a
Imagen editada vía.
Cultură

Lágrimas, culpas y reclamos: así fue el último informe de Peña Nieto

El punto final al guión de un sexenio que tuvo más sombras que luces.
3.9.18

Artículo publicado por VICE México.

El día de hoy, a tres meses de dejar la presidencia de México, Enrique Peña Nieto, ofreció un mensaje por su sexto y último informe de gobierno. En un largo discurso, acompañado de spots, habló de los logros y errores durante su administración.

Además de estar acompañado por su gabinete y sus colaboradores cercanos, al evento, realizado en Palacio Nacional, asistieron decenas de personajes destacados del sector empresarial como el magnate Carlos Slim y Emilio Azcárraga, presidente del consejo de administración de Televisa, la televisora más importante del país.

Publicidad

Pero a pesar de que en días previos, mediante algunos videos, reconoció las fallas que tuvo en casos puntuales que marcaron su mandato, hoy lo tuvo que hacer de nuevo en varias ocasiones, aunque dedicó más tiempo a hablar de los objetivos conseguidos en su gobierno.



En un discurso que duró más de dos horas, y que recordó los extensos informes presidenciales del siglo pasado, el presidente presumió las reformas impulsadas en los primeros años de su gobierno, la etapa más exitosa de su mandato.

Habló de las reformas laboral, energética, hacendaria, electoral y educativa, entre otras. Esos cambios a las leyes mexicanas fueron vistos con buenos ojos por la comunidad internacional e incluso, en aquel tiempo, le valieron una portada en la prestigiosa revista TIME con el título: “Salvando México”. En ese sentido, señaló al inicio de su mensaje: “Las reformas son, sin duda, el logro más importante de esta administración”.



Sin embargo, a raíz de la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa en septiembre de 2014, la popularidad del presidente se vino abajo. Fue un nocaut a su popularidad del que ya no pudo levantarse, debido a los reclamos constantes porque aún no se sabe del destino de los 43 jóvenes.

Por eso, llamó la atención que durante su discurso reconociera: “Estoy consciente de que no alcanzamos el objetivo de recuperar la paz y la tranquilidad para los mexicanos en todos los rincones del país”. Y es que la seguridad fue un reclamo constante de los ciudadanos durante su sexenio, el cual ha alcanzado cifras históricas en homicidios, colocando a México como uno de los países más peligrosos de América Latina.

Publicidad

En contraste, Peña Nieto remarcó que durante su administración se implementó el Nuevo Sistema de Justicia Penal, y se salvó al Instituto Mexicano del Seguro Social, la institución sanitaria más importante del país, de la quiebra. Aunque reconoció: “No en todas las asignaturas alcanzamos los objetivos propuestos”.

El mensaje fue una extensa carta de despedida a los ciudadanos, en un momento en que ni él, ni su partido, el PRI, gozan de aprobación en el país. Prueba de ello, es la apabullante victoria de Andrés Manuel López Obrador en las urnas el pasado 1 de julio. A él, lo felicitó por su triunfo, le deseó éxito para guiar al país y aseguró que durante su sexenio se sentaron las bases para que el próximo gobierno pueda llevar a México al crecimiento.



El discurso optimista, que fue interrumpido 30 veces por los aplausos de los asistentes, contrastó con los mensajes que en tiempo real escribieron cientos de ciudadanos en el canal de YouTube de la presidencia.

Se quejaban por los casos de corrupción más significativos del sexenio, como la Casa Blanca —en la que se vio involucrado un contratista del gobierno con la construcción de la lujosa casa de su esposa—, la Estafa Maestra —en donde dependencias gubernamentales desviaron cerca de 200 millones de dólares a empresas fantasma— y los procesos penales contra exgobernadores de su partido por estar acusados de distintos delitos como desvío de recursos o delincuencia organizada.

Publicidad

Otro de los momentos más polémicos en las redes fue cuando dijo que su gobierno ha sido respetuoso con la libertad de expresión. No faltó quien le recordó, que durante su sexenio han sido asesinados cerca de 50 periodistas, que hay decenas de comunicadores desaparecidos y se han registrado aproximadamente 2 mil agresiones a la prensa.

Mientras que Peña Nieto hablaba de sus logros y el legado que deja como presidente a millones de mexicanos, las redes ardían en su contra. “Dice el presidente que en este país vamos por buen camino. ¿De qué país habla?”, señaló uno de los mensajes que inundaban la red.

Si bien algunos analistas políticos reconocen que Peña Nieto hizo un buen manejo de la economía mexicana a pesar de los vaivenes internacionales, otros han señalado que deja un país de fosas, desaparecidos y feminicidios. Incluso, algunos señalan que la negociación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos es más un triunfo del gobierno que asumirá funciones el próximo 1 de diciembre que del suyo.


Te explicamos el TLCAN con peras y manzanas


Y aunque hay posiciones encontradas, hoy la encuestadora Consulta Mitofsky, lo ubica con 18 por ciento de popularidad que contrasta con el 54 por ciento del presidente electo.

Al final de su discurso, reconoció la labor de cada uno de sus colaboradores y les dedicó un emotivo mensaje a sus hijas que lloraron ante las palabras de su padre. Lo que también generó reacciones negativas en las redes ya que durante los seis años que duró su gobierno los mexicanos reclamaron una y otra vez la vida de lujos que presumían las jóvenes.

“Ha sido el más alto honor de mi vida, servir a México como presidente de la República”, fueron las últimas palabras que dijo antes de que comenzara a sonar el Himno Nacional e iniciara una larga de despedida, con apretón de manos, de los asistentes.

Así culminó el mensaje de despedida de uno de los presidentes más criticados en la historia del país. Fue una agridulce ceremonia que sirvió para ponerle el punto final al guión de un sexenio que tuvo más sombras que luces.