VICE News

Reos aprovechan la desgracia en Puerto Rico para escapar de prisión

La fuga de 13 personas se produjo cuando fueron evacuados por el huracán. Hasta el momento las autoridades desconocen su paradero.
Imagen vía EPA.

Trece prisioneros aprovecharon el huracán María, y el caos que ha dejado a su paso, para escapar el jueves pasado de una prisión en Puerto Rico.

La fuga se produjo después de que 900 reos en la prisión oriental en Río Grande, localizada al este de la isla, fueron evacuados. Estos fugitivos se han convertido en un verdadero dolor de cabeza para el sistema penitenciario que incluye una prisión federal y otras 30 locales.

Publicidad

Desde entonces, la Oficina de Prisiones de los Estados Unidos comenzó a evacuar a presos de la prisión federal de Guaynabo—donde están recluidas 1,389 personas— ya que existen "dificultades para asegurar suministros y mantener el poder".


Recomendado: El sheriff de Pasco, Florida, pidió a la gente no disparar al huracán Irma.


Una semana después de que el huracán golpeó la isla, se sabe muy poco sobre las condiciones de los reclusos que viven en las cárceles de la isla, que se localizan cerca de las zonas de inundación de alto riesgo.

A medida que pasan los días sin comunicación, las familias de reclusos en Puerto Rico están cada vez más desesperadas por obtener noticias sobre sus seres queridos, a quienes no han podido visitar desde el 18 de septiembre, cuando azotó el huracán.

La línea telefónica y el sitio web del Departamento de Correcciones y Rehabilitación no se encuentran habilitadas, y muchas personas han intentado sin éxito preguntar por sus familiares a través de Facebook.

Erik Rolón, secretario del Departamento de Correccionales y Rehabilitación, dijo el martes que la oficina central del departamento está inundada pero las instalaciones penitenciarias sufrieron "daños menores".

Aseguró a los familiares que el departamento mantiene a los reclusos seguros.
"Toda la población penitenciaria está viva", dijo Rolón a el periódico El Nuevo Día.


Recomendado: Huracán María arrasa República Dominicana tras golpear Puerto Rico.

Publicidad

"Entiendo la importancia de ver a la familia, más en tiempos difíciles como estos, pero eso depende de lo rápido que nos recuperemos como país. Mi meta es que quizás la próxima semana podamos tocar el tema".

Una mujer que ha estado tratando de llegar al Departamento de Correcciones y Rehabilitación dijo a través de su página de Facebook que su hijo está preso en una prisión en Guayama, localizada al sur del país.

"Vivo en San Antonio (Texas), por eso estoy tan preocupada", dijo Lorna Yamira Colón, de 41 años, a través de esta red social. "Mi familia no ha podido comunicarse con nadie y es demasiado difícil para ellos llegar a la prisión de Guayama ahora".

Durante el huracán Katrina, funcionarios de Nueva Orleans abandonaron a algunos presos en sus celdas inundadas durante varios días, lo que provocó el caos. Después de que el huracán Harvey golpeara a Houston en agosto, los reclusos reportaron terribles condiciones en la prisión federal, incluyendo la escasez de alimentos e inundaciones con aguas residuales.

Sólo el 27 por ciento de la población en Puerto Rico tiene servicio de telefonía celular, lo que hace muy difícil que la gente se comunique con las autoridades o llame al 911.

La policía de San Juan reportó varios robos el martes, según El Nuevo Día. Funcionarios dijeron que han hecho 43 arrestos por violar la "ley seca", que prohíbe la venta de alcohol, y 11 arrestos por violaciones al toque de queda.

La superintendente de la Policía de Puerto Rico, Michelle Fraley, dijo el miércoles que su agencia carece de oficiales y recursos, "abriendo la puerta para que no se puedan prevenir las invasiones y otros tipos de crímenes".

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsES