explicar qué es el Burning Man para alguien que nunca ha estado en el evento es, de cierta manera, como explicarle a un ciego cómo luce un color".

O, como describir el steampunk a un montón de insectos.

Tal vez la mejor forma de meterse en este cuento es investigando las obras debutantes. Shogyo Mujo, uno de los sets que abrirá sus puertas el 25 de agosto en Black Rock City,  es una instalación colaborativa entre Joshua Harker y el diseñador Bart Kresa que evoca, de la mejor manera, a los Dioses del Maíz proyectados en México. Acorde con Caravasar,  la temática del Burning Man para este año, estos hombres se han pasado más de doce meses creando una calavera de 9.14 metros con mappinga pesar de que nunca se conocieron en persona.

De todas las 60 instalaciones del festival, Shogyo Mujo es, tal vez, la más compleja a nivel tecnológico. Veronique Pittman, organizadora del departamento de artes y humanidades, y la productora de la campaña de esta obra en Kickstarter, explica que “la pieza reúne el trabajo de Joshua Harker, aportando su profundo conocimiento sobre la forma humana, y Bart Kresa, uno de los más respetados e impactantes artistas de la video proyección”. Y, añade que, de esta manera, “tendremos horas de contenido artístico que animarán cada parte de la calavera, simbolizando nuestras esperanzas, sueños, imaginación y la conexión espiritual con el universo".

Todo esto surgió del proyecto de Harker, Crania Geodesica: Illuminati, que estrenó como parte del festival La Calaca, en México. Celebrando el Día de los Muertos, presentó una calavera de papel de 2.5 metros que se iluminaba con una ilustración original, producida por él. El talentoso artista multimedia ha estado trabajando para conectar mundos 2D y 3D por un tiempo, abarcando diversos medios como software forense, diseño de proyección e impresión en 3D. Por este trabajo, Harker  logró tener el proyecto de escultura más costeado en la historia de Kickstarter.

La otra parte de la obra viene del extraordinario artista del mapping, Bart Kresa. Como fundador y director de diseño de proyección en BARTKRESA design, Kresa tiene 23 años de experiencia en la industria en ilustración y dirección técnica. Produciendo ambientes digitales a gran escala para enormes espacios arquitectónicos, su firma colabora, constantemente, con equipos de diseño alrededor del mundo.

Así, Shogyo Mujo es el resultado de estas dos combinaciones, y se presentará en una instalación con 8 proyectores en la cima de cuatro torres, brindando una experiencia de mapping de 360 grados, con la escultura de cuatro pisos de altura. Y como si eso no fuera suficiente para el espectáculo, la pieza está pensada para terminar en su propia inmolación, con el objetivo de simbolizar la liberación de su espíritu y la naturaleza efímera de la vida.

Shogyo Mujo está lista para abrir el festival en Black Rock City el próximo 25 de agosto.

Hablamos con Bart Kresa y Joshua Harker sobre el proyecto.

VICE: Harker, ¿qué fue lo primero que te atrajo a las calaveras?  

Joshua Harker: Es una imagen históricamente intrigante y poderosa. La raíz de mi fascinación es cercana a las obvias connotaciones con la mortalidad… no en una forma mórbida, pero en lo que respecta a la experiencia humana. He estudiado anatomía en la profundidad artística y científica por años, y tengo una afinidad por la belleza del cráneo, con una metáfora asociada específica y sin límites. Mucho del trabajo escultural en el que he desarrollado en los últimos años ha sido más sobre reinterpretar la forma e incorporar varias tecnologías como un medio. En este método, el sujeto es secundario en el proceso para mí, porque me enfoco en tener un acercamiento más clásico. No puedo pensar en un mejor símbolo escultural que en un cráneo, así que se ha vuelto en un estándar con el que me gusta crear.

¿De qué manera se convirtió tu instalación inicial en la pieza que es actualmente para el Burning Man?  

Hice mis primeras pruebas de proyección en uno de mis modelos de papel, pero la primera revelación completa de la pieza fue en el festival La Calaca, en San Miguel de Allende, México, para el Día de los Muertos del año pasado. Ahí conocí a Veronique y comencé a trabajar con ella. Hice una escultura plana de 2.5 metros de diseño y creé una secuencia de animación que mapeé y proyecté. Para prepararme ante la posibilidad de exhibirla en el Burning Man, revisé el diseño en una construcción basada en sus vértices y bordes. Usando este nuevo diseño, recientemente, creé un nuevo cráneo para el "Skull Show" de la Galería Bedford. La pieza se hizo utilizando barras de 1/4", cubiertas en tela sobre las que se realiza una proyección bastante limpia. Luego, hice otra instalación exterior temporal, un poco más grande, en el parque Carkeek de Seattle, usando varas que encontré en la zona. Esa pieza no estaba recubierta ni proyectada. Cuando la estructura está desnuda es bastante cool y digna de su propia presentación. El cambio de plano a vértices y la construcción de bordes es lo que me ha permitido hacer esta calavera a gran escala.

Bart, ¿qué fue lo primero que pensaste sobre hacer un mapping en 3D de una calavera?

Bart Kresa: Tradicionalmente proyectamos sobre superficies arquitectónicas de gran escala, como palacios y estadios. Cuando Veronique se acercó a nosotros planteando un proyecto para el Burning Man con una calavera, sentí que era una oportunidad interesante para mapear algo en 360 grados. Amé el concepto. De hecho, discutimos sobre hacerlo el año pasado, pero no había tiempo suficiente. Estoy muy emocionado con que los organizadores del Burning Man aprobaran el proyecto este año, y feliz por la atención que hemos recibido incluso antes del festival.

¿Qué significa Shogyo Mujo? ¿Y cómo surgió?

Joshua Harker: El título vino de Bart. Es el término japonés para una de las tres marcas del Dharma que establece que todas las cosas son mutantes. Esto no podría ser más apropiado para el concepto general de la pieza, que representa nuestro estado físico como un vehículo temporal para que logremos nuestros anhelos más altos. La escultura representa lo físico y las proyecciones simbolizan nuestras imaginaciones, esperanzas y sueños. La quema al final representa la gran liberación del espíritu. Así que, ¿qué queda de nosotros después de todo eso, metafórica o literalmente? Creo que el objetivo de la vida se encuentra al compartir lo mejor de nosotros…de eso se trata esta pieza.

El concepto de la obra luce bastante versátil. Desde las raíces católicas del Día de los Muertos, hasta los deseos espirituales del Burning Man, y divagando entre mundos diferentes, eventos, culturas y dogmas. ¿Describirías esta pieza como 'universal'?

Harker: El concepto es altamente espiritual, pero además del nombre, no está basada en una religión o ideología en particular, que creo que es lo que acabas de decir. Esperaría que la pieza hable por sí misma en una especie de lenguaje universal, pero diría que es "un monumental portal, incendiario, hacia cuatro dimensiones" como un discurso elevador.

Bart: Sí, creo que esta instalación es bastante universal. La gente usualmente teme a los esqueletos, pero con una celebración como el Día de los Muertos existe algo qué decir sobre la idea de recordar a aquellos que se han ido, y reconocer toda la historia que existía antes de nosotros. En ese sentido, el concepto de la calavera puede ser bastante universal. Como artista, mi esperanza es reunir a la gente en paz y amor al proyectar increíbles imágenes.

¿En qué punto tu pieza diverge de la original de Joshua?

Bart: Este proyecto se trata por completo de colaboración. Lo que amo es la libertad que, tanto Josh, como mi equipo, tienen para crear y diseñar las imágenes. Josh y yo regularmente platicamos por Skype para estar en la misma sintonía sobre los últimos desarrollos. Él comparte su trabajo en la escultura y yo comparto nuestros diseños de proyección.

Joshua, en la primera concepción de la pieza, ¿qué rol jugó la tecnología?

Harker: Originalmente era solo un ejercicio de simplificar la forma en una figura geométrica mientras mantenía su esencia. He creado una calavera bastante realista para utilizarla como modelo base para mis cráneos de impresión 3D. También lo he trabajado con una representación geodésica plana. De ahí he creado un patrón 2D que podría cortar y doblar en papel para construir una escultura 3D. Esto terminó siendo profundamente útil en el proceso de saltar de un mundo virtual en 3D en una dimensión real. Particularmente, estoy regresando a dos dimensiones para crear las imágenes usadas para proyectar en objetos tridimensionales. Así que, miro toda esta tecnología como un puente entre el 2D y 3D. Al emplear animaciones en la escultura puedo experimentar con la cuarta dimensión, especialmente cuando la experiencia se desarrolla en una instalación realista.

¿Cómo ves la tecnología digital moldeando el significado de esta pieza?

Bart: La calavera es como nuestro lienzo, la proyección agrega una forma de hacerla tomar vida y crear esa capa extra de atracción para la audiencia. Al usar múltiples proyectores de alto rendimiento para imágenes brillantes y coloridas de alta resolución, tenemos la habilidad de cambiar el tono y tema de las imágenes durante el evento. Pienso que esta pieza es significativa porque muestra que podemos crear increíbles instalaciones en los ambientes más hostiles. Ajustarse para tener una instalación dinámica durante siete días en las duras condiciones del desierto es un reto bastante demandante.

¿El ambiente y las dimensiones de Desert Rock City han afectado el diseño del proyecto?

Bart: Mi desafío en Burning Man es, principalmente, ambiental; tenemos muchísima experiencia haciendo mapping en todos los tipos de arquitectura alrededor del mundo, pero, normalmente, estamos en ambientes limpios y controlados con fácil acceso a una gran cantidad de poder. Crear una instalación de siete días en un ambiente desértico tan pesado, con cantidades limitadas de energía, es un reto por sí mismo.

Joshua: Además de los aspectos técnicos obvios del diseño y la construcción debido a la escala y las consideraciones ambientales, realmente ha afectado la forma en la que se consideró presentar la idea, particularmente a una audiencia grande. Esto ha llevado mi trabajo más allá de la pieza física para crear una experiencia. Estoy en un ambiente mucho más artístico respecto a eso.

¿Qué imágenes se proyectarán en la calavera? ¿Y qué inspiró las proyecciones?

Bart: Estamos creando una variedad de temas para el evento, desde ilustraciones tradicionales del Día de los Muertos, hasta dioses dinámicos basados en la fantasía, diseños orgánicos de la naturaleza y material generado por mi equipo, compuesto de en increíbles ilustradores de Japón, Polonia y Estados Unidos. Los diseños están personalizados para las dimensiones específicas y contornos de la calavera. Nuestra inspiración viene de todos lados, mis viajes y mis pláticas con Josh.

¿Qué reacciones esperan de las personas?

Joshua: Espero que toque a las personas genuinamente y que en ese sentido, la exploración, la emoción y el entusiasmo que pusimos al proyecto, sea evidente y se sienta real.

Quiero que las personas sean más que simples testigos y tengan una verdadera experiencia. Quiero mostrarles cosas de manera deleitante y fascinante para que puedan sentirse más grandes que la vida misma y, al mismo tiempo, pequeños.  Hay mucho que sucede en el Burning Man que espero pueda llegar a la capacidad mental de la audiencia. Éste es el momento preciso, el lugar, el público y la pieza para hacer que todo esto suceda.

Bart: Espero que las personas la disfruten como una instalación artística, con el fin de que la experiencia les dé un verdadero sentido de asombro al verla en ese preciso lugar.

Finalmente, ¿esto es lo último que veremos de Shogyo Mujo?

Joshua: Eso lo veremos. Ya hemos hablado sobre otra instalación que incorpore diferentes sujetos y temas, pero ésta es especial y será única. En un nuevo intento de unir el 2D, 3D y 4D,  me gustaría que la escultura girara mientras se encuentra con la proyección. Para hacer esto se necesita una técnica significativa.

Bart: Mi aspiración es que las nuevas versiones de Shogyo Mujopuedan viajar por el mundo en eventos similares Burning Man.

Para ver más de la pieza, visita los sitios de Bart Kresa y Joshua Harker.