foodcoin
Ilustración de  fridishart
Actualidad

Olvidé la cartera y pagué con criptomonedas en un bar

Las criptomonedas se están posicionando en España y en Latinoamérica. ¿Desaparecerá el dinero como lo conocemos?
27.8.21

“Todo tiene un coste de 10 euros”, me dice el camarero después de servir unas bebidas. Miro la cartera y no tengo dinero efectivo, ni tarjeta de crédito y el móvil está sin batería. Se lo comento al camarero y me dice “No te preocupes, puedes pagar con bitcoins y sería un total de 3 foodcoins”. Mi cara se transformó automáticamente y no me enteraba de nada… ¿Desde cuándo se puede pagar con foodcoins? ¿Qué son las foodcoins ¿Desaparecerá el dinero y será todo digital como es ahora el envío de un e-mail o las compras de cualquier producto?

Publicidad

Desde hace un par de meses, varios restaurantes en Madrid han añadido el sistema de criptomoneda como método de pago. Es un paso más para afirmar la posible coexistencia de un token local con la moneda tradicional. Por lo tanto, la economía local se expande, añade innovación e incluso dinamiza el sector. 

La moneda que usé para pagar mis bebidas se llama Foodcoin. Es la primera crypto creada exclusivamente para hostelería. “Cada vez que pidas una hamburguesa o una bebida recibirás foodcoins que se acomularán en un wallet”, describió Juan, camarero en La Sociedad (local en Madrid donde están añadiendo este sistema). Él está aprendiendo en qué consiste este método de pago porque para él también es totalmente nuevo y cuando se lo tiene que explicar a alguien, dice: “Tengo que pensar y analizar mis palabras. Aunque esto me recuerda a un carnet de puntos que tenía para ir al cine donde tenía descuentos en palomitas”. 

La empresa que creó Foodcoin se llama 2gether, un neobanco que permite gestionar tu economía actual basándose en las monedas tradicionales y las criptomonedas. “Uso la plataforma de 2gether para comprar y vender criptomonedas. Llevo ya en este mercado unos cinco años y creo que en un tiempo todo el mundo pagará con esta moneda”, me cuenta Silvia, quien tiene 30 años y es informática en una empresa de telecomunicaciones. 

Richi Marin, fundador y CEO de Foodcoin, me cuenta cómo surgió esta idea: “El primer domingo de confinamiento lanzamos ‘Adopta un bar’ con unos compañeros de master (iniciativa solidaria para ayudar a la hostelería durante el confinamiento en España), y a raíz de esto me llamó Ramón Ferraz, CEO de 2gether para ver cómo podíamos combinar la hostelería con la tecnología enfocado al mundo crypto”. 

Publicidad

“Las foodcoins, lejos de ser una moda pasajera, son una alternativa de transición para introducir a las personas en el sector crypto”, analizó Robero Sanz, experto en criptomonedas y me cuenta que “benefician al restaurante por doble partida. La primera al llamar la atención del público que usa las criptomonedas y la otra será por las novedades en marketing. Es una forma de atraer a nuevos clientes que son atraídos por descuentos”. 

Haciendo un paréntesis en este tema, pensaba que era un mundo complejo el de las criptomonedas, y no estaba equivocada. Silvia entró en el mundo de la moneda digital en el trabajo. “Un día trabajando me comentó mi compañero que estaba minando y no me enteré de nada al principio, pero te puedo decir que después de cinco años todavía hay términos que se me escapan”. Como ella tiene una buena base de conocimiento le pregunté sobre la posibilidad de pagar una cuenta en un bar con foodcoin. “Me parece una idea genial, aunque tiene sus peligros. Puede que esta moneda se haga tan famosa que llegue a un punto que no tenga ningún valor y eso puede ser un peligro para el dueño del local”. 

Foodcoin se lanzó el 15 de julio. “El objetivo es obtener métricas y sobre todo pulir la app para que al mundo hotelero y al cliente les sea lo más fácil posible usar Foodcoin a través de la app 2gether”, nos dijo Marin al contarnos sobre las metas que tiene este nuevo sistema de pago. 

En España se reguló el tema de las criptomonedas y actualmente están incluidas en la Ley contra el Fraude. Las personas tienen que informar sobre saldos y titulares de las monedas en custodia; en otras palabras, afectará a los propietarios que poseen Bitcoin u otras criptomonedas. 

Publicidad

En la campaña del 2019 de Hacienda en España, ya advirtió a la sociedad que se tenían que declarar los beneficios con monedas virtuales. Se deben incluir como: Otras ganancias patrimoniales e integrar en la base imponible del ahorro. Eso sí, la normativa no está bien definida. 

¿Dónde puedo pagar con bitcoins? El portal Coinmaps elaboró un mapa con todos los establecimientos que están aceptando bitcoins. Las dos ciudades principales en España son Madrid y Barcelona. Y en Latinoamérica (nos lleva mucha ventaja), por ejemplo en Colombia, hay establecimientos de McDonald 's donde se puede pagar con tarjeta de criptomonedas de la empresa Bitrefill

Para ver lo rápido que va todo este mundo de las criptomonedas, la empresa PayPal permite a los usuarios operar con criptodivisas. 'Checkout with Crypto' es la plataforma que permite sólo en Estados Unidos pagar en comercios con criptodivisas como pueden ser: bitcoins, litecoin, ehter o bitcoin cash. Ojo, esos comercios no reciben criptodivisas, sino el equivalente en dólares.  

Como en todo, ya hay muchos expertos para hablar del mundo de los bitcoins. En TikTok encontramos a @btcsinfronteras, que cuenta con 16.4K seguidores, @BitcoinSimplified tiene 20.9 K, y en Instagram está la cuenta de Roberto Sanz con 14.6K. No son grandes cifras de seguidores, pero piensa que este mundo todavía no es muy amplio y que está en pleno crecimiento. 

Publicidad

Como es un tema complicado para mí y para mucha gente, le pedí a Roberto que añadiera tres adjetivos a la palabra criptomoneda y me contestó que es “innovadora, ecológica y equitativa”. En relación con la palabra equitativa me matizó Roberto que “aporta una facilidad de uso de manera global a cualquier persona sin importar su estado financiero. El presidente de El Salvador, donde las personas tienen un sueldo muy bajo, aprobó el uso legal del bitcoin. No como su moneda, que es inflacionaria”. 

¿Te imaginas poder pagar con una moneda digital en Reino Unido sin tener que ver cuál es el valor de la libra frente al peso mexicano o al euro? Según los expertos, esto será posible dentro de unos años, y aunque parezca una economía de otro planeta, no lo será. Alejandro Suárez tiene 40 años y es banquero y experto en economía digital. Me advierte, ante esta nueva apertura de la moneda digital, que “los países tienen que controlar este tema. No creo que acepte tanto Reino Unido por la libra o Europa por el euro, que se pueda pagar con una misma moneda. Aunque me parecería crear una globalización igualitaria”. 

El término de criptomoneda está más normalizado en el mundo de los videojuegos, aunque está vinculado para ganar dinero o que sea tu futuro trabajo. “Axie Infinity no deja de ser un juego de las clásicas batallas entre criaturas virtuales, como tenía Pokémon, pero en este caso en Axie ha sido desarrollado con base a la tecnología blockhain, concretamente en la red de Ethereum, lo que le permite tener unas características diferentes a lo que estamos acostumbrados, nfts, marketplace interno”, describe Arturo Pozuelo, cofundador de Sierra Block Games (startup enfocada en la búsqueda de videojuegos).

Publicidad

La novedad que tiene este juego es que permite al usuario jugar y ganar. “Esas recompensas tienen un valor en el mercado, lo que permite conseguir algo de dinero simplemente por jugar”, indica Pozuelo. Como en este tipo de juegos puede haber un incremento de usuario, pregunté al creador de Axie qué pasaría si hay un aumento y por lo tanto se vuelve más caro poder acceder y tener recompensas por el número limitado de criptomonedas, lo cual puede inducir a una adicción al juego. 

Pozuelo me aclaró que “hay un concepto erróneo sobre el mundo de las criptomonedas. Son inversiones, como toda la vida se ha invertido en acciones, metales, etc.” e indica que Axie Infinity y sus token no dejan de serlo, por lo tanto es una forma “de acceder a un método de ahorro. Bitcoin lo lleva demostrando 12 años y lo seguirá demostrando en el futuro, sin ninguna duda”.  

“Mis padres deben 300 euros en un sistema de créditos y unos 1.500 a un banco online”, me cuenta Alberto (nombre ficticio). Alberto tiene 16 años y debido a una adicción a la compra y venta de bitcoins, hizo perder dinero a su familia. “Pensaba que me haría millonario en pocos segundos”, argumenta el porqué de sus hechos y me cuenta que comenzó viendo videos en YouTube de cómo gamers ganaban dinero. “Nunca me imaginé que podía llegar al límite de querer más y más dinero. Yo tenía vinculada una adición a las máquinas de un casino o al poker”. 

Pregunté a Roberto si las criptomonedas serán la moneda del futuro y él me contestó que “solo hace falta mirar unos años atrás. ¿Te imaginas pagar con el móvil una bebida o una compra en un supermercado?” En relación a esta pregunta retórica agrega que al final todo es un proceso de adaptación: “Ahora podemos comprar casas, coches, ropa, pagar nóminas con criptomonedas, incluso sin intermediarios ni empresas. Solo se necesita un wallet a wallet”. 

Siguiendo la línea de pronosticar el futuro de la economía digital, Marin recalcó que “es un modelo que puede conseguir subir las ventas, mejorará la economía del sector y generará nuevos puestos de trabajos”. Economía Digital en España concluyó, a través de informes e investigaciones, que el tamaño de la economía digital en España se aproxima al 19% del PIB en 2019. De acuerdo al Informe Tributario y de Gestión del Servicio de Administración Tributaria (SAT), en 2019 los ingresos al Estado Mexicano por economía digital fueron de solo 849.6 millones de pesos, una diferencia de 5,461.8 millones de pesos respecto a los registrados el año pasado.

A lo largo de la investigación de este reportaje me enteré de que Expedia permite pagar al cliente mediante transacciones, Fotocasa registró una treintena de inmuebles a la venta a cambio de criptomonedas y Starbucks está dando pequeños pasos a esta forma de pago virtual. Cuando me fui a vivir a Londres hace cinco años me quedé paralizada al ver que se podía pagar el metro pasando el móvil por el torno (en España no se puede todavía), pero ahora todo es posible y en menos de lo que nos esperamos cuando pidamos la cuenta diremos “la cuenta, por favor, pagaré con foodcoins”. 

¿Te imaginabas hace menos de 2 años poder hacer transferencia en menos de 1 minuto? “Foodcoin quiere colarse dentro de todas las apps financieras y además como método de pago”, sentenció Richi. Dentro de unos meses lo veremos.