acoso sexual

Tíos: estos expertos responden a vuestras dudas sobre acoso sexual

Del "¿por qué todo el mundo dice ahora que ha sufrido acoso" al "¿cuál es el límite entre ligar y acosar?".

por Ana Iris Simón
14 Noviembre 2017, 5:15am

Imagen vía picjumbo por Viktor Hanacek 

"Lo que no entiendo es por qué ahora todas decís de repente que habéis sufrido acoso." Me lo dijo un colega hace unas semanas, al hilo de este artículo y del caso Harvey Weinstein.

Le expliqué que esa frase me dolió porque, cuando comenzaron a destaparse los escándalos de pederastia de la Iglesia, nadie dudó de los niños abusados: todo el mundo asumió que estaban haciendo un ejercicio de superación de sus traumas y su vergüenza impuesta, un ejercicio de denuncia que les honraba. ¿Por qué, entonces, se duda de las mujeres? ¿Por qué se pone en entredicho su dolor, su sufrimiento, su silencio?


LEE: Casi todas nosotras hemos sufrido a un Harvey Weinstein


Mi colega entendió el símil y, supongo que arrepentido, empezó a hacerme más preguntas: por qué callan las víctimas, si las mujeres vivíamos con miedo, cuáles son las diferencias entre acoso y abuso sexual... Supe responderle algunas, pero otras no.

Y me di cuenta de que si yo, que he sufrido acoso callejero y vuelvo a casa de madrugada con la llave entre los dedos haciendo de puño americano, tengo dudas sobre ello, hay un problema. Un problema que pasa por la falta de información, pero también por la normalización del acoso sexual que vivimos tanto mujeres como hombres.

Por eso recopilé las inquietudes sobre el acoso callejero de amigos, amigos de amigos, conocidos y compañeros de trabajo, traté de agruparlas, y le pedí a expertos que las aclararan. Aquí están.

¿Por qué han salido tantas mujeres diciendo que han sufrido acoso sexual y por qué habían callado hasta ahora?

"Creo que lo que hemos visto en los últimos meses, la aparición en los medios de mujeres dando voz a agresiones sexuales es una normalización, una aceptación, una validación de sus experiencias. Hay un fenómeno, que en ocasiones vemos en consulta, consistente en que las víctimas no se consideran a sí mismas como tales. A veces internalizan la culpa de la experiencia traumática, así que es difícil que consideren un abuso simplemente como un abuso.

Esta internalización de la responsabilidad del trauma tiene su explicación: la víctima piensa que, si ella es la culpable de lo que le ha pasado, podrá prevenirlo y controlarlo si le ocurre en el futuro. Se hace a sí misma culpable para creer que puede evitar sufrirlo en otras ocasiones.

"A veces las víctimas internalizan la culpa de la experiencia, así que es difícil que consideren un abuso como tal" — Inés Bárcenas, psicoterapeuta

Supongo que muchas mujeres lo han callado hasta ahora precisamente por eso: porque se sienten en parte responsables, especialmente en casos como los que estamos viendo (Weinstein, Terry Richardson...), en los que entran en juego las dinámicas de poder. Estamos acostumbradas a considerar que en el acoso o el abuso se da necesariamente la fuerza, los traumas físicos... cuando las secuelas psicológicas son igualmente profundas.

También está ahí todavía la vergüenza, las voces sociales que siguen diciendo 'igual lo habías buscado tú', 'igual lo has malinterpretado'... Acusaciones que, al final, restan credibilidad a las víctimas, máxime si se trata de hombres poderosos como en los casos que hemos visto últimamente".

Inés Bárcenas, psicoterapeuta


MIRA: La reconstrucción de clítoris tras la ablación


¿Cuándo es flirteo y cuando acoso? ¿Cómo sé si estoy sobrepasando el límite?

"Creo que lo preocupante de esta pregunta es que todavía estemos debatiendo sobre los límites del acoso. Me preocupa mucho, de verdad. El consentimiento es consentimiento, sea explícito o implícito. Al final a quien formula este tipo de preguntas, lo que le diría es: ¿Te gustaría que te lo hiciesen a ti? No ya una mujer, porque parece que nosotras no les imponemos, pero un hombre homosexual.

Si un hombre homosexual te tratara como tratas tú a algunas mujeres, ¿te incomodaría? ¿te haría sentir violento? Esa es la pregunta que hay que hacerse

Si un hombre homosexual te tratara como tratas tú a algunas mujeres, ¿te incomodaría? ¿te haría sentir violento? ¿Sentirías que te están acosando? Esa es la pregunta que tienes que hacerte. Si a ti no te gustaría que te lo hicieran, no lo hagas tú".

Diana López-Varela, periodista, activista feminista y autora de "No es país para coños"

¿De verdad es tan común el acoso sexual?

"El acoso sexual es muchísimo más común de lo que nadie se imagina porque incluso un gran número de víctimas no lo identifican como tal. Y lo mismo ocurre con los acosadores, que tampoco son conscientes de que están cometiendo un delito en muchas ocasiones.

Si como sociedad queremos cambiar esta tónica, hay que estar muy atentos tanto a la hora de identificar que estamos siendo víctimas de él como manteniéndonos muy atentos para no caer en el acoso.

El gran problema es que el acoso sexual muchísimas veces no se identifica y en otras ocasiones se toma a broma, a juego

El gran problema, y de ahí esta pregunta, es que el acoso sexual muchísimas veces no se identifica y en muchas ocasiones se toma a broma, a piropo, a juego. Por eso algunos creen que no es tan común. Más de un millar de mujeres son violadas en nuestro país cada año según el Ministerio de Interior".

Pina Alarcón, Presidenta de CAVAS España (Centro de Asistencia a Víctimas de Agresiones Sexuales)


LEE: Qué puede pasarte si difundes un vídeo para denunciar un delito sexual


¿Son los comentarios verbales (piropos) acoso sexual?

"Sí, claro. Los piropos son acoso por varias razones. La primera porque son comentarios no deseados ni solicitados. La segunda, porque entre ellos hay tanto comentarios inocuos como agresivos. Y la tercera razón, que quizá sea la más importante, es porque violentan mucho.

Otro de los motivos por el que los que los piropos son sinónimo de acoso (y llamar piropo a comentarios sexualizados no deseados me parece demasiado suave) es porque sexualizan a las mujeres. Parece que somos vistas continuamente, hagamos lo que hagamos y en cualquier situación, como cuerpos sexualizados, y por lo tanto cualquiera puede decir cualquier cosa sobre nosotras.

"Todavía existe el estereotipo de que el ámbito de los hombres es el público (la calle) y el de las mujeres el privado (la casa), así que la calle no es un lugar seguro para ellas"

También hay que tener en cuenta que todavía existe el estereotipo, muy antiguo pero que permanece en el imaginario colectivo, de que el ámbito de los hombres es el público (la calle) y el de las mujeres el privado (la casa), y parece que la calle todavía no es un lugar seguro para nosotras. Y eso hay que cambiarlo: la calle tiene que ser un ámbito seguro para las mujeres, y tenemos el derecho a caminar por ella sin escuchar ningún tipo de comentario sobre nuestro aspecto."

Nuria Varela, escritora y especialista en Igualdad de género, autora de libros como "Cansadas"

¿Cuál es la diferencia entre acoso sexual, abuso sexual y violación?

"Todos los mencionados, tanto el acoso como el abuso y la agresión sexual o violación (son sinónimos), son atentados contra la indemnidad sexual de las personas. Pero se separan en tres tipos de acuerdo al grado de seriedad de ese delito, de esa acción contra la indemnidad sexual.

El más grave de ellos es la agresión sexual o violación. Se trata de un delito que implica forzar sexualmente a una víctima empleando la violencia o la intimidación (que es una violencia indirecta, no es física sino que constituye una amenaza con causar un mail si no se accede al acto sexual).

"Todos los mencionados, tanto el acoso como el abuso y la agresión sexual o violación, son atentados contra la indemnidad sexual de las personas" — Marco Esteban, jurista especializado en abusos sexuales

En el abuso sexual, sin embargo, se da un acto sexual no consentido, que puede ir desde la penetración al tocamiento, pero sin violencia o intimidación. Por ejemplo, alguien que se aprovecha sexualmente de una persona dormida estaría incurriendo en un delito de abuso sexual.

La tercera categoría de los delitos sexuales es el acoso, donde no hay contacto físico. El acoso se produce por el hecho de insistir en una solicitud sexual o en un comportamiento que tiene ese fin, no deseado por la otra persona, sin que haya contacto físico. Se trataría de persecución, de increpar por la calle a una persona, de esperarla en la puerta de su casa..."

Marco Esteban, jurista especializado en abusos sexuales en Esteban Abogados


MIRA: El polémico mercado búlgaro de esposas vírgenes


Normalmente, ¿las chicas vivís con miedo a que os acosen?

"Más que tener miedo, desgraciadamente estamos demasiado acostumbradas a ser acosadas. Hemos sido demasiado tolerantes con ello y yo creo que no hay mujer en la faz de la Tierra que no haya sufrido acoso machista. Entonces más que tener miedo, lo que tenemos es hastío: hastío de ser acosadas constantemente, en cuanto salimos a la calle, cuando vamos a un bar o cuando intentamos realizar nuestro trabajo igual que los hombres.

En algunos casos, además, esto llega al miedo, porque te ves en situaciones que pueden ponerte en peligro, como desgraciadamente ocurre de manera cada vez más habitual".

Diana López-Varela, periodista, activista feminista y autora de "No es país para coños"

¿Existe acoso entre mujeres? ¿Hay mujeres que acosan sexualmente a hombres?

"Lo cierto es que en los 30 años que llevamos operando como asociación, en CAVAS España (Centro de Asistencia a Víctimas de Agresiones Sexuales) no hemos tenido casos de varones adultos acosados por mujeres. En alguna ocasión, aunque en muy pocas, sí que hemos visto menores varones acosados por mujeres, pero en un porcentaje bajísimo.

"En los 30 años que llevamos como asociación, no hemos tenido casos de varones acosados por mujeres" — Pina Alarcón, Presidenta de CAVAS España

Desde luego desconocemos el acoso entre mujeres. No estoy afirmando que no lo haya, pero la denuncia en todo caso no es frecuente, y a nuestra asociación no ha llegado en tres décadas de andadura. Quizá esto, unido al hecho de que sí tenemos casos de abusos sexuales de varones a varones, tenga que ver con el pensamiento dominante, culturalmente interiorizado y no basado en ningún hecho científico, de que la sexualidad masculina es incontrolable."

Pina Alarcón, Presidenta de CAVAS España

Como hombres, ¿debemos "proteger" a las mujeres del acoso sexual de otros hombres? (acompañarlas a casa, etc)

"De lo que se trata siempre es de no imponer nada. De aceptar la voluntad de las mujeres. Querer acompañar a una chica a casa no es ni bueno ni malo, pero hay que preguntarle si quiere, cómo se siente... Nunca la cuestión ha de consistir en imponer tu criterio sobre el suyo solo para "protegerla".

Inés Bárcenas, psicoterapeuta

¿Es un problema que exista esta idea de fragilidad hacia las mujeres?

"Esta idea de fragilidad que se viene desarrollando hacia las mujeres es un problema para ellas en la medida en la que existen personas que incurren en delitos como el acoso o el abuso aprovechándose o excusándose en ella.

De media, una mujer es físicamente menos fuerte que un hombre, pero eso no licita ningún delito, así que no tendría que suponer un problema sino algo natural. Además, a nivel psicológico, las mujeres no son más frágiles que los hombres, sobre todo porque casi todas han tenido que experimentar vergüenza, violencia o algún tipo de coerción sólo por haber nacido mujeres.

Aunque suene triste, las mujeres pueden prepararse para subsanar esa "fragilidad" física" y defenderse o prevenir ciertos ataques. Y, sobre todo, creo que es totalmente necesario que, cada vez que un hombre acose a una mujer en la calle, en una discoteca, donde sea... no quede impune. Y que se vaya creando una cultura en la que acosar tenga repercusiones reales. Deberíamos ser más tajantes en eso"

Inés Bárcenas, psicoterapeuta

Tagged:
acoso
abuso sexual
Acoso sexual a mujeres
agresiones sexuales