Fotos de sacrificios animales para el festival Gadhimai de Nepal

FYI.

This story is over 5 years old.

Identidad

Fotos de sacrificios animales para el festival Gadhimai de Nepal

En el festival Gadhimai, más de 3 millones de personas sacrifican a cientos de miles de animales en cuestión de días.
20.3.15

Advertencia: Algunas de las fotos a continuación muestran sacrificios animales y pueden resultar perturbadoras para algunos lectores.

A diferencia de la mayoría de la población mundial, una gran parte de los nepalís religiosos aún creen en el poder del sacrificio. Sacrifican toros, cabras y cerdos para apaciguar a sus dioses durante el Dashain, el festival más importante de Nepal. Este festival dura 15 días, se lleva a cabo en templos a lo largo de todo el país y asisten muchos turistas. Hay otro festival menos conocido llamado Gadhimai. Se realiza a finales de año cada cinco años (el último fue en diciembre de 2014). No existe nada en el mundo que se le parezca y justo por eso se ha vuelto tan polémico. Se calcula que en 2009 se sacrificaron 250 mil animales.

Publicidad

El festival tiene lugar a 25 kilómetros de la ciudad de Birgunj, a un radio de tres kilómetros del templo a la diosa Gadhimai. La ceremonia comienza antes del amanecer, mas o menos a las 3AM. En el festival más reciente, la fila de devotos abarcaba todo el camino desde Birgunj hasta lugar del sacrificio. Si los devotos cubren a su animal con un tela de algodón color rojo, entonces significa que van a sacrificar a la la criatura.

La primera parada es un riachuelo a un kilómetro del templo. Ahí, la gente se baña y baña a sus animales para asegurarse de que ambos estén limpios antes del rito. Los sacrificios inician a la orilla del río en cuanto sale el sol.

Cuando los participantes levantan su cuchillo gorkha, significa que llegó la hora. Antes del sacrificio, los dueños dan un poco de arroz al animal y agitan varillas de incienso a su alrededor. A continuación, el verdugo le corta la cabeza con destreza. Una hora después de que comienza el ritual, la orilla del río está completamente teñida de rojo. Tras la ceremonia, todos los miembros de las familias que sacrificaron un animal se paran sobre el charco de sangre para recibir la bendición de la diosa.

La celebración termina casi a media noche. A esa hora hace tanto frío que los participantes tienen que prender una fogata para soportarlo. Muchas familias compran comida en carpas que se construyen especialmente para el festival, dan un paseo y se sientan a descansar cerca del templo. Los que viajaron desde muy lejos organizan un pequeño campamento para dormir y cocinar a los animales que acaban de sacrificar.

Publicidad

Puedes ver más fotografías de Sergey Stroitelev en su página de Flickr.