Actualidad

Alguien destruyó la estrella de Hollywood de Trump con un zapapico

El joven de 25 años aparentemente sacó la herramienta de un estuche de guitarra antes de entregarse a la policía.
Drew Schwartz
Brooklyn, US
ÁG
traducido por Álvaro García
26.7.18
Foto por Victor Park/Loudlabs vía Twitter

La estrella de Donald Trump en el Paseo de la Fama de Hollywood se ha convertido en un objetivo fácil para las personas que buscan desahogar su ira contra el presidente: la han cubierto de graffiti, dejan que sus perros se caguen en ella, la bloquean con pequeños muros fronterizos. Pero el miércoles, alguien aparentemente decidió borrar la estrella de la faz de la Tierra, mediante los golpes de un zapapico, hasta que quedó reducida a una pila de escombros.

De acuerdo con NBC Los Angeles, un hombre se acercó la estrella en las primeras horas de la mañana del miércoles, sacó un zapapico de un estuche de guitarra y se dispuso a destruirla. Y en un acto aún más extraño que sacar una herramienta minera de un estuche de guitarra, el sujeto fue directamente a la estación de policía para contarles lo que había hecho. No hay información sobre el nombre o el motivo del joven de 25 años, pero entre las amenazas de Trump a Irán, su complicidad con Putin, poner en grave peligro la resolución alcanzada en el caso de Roe v. Wade, y separar a los padres inmigrantes de sus hijos, hay mucho material como para provocar la ira de cualquiera.

Es la segunda vez que alguien ha destruido por completo a la estrella de Trump en el Paseo de la Fama, que le fue otorgada en 2007 por su papel en The Apprentice. En 2016, un tipo disfrazado de trabajador de la ciudad demolió la estrella con un mazo, alegando que quería subastar las piezas para apoyar a quienes habían acusado a Trump de acoso sexual. Si el vándalo del miércoles recibe una pena con los mismos cargos que su predecesor, podría enfrentar hasta tres años de prisión, aunque el primer vándalo sólo tuvo que cumplir 20 días de servicio comunitario y una multa de 4,400 dólares, informa NBC LA.

La última vez que fue demolida, la estrella de Trump tardó aproximadamente un mes en ser reconstruida, así que no debería pasar demasiado tiempo antes de que el nombre del presidente vuelva al Paseo de la Fama, listo para que la próxima ronda de manifestantes le dibuje esvásticas, le pinte dedo y la orine, hasta que llegue a destruirla el siguiente tipo con equipo de construcción pesada.

Sigue a Drew Schwartz en Twitter.