FYI.

This story is over 5 years old.

argentina

Tras su histórico paso por Cuba, Obama aterriza en una Argentina caliente

La visita del presidente estadounidense representa un espaldarazo al nuevo gobierno argentino pero a su vez despierta fuertes críticas por la coincidencia con el 40º aniversario del golpe de Estado.
23.3.16
Obama y su familia bajan del avión presidencial en el aeropuerto argentino de Ezeiza. (Imagen por Silvina Frydlewsky/EPA)
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Tras una visita a Cuba tan histórica como tensa, Barack Obama aterrizó hoy en la Argentina, donde lo espera una agenda no menos incómoda.

Durante las 36 horas que permanecerá en suelo argentino, el presidente estadounidense deberá soportar diversas manifestaciones anti estadounidense y participará de un acto oficial en el que habrá referencias al polémico rol de los Estados Unidos en la última dictadura militar.

Publicidad

Si La Habana lo recibió con una intensa lluvia caribeña, como quedó inmortalizado en las históricas fotos descendiendo del Air Force One, para su estancia en Buenos Aires se pronostica un clima caliente. Y no precisamente por motivos meteorológicos.

Es que la visita oficial del mandatario demócrata coincide con el cuadragésimo aniversario del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976, una fecha sensible para la memoria colectiva de los argentinos.

Además, se trata del regreso al país de un presidente estadounidense tras el escandaloso paso de George W. Bush en 2005, que estuvo marcado por los desencuentros diplomáticos entre ambos países y finalizó con una masiva manifestación anti imperialista comandada por el entonces presidente Néstor Kirchner, su esposa Cristina Fernández de Kirchner y el venezolano Hugo Chávez.

Al respecto, en una reciente entrevista con CNN en Español, Obama sostuvo que las políticas de los gobiernos kirchneristas "fueron siempre anti norteamericanas" y que "recurrían a una retórica que data probablemente de los años 60 y 70, y no a la actualidad".

En cambio, sobre el flamante gobierno de Mauricio Macri, sostuvo que "su objetivo es brindar el tipo de apertura, transparencia, competitividad y progreso dentro de la Argentina, que permitirá que personas increíblemente talentosas, con maravillosos recursos naturales, prosperen de un modo que no ha ocurrido por mucho tiempo".

Raúl Castro denuncia el doble rasero de EEUU en materia de DDHH durante su reunión con Obama. Leer más aquí.

Mientras el gobierno argentino destaca la visita como un claro espaldarazo a la nueva dirección de la administración, para los referentes de la izquierda, recibir a un presidente estadounidense justo en el aniversario de la dictadura es políticamente incorrecto, en sentido más literal del término.

Según denuncian las organizaciones de derechos humanos, como Abuelas de Plaza de Mayo, el gobierno de Estados Unidos fue al menos cómplice de las atrocidades cometidas durante la década del setenta por los gobiernos militares en diversos países de América Latina.

Publicidad

"La dictadura de 1976 contó con el financiamiento, adoctrinamiento y coordinación de los Estados Unidos", sostuvo en diálogo con VICE News Adolfo Pérez Esquivel, quien recibió el premio Nobel de la Paz por su compromiso con la democracia en aquellos años de plomo.

"El presidente no puede desconocer que su país tiene muchas deudas pendientes con el nuestro y con muchos otros", agregó el activista, quien aprovechó el viaje de Obama — también merecedor del Nobel de la Paz en 2009 — para enviarle una carta en la que, por otra parte, lo diferenció de su antecesores en el cargo: "En su respuesta, él me ha reconocido que su país viola los derechos humanos y ha mencionado su voluntad de terminar con este capítulo de la historia de Estados Unidos".

Parte de la verdad podrá revelarse pronto, cuando el gobierno estadounidense desclasifique sus propios archivos militares y de inteligencia sobre la dictadura argentina, como anunció la semana pasada la Casa Blanca.

Este gesto de Obama hacia la Argentina fue elogiado por todo el arco político local. No será el único: mañana el mandatario participará del acto conmemorativo oficial en el Parque de la Memoria de Buenos Aires, al que además de Macri también asistirán familiares de las víctimas del terrorismo de Estado.

Luego, Obama y su familia partirán a hacia la Patagonia argentina, donde descansarán en el idílico hotel Llao LLao de San Carlos de Bariloche, continuando con la tradición de ex presidentes como Dwight Eisenhower y Bill Clinton.

Activistas de DDHH en Argentina temen que la historia de la dictadura sea reescrita. Leer más aquí.

Nuevo vínculo

Más allá de la carga simbólica de la visita, la presencia de Obama representa para la Argentina la oportunidad de reencauzar las relaciones bilaterales, virtualmente paralizadas durante los 12 años que los Kirchner ocuparon la Casa Rosada.

Publicidad

"La visita es muy importante para nosotros porque muestra el interés y la prioridad que la administración de Estados Unidos ha puesto en la gestión del presidente Macri", destacó en conferencia de prensa la canciller Susana Malcorra.

Con respecto a los posibles acuerdos entre ambos países, la agenda es amplia: incluye desde convenios comerciales y de seguridad hasta avances en desarrollo de energías renovables y tecnología, informaron fuentes del gobierno argentino.

La nutrida delegación estadounidense está compuesta por unas 800 personas, entre funcionarios, legisladores, agentes de seguridad y empresarios. Estos últimos mantendrán diversas reuniones con vistas a invertir en un país necesitado de dólares.

"La visita tendrá un efecto indirecto en materia económica para la Argentina", opinó en diálogo con VICE News Rosendo Fraga, analista político y director del think tank local Nueva Mayoría. Y agregó: "Se crea un marco positivo, pero las decisiones empresarias de inversión se tomarán gradualmente".

En tanto, la opinión del público parece un reflejo de la polarización política que atraviesa la sociedad argentina: según una encuesta de la consultora Poliarquía, apenas un 53 por ciento de los argentinos "cree que la visita de Obama será beneficiosa para el país". De ese porcentaje, una amplia mayoría reconoció haber votado por Macri en las elecciones presidenciales.

"Que Obama se encuentre con Macri inmediatamente después de la histórica visita a Cuba es el mayor éxito de política exterior del nuevo gobierno", dijo Fraga. Y concluyó: "Después de una década, Argentina vuelve a estar en la agenda internacional".

Sigue a Manuel Torino en Twitter: @manutorino

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs