Según un estudio, la piratería sigue reinando en la industria musical

Según un estudio, la piratería sigue reinando en la industria musical

Si aún descargas música de YouTube a través de diversos sitios web, eres parte del problema.

En el pasado se quedó Limewire y Ares. Hoy la piratería de música funciona a partir de las páginas que descargan música con el simple trasteo del link de un video de YouTube o Vimeo a su sitio. Allí, estas lo convierten en un mp3 y permiten la descarga, práctica que ha llevado a un poco más de un tercio de consumidores de música a seguir pirateando contenido, según el último informe de la Federación Internacional de la Industria Fonográfica (IFPI).

Publicidad

La investigación de la IFPI, que se publicó el 9 de octubre, se realizó en Polonia, Argentina, Sudáfrica, Alemania, México, Canadá, Rusia, España, entre otros países. En una entrevista para The Guardian, el director de penetración e investigación de la federación David Price dijo que “es relativamente fácil piratear música, lo cual es difícil de decir para nosotros”.

Además, dentro del mismo estudio, la IFPI asegura que plataformas como YouTube deberían fortalecer su política de privacidad en aras de ver cómo hacen que la música en su plataforma genere ingresos reales a sus artistas. Asimismo, Price añadió sobre estos portales de contenido en línea que “hay ciertas áreas en donde podrían mejorar en cuanto a seguridad, como un mejor cifrado”.

Por otra parte, la IFPI ya logró cerrar uno de estos portales webs que permite continuar con la piratería digital de música llamado YouTube-MP3. En cuanto a esto, el Parlamento Europeo está procesando una enmienda a su Artículo 13 que podría detener esto. La corrección, que aún no está reglamentada, dicta que “los proveedores de servicios de contenido compartidos en línea y los titulares de derechos cooperarán de buena fe para garantizar que las obras protegidas no autorizadas u otros temas no estén disponibles en sus servicios”. Lo cierto es que aún con servicios de streaming gigantes como Spotify y el consumo de música a través de YouTube, la industria de la piratería sigue reinando y golpeando a la industria discográfica.

Sigue a Noisey en Twitter .