Todas las imágenes por Davit Ruiz

'Si Instagram nos censura, la foto va a estar en todas las calles de Madrid'

Soy Una Pringada, King Jedet, Milo y Sindy Takanashi han empapelado Madrid con la foto censurada por Instagram en la que King Jedet aparece haciéndole un 'cunninlingus' a Sindy.

por Ana Iris Simón; fotografías de Davit Ruiz
|
06 Abril 2018, 2:59pm

Todas las imágenes por Davit Ruiz

El 21 de marzo King Kedet, Soy Una Pringada, Milo y Sindy Takanashi subieron una foto a Instagram que fue censurada al instante. "Menos a mí, que tenía la cuenta verificada, a todas ellas se la censuraron", me cuenta Jedet. Hoy, 6 de abril, quedamos con todos ellos en Malasaña antes de que empapelen Madrid con la imagen en cuestión, en la que Milo y Soy Una Pringada aparecen chupándole los pezones a Sindy, que está completamente desnuda, y King Jedet hace lo propio con su coño.

"Ahora hemos decidido pegar carteles en la calle con la foto, hacer camisetas y donar todo lo que consigamos vendiéndolas, pero inicialmente esto no era ningún proyecto, surgió de la nada", comenta King Jedet. "Fuimos a la inauguración de las nuevas oficinas de VICE, robamos unos sacacorchos, unas botellitas de vino, nos lo pasamos muy bien, y cuando llegamos a casa nos pusimos a hacer fotos".

"De hecho, hay algunas más fuertes que esta", dice Sindy, a la que le borraron la imagen de Instagram incluso cuando le puso flores a los pezones y a la vagina y le cerraron la cuenta del colectivo centrado en la diversidad que ha creado, MOODBOO.

"Las imágenes más locas están en una cámara desechable de Esty", comenta, y Soy Una Pringada asiente mientras mezcla con agua el pegamento que después usarán para pegar los cientos de carteles que han impreso.

"Aunque recibimos muchos comentarios positivos después de subirla a redes y que la censuraran, pasó también que mucha gente se escandalizó", añade Sindy. "Dijeron cosas como "Vaya puto asco de gorda", dijeron que Jedet tenía que hacerse pruebas de ETS porque salía comiéndome el coño y soy extrabajadora sexual... pero bueno, forma parte del estigma con el que tienen que cargar las trabajadoras sexuales y con el que tenemos que cargar también las que ya no ejercemos como tal", concluye.

"La gente se escandalizó mucho. Hay mucha gente que va de liberal, de que lo que quiere es libertad, pero al final la quieren solo para los porros y cuatro cosas más, y cuando ve un desnudo se escandaliza", dice Milo. "Sobre todo en el mundo en el que nos movemos, todos van de punks, todos van muy de "mira cuántas putas me follo", porque encima llaman así a las mujeres, "mira qué guay soy, mira cuánto dinero tengo y cuánto me drogo"... pero luego se echan las manos a la cabeza por ver un cuerpo", dice King Jedet.

Bajan la calle Fuencarral con todo preparado para la pegada de carteles y una adolescente les pide una foto. "La noche que subimos la foto perdí 2.000 seguidores, pero me da igual porque también gané seguidores, y seguidores de calidad. Gente que nos apoya porque está en contra de la censura y a favor de la normalización del cuerpo", dice. "En cuanto la subimos le mandé un audio a mi madre contándole que nos habíamos hecho una foto que quizá la ofendería. Cuando la vio me dijo que eso se había hecho desde siempre, que a quien le ofendiera esa imagen tenía dos tareas: ofenderse y des ofenderse".

Mientras pegan los primeros carteles, Sindy Takanashi me cuenta que todo el dinero que recauden vendiendo la edición limitada de camisetas que lanzarán el próximo lunes, en las que aparece la foto censurada, será donado a la Fundación Chrysallis, que ayuda a menores transexuales y a sus familias.

"Se venderán a través de MOODBOO y decidimos donarlo porque no queremos ganar nada con esto. Elegimos darle el dinero a Chrysalis porque consideramos que, actualmente, el colectivo trans es uno de los que más oprimidos están. Pero teníamos varias opciones, nos ayudó a encontrar organizaciones Topacio Fresh. Nos sugirió otra asociación de prostitutas retiradas, una de personas del colectivo LGTBI a las que habían echado de casa.... pero trabajaremos con más asociaciones próximamente. MOODBOO se va a dedicar a hacer acciones para recaudar dinero para distintas asociaciones.

El día 28 de mayo tenemos un evento organizado para el que nos han ayudado las chicas de Políticas de Género y Diversidad del Ayuntamiento de Madrid, es un taller de defensa personal para mujeres. Todo lo que ganemos lo donaremos a CAVAS, una asociación que ayuda a mujeres que han sufrido violencia machista o agresiones sexuales. También tenemos pensadas acciones para ayudar a las trabajadoras sexuales, al colectivo trans, acciones relacionadas con el antirracismo... ayudaremos lo que podamos a todos los colectivos oprimidos que podamos".

Mientras pegan carteles bajo la lluvia, Soy Una Pringada me habla sobre el texto que acompaña a la foto, PANK. "No hay nada más punk que hacer algo mal, así que por eso la A". Cargan con un cubo con pegamento, un cepillo de barrer para extenderlo y cientos de carteles y octavillas con la foto. "Cuando la subimos nos mandaron un cuadro que es igual, pero nosotros no lo habíamos visto antes de hacerla. Esa es la magia, que imitamos al arte sin querer", me dice antes de que me despida de ellos. Les espera una tarde larga empapelando Madrid con la foto que Instagram no quiere que veamos.