Actualidad

Guía para ver la cuarta temporada de ‘Black Mirror’

Hay una manera de ver esta temporada de ‘Black Mirror’, y no es en orden.
5.1.18
Images courtesy of Netflix 

Ahora mismo , Black Mirror es la máxima representación de aquello que dicen de que “nadie está contento con su suerte”. Y es que el espejo está empeñado en enseñarnos siempre algo peor. Lo único que hace falta es exprimir toda esa tecnología que tanto te gusta, sacarle todo el jugo.

Y de eso sabe un rato Charlie Brooker, creador de la serie. Brooker es experto en convertir nuestra dependencia en la tecnología moderna en un arma arrojadiza, lanzárnosla a la cara y llamar a eso una serie, con nihilismo distópico y catastrófico incluido. Después de haber visto la cuarta temporada de la serie, puedo decir sin miedo a equivocarme que nada ha cambiado: la nueva entrega sigue siendo tan perturbadora como las anteriores. Sin embargo, es importante saber cómo hay que verla. Uno no puede ponerse sin más y devorar los capítulos como le vienen dados. Hay que moderar las emociones y equilibrar los matices, de forma que cuando termines no te entren ganas de tirar tu móvil por la ventana.

Publicidad

Episodio 1: USS Callister

Una parodia de Star Trek muy digerible que, pese a las apariencias, dista mucho de ser el típico episodio que querrás olvidar pronto. El capítulo nos muestra el debate sobre el concepto de la moralidad en el ámbito de la realidad virtual sirviéndose de una temática y un argumento plagados de tópicos. La imitación del Capitán Kirk a manos de Jesse Plemons (Friday Night Lights, Breaking Bad) es solo uno de los muchos fuertes del episodio. Te recomiendo que veas este primero, como preparación para lo que te espera luego.

Episodio 3: Cocodrilo

Lo que hace que una mentira sea creíble es que suene creíble. Ahora, imagina por un momento que verbalizaras toda la basura que tienes oculta en lo más recóndito de tu cerebro. Bien, pues esa es la premisa con la que arranca “Cocodrilo”: un dispositivo capaz de leerte la mente y proyectar tus pensamientos como si fueran una película. ¿Hasta dónde estaríamos dispuestos a llegar para evitar que esos secretos salgan a la luz? Muy lejos, ya os lo adelanto… Ten a mano algo de alcohol para aguantar este episodio.

Episodio 4: Hang the DJ

Este episodio será un soplo de aire fresco después de “Crocodile”. La idea es sencilla: imagina un mundo en que siguiéramos los matches de Tinder al pie de la letra. Que hubiera leyes y todo. Coincidencias y rechazos hasta dar con la pareja perfecta. “Hang the DJ” es una oda clásica al amor en la era de las redes sociales con un giro inesperado. Seguramente esta sea la única historia de amor de Black Mirror, así que disfrútala.

Publicidad

Episodio 5: Cabeza de metal

Este episodio es, básicamente, como Terminator si Terminator hubiera sido un perro metálico sin historia de trasfondo. Esta es también la historia menos perturbadora y creíble de todas, principalmente porque todavía estamos lejos del futuro a lo Skynet que se nos presenta. Pese a todo, el episodio viene cargado de tensión por todo lo que no se nos cuenta. Estamos muy acostumbrados a la tecnología sin rostros, carente de emociones. Pero imaginemos por un momento que nuestros mayores miedos toman la forma de algo que se supone que deberíamos amar. Algo que nos supera en número y quiere matarnos. ¿Qué aspecto tendría ese algo? ¿Cómo sonaría? ¿Qué sensación nos produciría? “Cabeza de metal” nos plantea esas cuestiones al más puro estilo Black Mirror. Además, a los cinéfilos probablemente les parecerá el mejor episodio desde el punto de vista artístico.

Episodio 2: Arkangel

Prácticamente cualquiera debería poder identificarse con este episodio. Si has tenido un padre, una madre, un hermano o una hermana que te quiera, que te quiera tanto que incluso sintieras la pesada carga de su amor sobre ti, te reconocerás en este episodio. Como ocurre en muchos otros, “Arkangel” parte de una tecnología para jugar con el tema de la sobreprotección. Hoy día ya existen dispositivos de seguimiento que pueden inyectarse en mascotas y niños, pero “Arkangel” añade un punto más de vigilancia, hasta el extremo de empezar a flirtear con los límites de la privacidad. Aquí no hay robots asesinos ni rollos por el estilo, sino mucho sobre lo que reflexionar para cualquier padre o madre.

Episodio 6: Black Museum

Esta entrega te pondrá de nuevo los pies en el suelo. El episodio por excelencia de Black Mirror dentro de un episodio de Black Mirror. “Black Museum” es el producto de tomar Historias de la cripta y darle un giro tecnológico. Una chica visita un museo sobre crímenes y el dueño empieza a contarle historias con moraleja de todos los dispositivos tecnológicos expuestos. Me pareció el menos atractivo de todos precisamente por ese discurso moralista rollo “las drogas son malas”. Tal vez el episodio menos memorable de la temporada.

Sigue Noel Ransome en Twitter.