poliamor

Tres hombres se convierten en la primera 'familia poliamorosa' de Colombia

Se trata de un hecho revolucionario para el país latinoamericano.

por Sirin Kale
15 Junio 2017, 11:13am

Foto Cloud Studio vía Stocksy

Tres hombres gais de Colombia se han convertido en la primera familia poliamorosa en ser legalmente reconocida por las autoridades, y les otorgaron derechos similares a los de las personas casadas.

El actor Víctor Hugo Prada, el educador físico John Alejandro Rodríguez y el periodista Manuel José Bermúdez, firmaron los documentos legales con un abogado de Medellín. Los documentos los constituyen como una unidad familiar, con sus propios derechos de herencia. "Esto nos establece como una familia, una familia poliamorosa, es la primera que esto sucede en Colombia", dijo Prada en un vídeo ampliamente difundido por los medios colombianos.

Te puede interesar: Tres no son multitud: varias personas nos explican cómo romper con la monogamia

Los medios locales informan que los hombres hubieran celebrado la unión de cuatro personas si no fuera porque uno de sus compañeros murió de cáncer. Ahora planean celebrar el matrimonio y después se irán de luna de miel.

En América Latina, se ha considerado a Colombia como relativamente progresiva cuando se trata de reconocer los derechos LGBTQ. El matrimonio entre personas del mismo sexo fue legalizado en abril de 2016, mientras que en una decisión histórica en 2015 el tribunal constitucional eliminó las restricciones sobre la adopción del mismo sexo. A pesar de esto, como en muchos otros países alrededor del mundo, las relaciones poliamorosas no tienen reconocimiento legal.

Mientras que la poligamia (la práctica de tener múltiples maridos o esposas, aunque suele ser más común que sean esposas) es legal en algunos países por razones principalmente religiosas, las familias poliamorosas no gozan de protecciones legales similares. Pero todo un movimiento está haciendo presión para que los poliamorosos disfruten de reconocimientos legales similares a los que disfrutan las parejas monógamas. En 2015, Zoe Duff de la Canadian Polyamory Advocacy Association habló de la esperanza de que, un día, "tengamos hogares en los que nuestros cónyuges sean iguales ante la ley, y avancemos en cuanto a las pensiones, herencias y separación de bienes".

"Es una decisión increíblemente progresista", dice Myles Jackman, abogado y activista. "He hablado de cosas similares en este país durante años, y es muy alentador ver que las unidades familiares alternativas están siendo reconocidas y se les brindan protecciones legales".

Desde un punto de vista práctico, los beneficios de tal acuerdo son claros. "Legalmente, en caso de que la relación se acabe se protege a los niños. Los padres tienen derechos de visita, y los beneficios financieros pueden ser distribuidos equitativamente entre las partes pertinentes", explica Jackman.

Aparte del pragmatismo, Jackman ve este anuncio como un paso hacia delante en la lucha de las comunidades polígamas por la igualdad legal. "Es muy alentador para las personas que quieren algunas protecciones legales para las personas que poseen ciertos estilos de vida", explica. "Espero que el sistema legal sea capaz de arbitrar y adjudicar rápidamente y pasar a temas de relaciones poliamorosas y cuestiones de protección legal".