FYI.

This story is over 5 years old.

tebeo tropical

Viernes de Anime: Garden

Esta antología de Usumaru Furuya jamás debería ser un anime; los dibujos son tan buenos, y tan clavados, que ninguna adaptación podría hacerle justicia a su intensidad.
4.7.14

Me dio gustó leer sus comentarios en el Viernes de Anime pasado y estoy de acuerdo con ustedes: el manga de Aku no Hana es superior al anime. Casi siempre pasa eso cuando convierten una serie de manga a anime: se pierden detalles, transiciones y momentos. Es obvio que la trama tiene que simplificarse para trasladarse a la pantalla y también a veces, como en el caso de Aku no Hana, el estilo gráfico sufre una modificación completa. A mi parecer esa transformación estética le sentó bien a Aku no Hana, pero ciertamente no es algo que le quedaría a cualquier manga.

Este viernes quiero compartirles un manga que jamás debería ser un anime. Los dibujos son tan buenos, y tan clavados, que ninguna adaptación podría hacerle justicia a su intensidad.

Publicidad

Garden es una antología de siete cómics cortos realizados por Usumaru Furuya a través de su larga carrera para diversas revistas japonesas, entre ellas la legendaria Garo. Garo revolucionó el manga en la década de los 60's publicando artistas con estilos e historias totalmente fuera de lo convencional. En Garden podemos encontrar uno de los primeros cómics de Furuya, Egao de sayōnara (Adiós con una sonrisa) dónde narra los momentos antes de la muerte de un hombre acuchillado con un estilo muy particular y surreal.

Recuerden que el manga se lee de derecha a izquierda, de arriba para abajo.

Este es probablemente el cómic más "distinto" de la colección, aunque en todas las historias Furuya adopta estilos ligeramente diferentes. Su flexibilidad sólo demuestra aún más su maestría en el dibujo, y nos da entender que su estilo no es una decisión meramente estética, sino que es una herramienta que adapta al tono de la historia que quiere contar.

El primer capítulo, del cual agarra también elementos para el título y la portada, es Ratai no kigen (El origen de la desnudez). Inspirado en El jardín de las delicias de El Bosco, este cómic es una extraña reinterpretación de los personajes de esta pintura y el brutal mundo en el que habitan. Esta es la única historia a color, pero no la última con tonos oníricos y metafísicos.

Tenshi no fellatio (Felación angelical) es el segundo capítulo, y es probablemente la historia más humorística del libro. En este cómic una chica de secundaria quiere evitar su destino divino de ser una virgen que da a luz a un niño celestial. La única forma de evitarlo, es claro, dejando de ser virgen. Pero cojerte a cualquiera no es tan fácil cuando hay una horda de ángeles tratando de evitarlo…

El tercer capítulo, Yumekana (Yume y Kana), narra una historia sobre dos amigas que parecen ser muy cercanas, pero una acaba forzando a la otra a humillarse públicamente (en la onda de "encuérate en un puente o ya no somos amigas") y termina en un misterioso desenlace.

Umi kara kita kikai (La máquina que llegó del mar) es el siguiente cómic, y trata sobre un extraño caracol que es encontrado en la playa por una chica. Ella lo lleva a su casa, donde descubre que este ser es capaz de transformarse en cualquier cosa que le pase por la cabeza… y aquí sí aplica esa frase de "ten cuidado con lo que deseas"…

El siguiente cómic es uno de los más largos del libro, y también uno de los más convencionales en cuanto a estructura. Tsuki no sho (El libro de la luna) es sobre el aprendiz de un alquemista que manda a la verga todo un legado de conocimiento milenario por quererse dar a una morra (típico).

Pero nada tan loco ni tan traumático en este libro como la última historia, Emi. No quisiera contarles nada sobre ella para no arruinarles la sorpresa, pero les puedo decir que es extremadamente violenta y brutal.

El libro lo pueden leer completo en línea (y en inglés) en Animea (que es el sitio de donde estuve linkeando cada capítulo anteriormente). Está muy chida esa versión porque tiene todas las páginas en alta resolución y se puede apreciar cada detalle de los dibujos de Furuya tan clavadamente como debe de ser. Si les latió Garden, les recomiendo ampliamente que chequen más de su trabajo, en especial Palepoli (1995).

Lee más de anime y mira los cómics de Inés en nuestra columna Tebeo Tropical.