Identidad

Los indonesios están recurriendo a los exorcismos para 'curar' a los miembros de la comunidad LGBTQ

Los terapeutas de conversión musulmanes creen que pueden exorcizar la orientación sexual "desviada" utilizando el poder de la religión.
JP
traducido por Jade Poa
DS
traducido por Daniela Silva
19.2.20
terapia de conversión de exorcismo lgbtq en Indonesia
Ilustración de FARRAZ TANDJOENG. 

Artículo publicado originalmente por i-D.

Después de la oración nocturna en la mezquita, los padres de Syifa* de 33 años le pidieron que se acostara sobre una alfombra de oración. Mientras recitaban versos del Corán, Syifa hizo todo lo posible por contener la risa. Después de todo, estaban tratando de exorcizarle su homosexualidad. "Para mí era muy tonto, pero traté de apreciar lo que intentaban hacer por mí", le dijo a VICE.

Publicidad

Como musulmana, Syifa ya estaba familiarizada con los exorcismos y con los esfuerzos por exorcizar demonios y espíritus que causan estragos en los cuerpos mundanos. Pero Syifa estaba segura de que no estaba poseída, solo era bisexual.

El proceso tomó aproximadamente media hora, después del cual Syifa todavía era bisexual. Aunque ahora tiene una relación con otra mujer, siente que los intentos de sus padres de exorcizarla, al menos, les dieron algo de tranquilidad.

Syifa decidió salir del clóset después de terminar su matrimonio de dos años con un hombre que nunca amó, y decidió pasar su vida con otra mujer. No quería herir los sentimientos de sus padres diciéndoles que sus esfuerzos por convertirla no habían tenido éxito.



"[Mis padres] no sabían cómo manejarlo, pero querían hacer algo porque creen que ser gay está mal", dijo Syifa.

Los padres de Syifa también la llevaron a un centro de terapia de conversión islámica, que tiene 32 sucursales en Indonesia, donde se dio cuenta de lo traumáticos que pueden ser estos exorcismos.

Syifa escuchó gritos y personas que salían de la habitación de al lado. Syifa, como muchos otros musulmanes, aprendió que el proceso de exorcismo puede ser muy doloroso. "Tuve suerte de que no me hicieran algo así", dijo.

Durante los últimos tres años, los indonesios han recurrido cada vez más a los exorcismos para "curar" a los miembros de la comunidad LGBTQ. En algunas ciudades, como Padang y Sumatra Occidental, estos exorcismos son patrocinados por el gobierno.

Publicidad

Entre noviembre y diciembre de 2019, la policía de Padang arrestó a 18 parejas del mismo sexo y las obligó a someterse a exorcismos de conversión. "Tenemos un experto en exorcismo aquí que se especializa en la comunidad LGBT", le dijo a los medios locales Lucky Abdul Hayyi, miembro de una organización de la sociedad civil que ayudó al gobierno en esta operación. “Los hombres homosexuales generalmente están poseídos por demonios femeninos. También tenemos un programa que permitirá que las personas transgénero sean entrenadas por los militares".

Decir que Indonesia no es compatible con la comunidad LGBTQ sería un eufemismo. Una encuesta de 2017 realizada por Saiful Mujani Research and Consulting (SMRC) reveló que el 87.6 por ciento de de 1.220 indonesios percibía a los miembros de la comunidad LGBTQ como una amenaza significativa.

Como resultado, las minorías sexuales se han enfrentado a la discriminación de todos los rangos de la sociedad. Los gobiernos regionales, la policía y los ciudadanos han perseguido activamente a los miembros de la comunidad LGBTQ. El presidente Joko Widodo dijo que la policía estaba obligada a proteger a las comunidades vulnerables, incluidas las personas LBGTQ, de daños físicos. Pero en realidad, este no es el caso.

Esta presión es lo suficientemente intensa como para que algunos miembros de la comunidad LGBTQ soliciten exorcismos por su propia cuenta. Ailsa, una terapeuta de exorcismo con sede en Yakarta, dijo que cada semana, uno o dos "pacientes" se comprometen a su centro para "arreglar" su orientación sexual.

Pero incluso ella admite que esta forma islámica de terapia de conversión no siempre es exitosa. “Los demonios no son la causa de todos los problemas. No siempre es místico”, le dijo Ailsa a VICE.

Publicidad

Ailsa explicó que una sesión de exorcismo generalmente implica la recitación de versos del Corán seguidos de una discusión. Una de sus pacientes más memorables, dijo, era una adolescente gay cuya orientación sexual atribuía a los dramas coreanos y a las clases de baile.

“Creo que sus hormonas femeninas dominaron a sus hormonas masculinas. Un aumento en esas hormonas femeninas afectó sus emociones. Le recomendé que encontrara pasatiempos más masculinos", le dijo Ailsa a VICE.

Algunos exorcismos incluyen más que una simple recitación de versos coránicos. Un informe sobre los exorcismos anti-LGBTQ realizados en la ciudad de Medan descubrió que las sesiones de terapia a menudo implicaban abofetear, masajear y bañar a los pacientes en agua bendita.

Yuli Rustinawati, jefe de Arus Pelangi (una de las pocas organizaciones no gubernamentales LGBTQ de Indonesia), advirtió sobre las consecuencias que pueden resultar de la normalización de dicha terapia de conversión.

“La doctrina moral utilizada contra la comunidad LGBTQ conduce a una violencia increíble hacia ellos. Luego la policía se une y los obliga a someterse a exorcismos", le dijo Rustinawati a BBC Indonesia.

El investigador de SMRC, Sirojudin Abbas, le dijo a VICE que los indonesios tienen dificultades para diferenciar entre ser parte de la comunidad LGBTQ y la protección de sus derechos. Muchos indonesios son reacios a asociarse con el movimiento LGBTQ, incluso estando conscientes de la discriminación que enfrenta la comunidad y el derecho a rechazar la terapia de conversión.

“Como ciudadanos, tienen derecho a la vida. Pero en cambio, son vistos como inadaptados que quieren forzar su orientación sexual y hacer que todos la acepten", dijo Abbas.

Syifa dijo que aunque su familia se niega a aceptarla como bisexual, siente que está en mejores términos con ellos. Ahora ve los exorcismos como un mecanismo de defensa para sus padres. "Necesitaban convencerse de que al menos habían intentado algo", dijo Syifa. "El exorcismo fue más para su beneficio que para el mío".

* El nombre fue cambiado para proteger su privacidad.