FYI.

This story is over 5 years old.

NAAFI, quinto aniversario: ¿qué hay detrás de la estética de la milicia creativa?

Platicamos con el comandante creativo del referente nocturno de la Ciudad de México.

Hace cinco años que NAAFI desarrolla una comunidad creativa' de la periferia al centro', proponiendo acercamientos efectivos a la cotidianidad de la escena musical en México. Lo que empezó como una noche de club es ahora un referente de la vida nocturna y una garantía de fiesta en la capital del país. Aprovechamos que están celebrando un lustro de existencia para indagar en el porqué de la estética simple y transgresora que los distingue.

Publicidad

Alberto Bustamante, el comandante creativo, nos recibió en los headquarters de NAAFI. Su formación como Arquitecto lo ha llevado a desarrollar proyectos de diseño, culturales y comerciales, que le han brindado las armas para mantener su puesto dentro de la milicia.

Fotografías por Reed Dunlea.

Junto con Tomás Davó, lleva la dirección del colectivo defeño, que se ha convertido en referente nocturno de los últimos cinco años.

Alberto nos cuenta que el look de NAAFI viene de un organismo militar, siempre buscaron elementos que mostraran poder. La idea es incluir la gráfica mexicana que consumen y que ponen al colectivo en el mismo nivel que las identidades que tienen una fuerza de comunicación masiva. "Queremos comunicar transgresión dentro de los valores visuales que proponemos", explica.

Algo así como cuando hicieron la serie de fiestas de E-S-T-A-D-O en la Estela de Luz y aprovecharon para proyectar la cara del candidato a la presidencia asesinado, Luis Donaldo Colosio o la cara del candidato que lo suplió, Ernesto Zedillo.

O cuando imprimieron boletas falsas para ejercer nuestro derecho al voto en la fiesta.

Nos aclaró que las intenciones políticas no son personales. Mucho del trabajo de arte es a través de colaboraciones. Siempre se han desarrollado en base a la gente que los rodea.

Por ejemplo, la bandera de NAAFI la crearon junto a la artista Virginie Morillo.

El flyer de la fiesta con Fuete Billete tiene como protagonista las uñas de Laura Puentes (Rosa Pistola).

Publicidad

El arte de NAAFI también trata de respetar la autonomía de los proyectos. Alberto ha buscado que el desarrollo visual del colectivo te lleve a juzgar directamente la música por su sonido y no por la estética que lo acompaña. También le interesa mostrar el talento de los artistas que forman parte de la comunidad creativa que lo rodea.

Es por eso que, en cada release, los productores trabajan con artistas visuales en la creación de sus portadas. Siete Catorce trabajó con Pecco, Lao con Clifford Sage, Smurphy con Natalia Ibáñez Lario, Imaabs con Ramiro Chaves y Zombra se encargó de la portada de Tribal. Estos son sólo algunos ejemplos.

Se tomó la decisión de no generar gráficos a través de la computadora y siempre volverlos físicos cuando el proyecto lo comenzaron a definir a través de la estética.

Aunque la distribución es digital, las imágenes están producidas en la realidad. Eso apela a los valores de NAAFI que son más cercanos al mundo real y la actividad física que al Internet. Se trata de lo físico, la noche, el baile y los cuerpos.

La música electrónica y de baile debe pensar en su materialidad. Las implicaciones políticas y sociales que vienen en materializar la música electrónica, desde buscar un espacio que la albergue hasta lo difícil que es poner las cosas en el mundo real, son relevantes–nos explica Alberto.

Por ejemplo, la información incorrecta del póster de su quinto aniversario es una consecuencia de su entorno. Una vez impresos, los planes cambiaron y los pósters quedaron como un bonito recuerdo del chiste que es llevar a cabo una producción de manera independiente, abastecido de tus propias limitaciones.

A veces el proceso detrás de la creación de la imagen es más interesante que el producto final y eso es lo que rescatamos de esta situación.

Conéctate con NAAFI en: Facebook // Soundcloud // Twitter // Sitio

Val es la Coordinadora Editorial de THUMP México y nunca le sobra la fiesta, síguela en–@Pandroide