Genio Zidane

Antes de dominar el mundo, Zidane cayó frente al Madrid

Meses antes de ganar el Mundial con Francia en 1998 y años antes de convertirse en un Galáctico del Real Madrid, Zinedine Zidane tuvo que vivir el dolor de una derrota en la final de la Champions League.
3.6.17

Antes del éxito, Zidane debió toparse de frente con el fracaso… una y otra vez. En 1998, la revancha de la derrota ante Borussia Dortmund en su primer año como jugador de la Juventus llegó rápido. La oportunidad parecía perfecta para la recuperación porque el Real Madrid de Jupp Heynckes llegó a la disputa final con el agua hasta el cuello, el despido del técnico estaba cerca por la estrepitosa caída en liga y la eliminación en Copa, solo faltaba la derrota en la Champions para sellar una pésima temporada, de acuerdo con la exigencia de un equipo urgido por el título europeo, negado desde 32 años atrás.

Publicidad

A pesar de la incertidumbre sobre su juego, la del Madrid tenía una plantilla que no debía despreciarse: Hierro, Raúl, Seedorf, Morientes, Redondo, Roberto Carlos, Sanchís y claro, Mijatovich, el hombre clave de esa noche, autor del único gol que sentenció una nueva caída para la Juventus. Del lado italiano la confianza no sobraba, pero eran calificados como favoritos. La gran historia pudo pertenecerle a ese equipo dirigido por Marcelo Lippi que dejó ir dos claras oportunidades en finales consecutivas con Zinedine Zidane, 'Pippo' Inzaghi, Didier Deschamps, Alessandro Del Piero, Ciro Ferrara, Edgar Davids entre sus líneas.

Aquella noche el futbol no se desprendió de los pies de Zinedine, estaba llamado a ser la estrella del campeonato, pero el espectáculo del francés dejó poco para el recuerdo y revivió un poco los viejos reclamos por su incorporación tras la Euro del 96. Algo es seguro, ese gol del montenegrino Predrag Mijatovic da vueltas en la cabeza de los jugadores y aficionados que le vieron marcar al minuto 68 tras recortar al arquero Angelo Peruzzi. Él lo recuerda como el mejor momento de su carrera y los italianos mantienen la queja de un fuera de lugar que Mijatovic ha negado en cada cuestionamiento.

A la Juventus le faltó carácter para enfrentar al club con seis campeonatos europeos y su urgencia por volver al primer plano. El Real Madrid contaba entonces 18 años de ausencia en la final, el peso era la historia, el buen juego de los italiano dominantes se escondió en la noche determinante en Ámsterdam luego de un relajado camino sin mayores complicaciones.

Zidane fue neutralizado, el hombre clave del torneo desapareció, y le pesó la derrota, a pesar de que casi dos meses después conquistó el mundo con la Selección de Francia: "Una gran decepción. La verdad es que tras la derrota quedé tocado psicológicamente. Se me atraganta la Copa de Europa. En Ámsterdam perdí mi tercera final europea consecutiva. Perdí la de la UEFA en el 96 con el Girondins y las de la Copa de Europa en el 97 y en el 98 con la Juventus", respondió cuando la Revista Don Balón lo cuestionó sobre si el año habría sido mejor con aquel título.

De cualquier forma, si el Balón de Oro no lo consiguió por sus aportaciones en esta temporada con Scudetto para la Juventus, su actuación determinante en el año llegó con la Copa del Mundo, cuando las camisetas azules se vistieron con su nombre en la espalda. Luego de estar relegados de la actividad mundialista en dos ediciones, las esperanzas francesas se centraron en Zidane y no falló, a pesar de haberse ausentado durante dos partidos por un pisotón a la espalda de un rival de Arabia Saudita. Fue el mexicano Arturo Brizio el encargado de una expulsión que, asegura, le quitó la posibilidad de pitar la final. Echó al mejor elemento de la selección anfitriona tras una serie de advertencias.

A su regreso, el arrepentimiento de Zidane se convirtió en determinación y luego de 33 días sin marcar, sus dos anotaciones con la cabeza fueron parte del 3-0 que derrotó a la selección brasileña, invencible en finales hasta ese día. El análisis del rival por parte de su técnico fue clave en el triunfo y en la influencia del 10 en el juego: "Durante la preparación, Aimé Jacquet había insistido sobre el hecho de que los brasileños no tenían un marcaje estricto en las acciones a balón parado o en los saques de esquina". El duelo Zizou vs Ronaldo se decidió con esa copa y el Balón de Oro para el francés. El momento más especial de su carrera estuvo ahí, en ese 12 de julio del 98, y fue importante porque, de acuerdo con sus declaraciones posteriores, unió a su país.

Antes de llegar al Real Madrid para conquistar su único título de Champions League, Zidane fue líder de esa Eurocopa en una disputa contra la Selección de Italia llevada hasta la prórroga y resuelta con un gol de Trezeguet. El MVP quedó listo para ser la contratación millonaria de un encantado Florentino Pérez: 78 millones a cambio de ponerle la camiseta blanca a partir de 2001. Al año siguiente, un golazo de volea al marco del Bayer Leverkusen le dio la copa que tanto tardó en llegar a sus manos.

Este sábado, el reto es mantenerla del lado de su equipo, al que ha guiado a la segunda disputa consecutiva y esta vez él decide que no llevarán la etiqueta de favoritos.