rostros

Este escultor de dinosaurios une a Dr. Frankenstein con Dr. Seuss

Inspirado en los fósiles de dinosaurios en Montana, el artista y fotógrafo, Louis Habeck, crea esculturas de cabezas de dinosaurios.
21.7.17

Habiendo crecido en Billings, Montana, tal vez no es ninguna sorpresa, al menos en algún nivel subconsciente, que el artista y fotógrafo, Louis Habeck, comenzó a esculpir y pintar cabezas de dinosaurios. El estado es famoso por sus fósiles –esculturas propias de la naturaleza aptas para cualquier imaginación. Habeck siempre estuvo consciente del registro fósil de Montana y siempre estuvo intrigado por los dinosaurios, tanto así para tener una cabeza colgada en su pared. Entonces Habeck decidió hacer una por su cuenta.

Publicidad

Durante los últimos años, Habeck ha creado una serie de estas esculturas, agregando capas pintadas de color para darles un aire fantástico. En Ephemerality, por ejemplo, Habeck creó una cabeza tamaño real de un Triceratops. Mientras que la cabeza está pintada de negro, Habeck adornó el volumen con pintura, ésta recuerda a la gente que algún día morirá. Para Habeck, este trabajo fue una oportunidad de enfocarse en la fragilidad de la vida y la inevitabilidad de la muerte.

Winston Says One Last Goodbye

Habeck se interesó en los cuellos de los Triceratops en 2012, luego de leer un artículo sobre su función.

"Fue una elección de palabras tan específica que me dejó pensando si los Triceratops caminaban con pinturas gigantes en sus cabezas", dice Habeck. "Entonces, esculpí a un bebé Triceratops para probar el molde, el yeso, y la pintura. Luego, tres años después, me ofrecieron una residencia en el Museo de Arte de Yellowstone, y en ese momento decidí que continuaría trabajando con una cabeza real del dinosaurio".

Vera

En total, el proceso de crear la cabeza de Triceratops tomó 18 meses. Durante ese tiempo, Habeck miró los restos fósiles con los paleontólogos, talló miles de escamas, las moldeó y pintó la cabeza".

Fundir la cabeza del Triceratops fue algo difícil. Las mitades del molde, de 150 libras cada una, tuvieron que estar suspendidas en el aire para que pudieran ser maniobradas fácilmente al momento de verter el plástico y la espuma. Después de completar este proceso, Habeck pegó las dos mitades, las limpió, y comenzó a pintarlas.

Bluebell

Las vanitas Triceratops incluyen frutas y flores, que Habeck dice que eran comunes en las pinturas holandesas en los siglos XVI y XVII. Más allá de las frutas y las flores, otras imágenes comunes incluían insectos, cráneos, relojes de arena, y velas.

Publicidad

"También he estado intrigado por las mariposas", dice Habeck. "No sólo son tan viejas como los Triceratops, pero sus formas frágiles, diversas, y vibrantes dibujan paralelos con otro dinosaurios extintos".

Gregory

Habeck también ha empezado a esculpir especies más pequeñas que moldeará, fundirá y pintará, como lo hizo con la cabeza del Triceratops.

"Voy a seguir moldeando cabezas de Triceratops en los próximos años y luego tendré suficientes para un show con el que pueda viajar alrededor del país", dice Habeck. "Espero poder mostrar algunas de estas cabezas en museos de historia natural para que también pueda ser apreciado su valor científico".

Butterfly Triceratops

Mortimer

Peenkerton

Vera—Still Life With Apples, Pears, Grapes, Lillies, And Yellow Butterflies

Entra aquí para ver más del trabajo de Louis Habeck.

Relacionados:
14 Fotografías sublimes de alas de mariposas
El Internet está perdiendo la cabeza con este Shiba Inu artista
Pigcasso: la inesperada puercartista del momento