Creators

El erotismo tentacular de Yuji Morugochi

No es perversión, es la sexualidad innata de la naturaleza.
Captura vía Instagram.

El lenguaje del japonés contemporáneo, y desde hace un par siglos, puede ser comprendido bajo la vernácula del sexo marino. En particular, claro, el afamado sexo con animales con tentáculos. Inclusive, en el siglo XVIII, el legendario artista japonés Hokusai, conocido por la obra La gran ola de Kanagawa, presentó esta forma de erótica y pornografía en una de sus obras más reconocidas en el estilo de ukiyo-e titulada El sueño de la esposa del pescador.

Publicidad

La tradición ha continuado hasta nuestros días y, ahora, el artista japonés contemporáneo con una tradición fuerte basada en el clásico ukiyo-e y en la cultura manga, Yuji Moriguchi, está atacando el placer femenino con ilustraciones, dibujos y pinturas que no olvidan la raíz marítima de su nación.

Seres de las profundidades del mar se reconocen en las mujeres que ilustra Moriguchi y como si uno fuera espectador de una caza por placer, éstas se revelan como acechadas y cazadoras al mismo tiempo. Dilucidando un erotismo que es tan surreal como psicodélico, la paleta de color que presenta Moriguchi no es pasiva ni dócil, sino que arrebata el ojo del espectador y pide que la atención se centre en el mar de emociones encerrados dentro de uno mismo – y dentro de los personajes de su imaginario.

Si quieres ver más obras de Yuji Moriguchi, visita su sitio.

Relacionados:

Pulsiones plásticas: El imaginario erótico de Clara Tice

Sexo y paisajes: la ilustración erótica de Julie Schalit

Porno y política en los collages de Jacqueline Mak