Noticias

Lo que sabemos de la farra con orgía gay y drogas en el Vaticano

Todos hemos escuchado a nuestros amigos especular: “fijo los curas se la pasan en orgías gays con drogas”. Y, pues sí, un escándalo esta semana en el Vaticano les dio la razón.

De nuevo, el derroche y los excesos le están pasando cuenta de cobro al Vaticano.

Cuando creíamos haber conocido todas las caras posibles del desenfreno libidinoso de los curas y cardenales, ayer estalló una noticia salida de la imaginación perversa de cualquier ateo radical: según el portal italiano Il Fatto Quotidiano, la Policía vaticana intervino a finales del mes pasado para frenar una orgía gay con tipos drogados en un apartamento que pertenecía a la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Publicidad

El feliz anfitrión: monseñor Luigi Capozzi, el secretario cincuentón del cardenal Francesco Coccopalmerio, quien dirige, entre otras, el Consejo Pontificio para los Textos Legislativos.

La policía fue alertada por "el constante ir y venir" de gente hacia el apartamento y por comportamientos "inusuales" en el barrio. Entre ellos —nada raro— otro parche de cardenales. Según reportaron, después de la acción policial, monseñor Capozzi tuvo que ser internado para someterse una desintoxicación después de la fiesta tan hijueputa en la que estaba. ¿Guaro? ¿Perico? ¿Popper? ¿2c? ¿Sexo? No lo sabemos todavía.

Lo más irónico: la Congregación para la Doctrina de la Fe, el lugar donde ocurrió el reventón, es la institución encargada de la regulación y vigilancia de los abusos sexuales al interior de la Iglesia, que estaba bajo la lupa de las autoridades mundiales después del escándalo que había salido a la luz, hace unas semanas, por las acusaciones de abuso sexual reiterado del tesorero del Vaticano, el cardenal australiano George Pell. Ah, y también los señalamientos de abuso sexual sobre el cardenal alemán Gerhard Mueller, prefecto de la Congregación.

En el mismo lugar de la fiesta, según Heavy, vivió el mismo Joseph Ratzinger (antes de ser investido como Benedicto XVI), cuando era prefecto de esa misma Congregación para la Doctrina de la Fe. ¿Habrá habido fiesticas del mismo nivel en su época? Tampoco lo sabemos.

No hay certeza sobre las consecuencias que podrían caer sobre Monseñor Capozzi, presuntamente recluido en la clínica Pío XI durante su desintoxicación y luego trasladado al hospital Gemelli de Roma. Se dice que podría enfrentar cargos por la posesión de drogas ilegales.

¿Qué ha dicho el Papa Francisco? Que está rayado y "muy bravo", según la noticia de Il Fatto Quotidiano.

Que Dios los guarde en sus brazos. Y entre sus piernas.

* Manden antidepresivos, por fa.