abuso sexual

¿Por qué Gran Hermano no evitó el presunto abuso sexual en la casa?

Han expulsado al supuesto agresor e invitado a salir de la casa a la víctima. Pero, ¿por qué no lo impidieron?
7.11.17
Imagen vía Vertele/Mediaset

El sábado pasado, el director de contenidos de Zeppelin TV, productora de Gran Hermano, acudió al cuartel de la Guardia Civil de Colmenar Viejo (Madrid) para denunciar que uno de los participantes del programa habría, presuntamente, abusado sexualmente de una compañera.

En el atestado de la Guardia Civil por un posible delito de abuso sexual quedó patente que en la casa "podría haber tenido lugar una relación sexual no consentida entre un hombre y una mujer, ambos pareja", a lo que se añade que la chica se encontraba "bastante bebida" y que el chico "se tapó a sí mismo y a la mujer con el edredón". El programa emitió un comunicado, en el que anunciaba que expulsaba a José María por una "conducta intolerable" e invitaba a salir a Carlota, aconsejada por el equipo de psicólogos.

Y, aunque la presunción de inocencia de Jose María es intocable, emplear el eufemismo "conducta intolerable" para referirse a un supuesto delito de abuso sexual es hacerle un flaco favor a la supuesta víctima.

Abusar sexualmente de una mujer no es —solo— una conducta intolerable. Es un delito. Un delito contra el que todos deberíamos luchar. Un delito que nos debería mantener alerta desde el primer indicio, a fin de prevenirlo. ¿Por qué no lo hizo Gran Hermano?


LEE: Un amigo me violó


No es la primera vez que el concurso tiene que enfrentarse a una situación como ésta: en otras ediciones del programa como las de Brasil, Sudáfrica o Suecia se han dado casos similares. Y, aunque será la investigación de la Guardia Civil la que arroje luz sobre el asunto, de haberse dado un caso de abuso sexual en la casa de Gran Hermano Revolution, ¿no se pudo haber impedido?

El atestado afirma que los hechos ocurrieron, presuntamente, en una de las habitaciones, bajo un edredón. Pero algunos vídeos que corren por redes sociales muestran lo que ocurrió hasta llegar a ese edredón. El que está justo arriba es uno de ellos. En segundo plano podemos ver al acusado y a la presunta víctima forcejear.

¿Por qué "el súper" no llamó al orden a José María en ese momento? ¿Por qué nadie dio la voz de alarma? ¿Nadie podía imaginar lo que supuestamente ocurrió después? ¿Ninguna de las personas que se encuentran tras las cientos de cámaras que hay repartidas por todas la casa vio nada raro? ¿Ninguno de los compañeros de la pareja se fijó en lo que estaba pasando?


LEE: Mi padre era un pederasta y yo le mandé a la cárcel


Quizá lo que debería hacernos reflexionar es precisamente eso: por qué nadie dijo nada dentro de la casa de Gran Hermano hasta que no pasó "algo gordo". Algo que también ocurre fuera, en cualquier situación cotidiana.

Por qué vagones de metro enteros callan cuando un hombre le toca el culo a una mujer. Por qué nadie suele defender a las chicas a las que les gritan por la calle todo lo que les harían bajo un edredón sin haberlo preguntado. Por qué tenemos que esperar a que estén bajo ese edredón sin haberlo querido para llevarnos las manos a la cabeza y alzar la voz.