El efecto Bronco. Independientes analizan sus propias derrotas
Ilustración de Sabina Islas.
elecciones méxico 2018

El efecto Bronco. Independientes analizan sus propias derrotas

La mala fama del "comprador de firmas" impactó la reputación de algunos candidatos sin partido. Ningún aspirante a diputado o senador obtuvo su cometido, y solo 19 de 582 independientes locales obtuvieron un puesto.
2.8.18

Artículo publicado por VICE México.

El día de las elecciones fue intenso en Monterrey. Además de las elecciones federales que designarían, diputados, senadores y al nuevo presidente, estaban en juego 52 cargos públicos en todo Nuevo León, con más de 540 candidatos peleando diputaciones y ayuntamientos. Uno de ellos era el de diputado local en el distrito 6 de la metrópoli norteña. Ahí compitió Alejandra Martínez del Toro, candidata independiente quien llegó a las elecciones con el respaldo de la red Wikipolítica, la misma que lanzó a Pedro Kumamoto hace tres años.

Publicidad

Conforme avanzaron las horas, la incertidumbre sobre lo que pasaba en las distintas casillas no cesaban. Al bunker que Alejandra de 27 años y su equipo eligieron casa de campaña, llegaron noticias de los representantes de su equipo sobre casillas que no abrían y mapaches que intentaban comprar votos, además de la votación desbordada y la organización hecha un desastre.

Inicialmente tenían previsto terminar entre las 6 y 8 de la noche, pero hubo quienes llegaron hasta pasadas las 3 de la mañana porque los presidentes de casilla habían abandonado su sitio o de plano no habían llegado, sin que nadie de la Comisión Estatal Electoral o del INE se hiciera presente.

Mientras en la Ciudad de México las presidenciales estaban decididas con los resultados preliminares, en Monterrey los datos tardaron en clarificarse y la incertidumbre subía. Con los primeros resultados, Alejandra y su equipo se dieron cuenta que no iban a ganar.


Locos por AMLO. Una mirada a los rincones donde obtuvo 100% de los votos.


“Nos creímos esto que gritaban a los cuatro vientos, de que en Monterrey la gente estaba orgullosa de haber sacado a los partidos, que estaban hartos y nos dimos cuenta de que no es cierto, hubo personas que todavía por miedo o por confiar, mejor malo por conocido, decidieron volver a darles el voto”, cuenta Alejandra a VICE mientras se toma un descanso para replantear su estrategia política y personal.

La de Alejandra, fue una de las 40 candidaturas independientes que participó en las pasadas elecciones solo en Nuevo León, donde, a decir suyo, gozan de mala reputación gracias a Jaime Rodríguez El Bronco, quien ha instaurado una idea errónea de los independientes, como si todos los aspirantes sin partido fueran una especie de partido. La imagen de falsificar firmas y utilizar dinero de origen dudoso parece haberse instalado en ciertas franjas del electorado. El resultado fue que ninguna candidatura sin partido ganó una diputación.

Publicidad

Los resultados del 1 de julio arrojaron pocos resultados favorables para los independientes. A nivel federal, ninguno de los 38 candidatos que se postuló para diputado pudo ganar. Lo mismo pasó con los siete que buscaban un escaño en el senado sin partido, entre ellos Kumamoto y Manuel Clouthier, los personajes más mediáticos en 2015. En los comicios locales, participaron 582 independientes, de los cuales sólo 19 ganaron sus respectivas elecciones.

Claves electorales

A un mes de las elecciones, Paola Flores Trujillo, excandidata independiente en el distrito 13 de Jalisco, que comprende parte de los municipios de Zapopan y Tlaquepaque en la zona metropolitana de Guadalajara, reflexiona en casa y considera que les faltó realizar más pedagogía política para mostrar la importancia del voto diferenciado y el peligro que implica dar todo el poder a un grupo político, como la historia ha demostrado.

La integrante de Wikipolítica y Vamos A Reemplazarles, cree que no supieron leer que la situación que se vivía era muy diferente al de las elecciones intermedias del 2015. “Nos enfrentábamos a un contexto político más amplio como lo es una campaña a nivel presidencial donde los reflectores están cien por ciento en las campañas federales, estábamos ante un fenómeno de figuras muy visibles que antes no estaban como Alfaro y AMLO”, cuenta Paola de 24 años, egresada de la Universidad de Guadalajara (UdeG) y excoordinadora nacional de la red Sin Voto No hay Dinero.

Publicidad

“Hubo una competencia desigual en cuestión de recursos y fiscalización, nosotros gastamos una quinta parte de lo que da a partidos, yo competí con 20 mil pesos porque en mi distrito había 2 candidatos independientes entonces la bolsa se redujo”, platica la joven activista, especializada en temas de innovación política.

En su contienda, Flores Trujillo terminó tercera con 34 mil votos a su favor. De acuerdo con el Instituto Electoral de Participación Ciudadana de Jalisco (IEPC), terminó muy lejos de los 60 mil votos de Adenawer González candidato de “Por México al Frente”, aunque no tan distante de los 39 mil votos del segundo lugar. A diferencia de los 23 mil pesos de financiamiento público que tuvo Paola para su campaña, el ganador del distrito recibió 255 mil.

Desde Mérida, Yucatán el independiente Julio Adrián Gorocica Rojas platica a Vice que en sus elecciones hubo una serie de condicionantes que lo dejaron en cuarto lugar y que al final la población no se mostró tan harta de los partidos como pensaron. A pesar de que tomaron en cuenta el empuje de Morena, no contaban con que el llamado de AMLO a hacer el seis de seis en las boletas arrasaría. Además, del voto antiPRI cuyos votos fueron capitalizados por el PAN de gran presencia en la capital yucateca.


La poesía de la derrota: Estos contratistas ganaron más que AMLO.


“Es una forma de votar que creo que no le hace nada bien a la democracia de nuestro país, no votamos por el que realmente queremos, o el que tiene las mejores propuestas y ha hecho las cosas bien, sino que votamos por el que tiene posibilidades de ganar, la gente en nuestro distrito votó por quien creyó que tenía posibilidades de ganarle al PRI”, analiza Adrián, activista con estudios en evaluación de política públicas en la Universidad Complutense de Madrid.

Martínez del Toro, por su parte, cree que la figura del “ Bronco” fue un hándicap que jugó en contra para su candidatura, ya que debían doblar esfuerzos para explicar por qué eran diferentes a él.

Publicidad

La otra clave, como en el caso de Paola, fue la diferencia en el financiamiento. “Los recursos toda la campaña fueron insuficientes, especialmente los humanos”, explica la joven diseñadora gráfica, quien se cuestiona por qué no lograron sumar más personas al proyecto político que formaron.

Además de las complicaciones para abrir cuentas bancarias que avalen la candidatura y la recolección de firmas, los excandidatos independientes coinciden en que hacen falta establecer un piso más parejo para los participantes, que todos compitan bajo las mismas circunstancias, de lo contrario las candidaturas independientes servirán para poco.

Piso disparejo

Al finalizar el conteo de votos, Adrián Gorocica, el único sin partido en busca de una curul en el congreso local, sumó 7 mil 302 votos, con 90 días de campaña a cuestas en los que realizó 80 eventos y gastó 246 mil pesos de financiamiento público más otros 149 mil que le donaron sus simpatizantes. En su caso, el dinero no fue determinante como el efecto de AMLO y lo arraigado de las bases sociales en partidos como el PAN.

Adrián quedó debajo de los candidatos de la coalición entre PAN y Movimiento Ciudadano, del representante del PRI y el Partido Verde y de la coalición encabezada por Morena. Aunque también les ganó a los candidatos del PRD y Nueva Alianza.

“Once mil votos para el tipo de elección que tuvimos, consideramos que es un resultado positivo, independientemente de que no se haya logrado ganar la elección nos hace sentir orgullosos que ellos (los partidos) con todo el dinero al final ganaron, pero con el voto duro, no sacaron más votos de los que normalmente sacan”, dice Adrián, quien aprovecha que ya no hay campañas para relajarse y visitar los negocios de sus amigos.


Adiós a Los Pinos. Los manteles largos de Peña Nieto.


En el caso de Alejandra del Toro, terminó ubicada en el sexto lugar con 4 mil 108 votos, detrás de los candidatos de PAN, la coalición Juntos Haremos Historia integrada por Morena, PT y PES, el PRI, Movimiento Ciudadano y el Partido Verde. Durante su campaña política, la candidata regia de wikipolítica llevó a cabo 74 eventos con vecinos y gastó un total 122 mil pesos, con 112 mil en donaciones. En contraste, Claudia Caballero, la candidata ganadora del PAN utilizó 433 mil pesos, realizó 38 eventos y recibió 439 mil pesos del erario.

“De los wikis, nosotros éramos los que menos recursos teníamos, nos dieron 10 mil, pero se nos fueron casi 3 mil en comisiones de la cuenta bancaria, entonces teníamos 8 mil para campaña, lo demás fueron donaciones que afortunadamente nos hizo la gente”, señala Martínez del Toro, quien apenas se ha dado tiempo para ir al estadio con amigos a ver un partido de los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), su alma mater.

Publicidad

Además de Alejandra, las elecciones neoleonesas tuvieron otras 92 candidaturas independientes contendiendo por un cargo local. Sólo cuatro ganaron una alcaldía, como Miguel Treviño, ex jefe de la Oficina Ejecutiva del gobierno de Nuevo León con “El Bronco” e hijo del panista Humberto Treviño, quien venció San Pedro Garza García en medio de un contexto social que lo favorecía.

En tierras tapatías, Paola Flores gastó en total 214 mil pesos, de los cuales 190 fueron aportaciones de simpatizantes. Con ese dinero, realizó 140 eventos, 60 más que el candidato del Frente. La votación por el distrito 13, tuvo otro candidato independiente, el académico de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Arturo Gleason quien apenas pudo cosechar 2 mil 837 votos.

Flores y Gleason fueron parte de las 19 candidaturas independientes que participaron en las elecciones para diputados en el congreso local. En total 57 independientes buscaron un cargo local y sólo Daniel Carrión en Sayula y Luis Ruelas en Villas Corona se quedaron con la alcaldía.
Además de Paola, ocho más pertenecían a la red Vamos A Reemplazarles. De haber sido un partido político, habría sumado más de 261 mil votos y sería la quinta fuerza política de Jalisco, detrás de Movimiento Ciudadano, Morena, PRI y PAN.

Sigue la campaña

Cuestionados sobre las cosas que deben cambiar para obtener mejores resultados en los comicios intermedios del 2021, los excandidatos de la red Wikipolítica son conscientes de que el trabajo no puede pausarse y retomarlo dentro del tres años, por el contrario, deben seguir construyendo sobre lo que ya cimentaron durante la recolección de firmas y los 90 días de campaña.

Con la experiencia que les dejó hacer política austera en medio de una contienda presidencial, Alejandra del Toro cree que para que los independientes puedan obtener mejores resultados es indispensable empujar legislación que reduzca los privilegios a los partidos políticos para que no sean “ grupos de poder” que cuentan mucho y sirven poco.

Publicidad

“La legislación de los partidos y las candidaturas independientes nos queda mucho a deber, la falta de debates, el piso que no está parejo, los recursos, hay muchas cosas que se deben ajustar, desde lo más técnico legislativo”, considera Alejandra, quien además sabe de la importancia de realizar pedagogía política para conocer a fondo el territorio donde van a trabajar los próximos años.


La factura que mece la cuna. Estos son los contratistas del gobierno que alertan contra el populismo.


Paola Flores también apuesta por la pedagogía para mejorar el contexto político. “En jalisco tendría que haber más pedagogía política, tiene que haber voluntad clara de hacerla desde todos los lugares”, comenta a Vice, quien además apoya una reforma que establezca equidad entre los competidores, que evite las coaliciones para acumular recursos, además de la profesionalización del INE durante las elecciones, donde los voluntarios estén mejor capacitados, los conteos sean más rápidos y los procesos de votación no sean tan largos.

En tanto, Gorocica piensa que si alguien quiere participar con una candidatura independiente en las siguientes elecciones deben comenzar a construirla ahora mismo. Salir a las calles, platicar con los vecinos y diseñar una estrategia para tener posibilidades reales dentro de tres años. “Hay que hacer la reflexión de si las candidaturas independientes, más allá de lo que significan que no son un partido político, siguen siendo opciones viables, porque tenemos el ejemplo de Jalisco con más de 200 mil votos y no pasó nada, a diferencia de los partidos que con pocos votos a la presidencia municipal tienen un regidor”, comenta Adrián.

A un mes de que tuvieran lugar unas votaciones paradigmáticas para el curso político de México, los independientes calibran sus estrategias para llegar a más gente y colarse como tomadores de decisiones, ya que tienen clara una máxima que se repite dentro del wikipolítica, donde si ellos no intentan hacer política diferente, otras personas lo seguirán haciendo y no terminará de gustarles.

“Los aprendizajes han sido muchos y el más grande saber que no estamos solos, no somos 20 no somo 100, no somos mil, somos muchas personas en varios estados que estamos convencidas que tenemos que hacer las cosas diferentes y es algo que no podemos dejar de lado los siguientes 3 años, somo más que la wiki, somos muchísimas personas”, señala Alejandra del Toro a Vice.

Enrique Alvarado en Twitter: @kikin_agz

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs