Publicidad
11-M

15 años después las teorías de la conspiración alrededor del 11-M se resisten a morir

En la época de la posverdad y las 'fake news', las versiones oficiales son vistas con recelo

por Alba Carreres
11 Marzo 2019, 8:47am

Un memorial con velas y flores en la estación de Madrid — Atocha en el 2005. Fotografía por Susana Vera/Reuters

Hace 15 años ya del 11M. Aquel día 193 personas fallecieron y alrededor de dos mil resultaron heridas a causa de diez explosiones casi simultáneas en cuatro trenes de la red de Cercanías de Madrid entre la línea que iba desde Alcalá de Henares a la estación de Atocha, la más importante de Madrid.

Una década y media después la versión oficial de los atentados sigue pareciendo insuficiente para muchas personas, pero aún así, a diferencia de lo que ha pasado por ejemplo en alrededor de los atentados del 11S en los Estados Unidos —en los que las teorías de la conspiración se han hecho un hueco dentro incluso de la cultura popular y existen multitud de productos culturales alrededor del tema— en España, casi todas las teorías de este tipo desaparecieron del discurso público casi tan rápido como surgieron.

Y digo casi porque a no ser por las teorías esgrimidas por una serie de periodistas relacionados con los medios conservadores del país, como Pedro J. Ramírez y Federíco Jiménez Losantos, que siguen aprovechando el aniversario del 11M para lanzar de nuevo sus ataques a la versión oficial, solo se sigue hablando de ello en foros como Forocoches o Burbuja. Obviamente, no se trata de justificar a estos conspiracionistas ni de echar más leña al fuego, pero resulta sorprendente que quince años después, y con multitud de dudas por resolver, sea un tema que haya quedado olvidado.


MIRA:


La incerteza alrededor de la autoría de los atentados en un primer momento fue la gasolina que impulsó estos discursos: horas después de los hechos el entonces presidente del Gobierno, José María Aznar, atribuyó a ETA la gran barbarie que había acontecido en la capital. No fue hasta la madrugada del día 13 al 14 de marzo, cuando Ángel Acebes, compareció como portavoz del Gobierno para informar que un supuesto miembro de Al Qaeda en Europa había asumido la responsabilidad de los atentados terroristas. Tres días después, el 14 de marzo, día de elecciones, el candidato del PSOE, José Luís Rodríguez Zapatero, se convertía en el nuevo presidente del gobierno, otro de los hechos que para los defensores de la conspiración avalaría sus tesis: todo se trataría de un golpe de mano por parte de fuerzas ocultas que querían un cambio de gobierno en España.

Las teorías de la conspiración sobre lo que pasó aquel 11M y después son varias. Algunos de los elementos clave, como la aparición de una bolsa de deporte llena de un explosivo distinto al de las otras bombas, que no había estallado y que se encontró misteriosamente en la comisaría de Leganés, llevó a varios de estos periodistas a sospechar de la versión oficial que había trascendido en prensa. La bolsa además fue la que condujo hacia la cédula islamista que supuestamente había atentado en Atocha. Gracias a aquellas pistas la policía localizó y rodeó a varios miembros del comando en una vivienda de la calle Carmen Martín Gaite. El 3 de abril del 2004 hubo un tiroteo intermitente entre las seis y las ocho de la tarde Y según informaron los medios los terroristas se suicidaron horas más tarde haciendo estallar todo el piso.

“Nunca se practicaron las autopsias a los restos mortales de aquellas personas que estaban dentro del piso. ¿Por qué?”, se pregunta Cyrille Martín, autor de un documental sobre el 11M que se apoya en las teorías de la conspiración sobre el caso titulado “Un nuevo Dreyfus. Jamal Zougam, ¿chivo expiatorio del 11M?”. En él, Cyrille sostiene que el único detenido por los atentados es realmente inocente.

“Tampoco hay informes de balística que comprueben quién disparó durante el tiroteo del piso en Leganés”, asegura. “Hay muchos cabos sueltos, mensajes contradictorios, manipulación policial”. Cyrille explica que en este caso, contrariamente a otros como el de Charlie Hebdó o el 11S, sí ha habido juicio, por lo que existen muchas fuentes fiables que según él convierten en sólida la teoría que él sostiene. Una de sus principales hipótesis es que realmente Zougam es lo que se conoce vulgarmente como un “cabeza de turco”. En el documental se pueden ver las declaraciones de Jamal Zougam en las que asegura que después de su detención un policía le dijo que le habían detenido a él como venganza por no haber querido ser confidente de la policía en el año 2001. Jamal testifica ante juez que él no tenía nada que ver ni con este ni con ningún atentado.

Sin embargo encontraron sus huellas en la furgoneta hallada el 11M en Alcalá de Henares, la que supuestamente sirvió a los terroristas para desplazarse desde Chinchón hasta el apeadero de Alcalá donde se dice que tomaron los trenes. Sus restos de ADN también fueron encontrados dentro del piso desde el que se efectuó el tiroteo. Cyrille asegura que estas pruebas solo son rumores difundidos en gran parte por los medios, ya que según dice no hay ni rastro de ellas en los documentos judiciales y de las audiencias del juicio. El documentalista dice que estos rumores sirvieron para incriminarlo y culpar a un musulmán de los atentados.

Según él, hay muchos intereses detrás. “La hipótesis más creíble a fecha de hoy es que detrás de los atentados hubiera gente vinculada con los servicios secretos de la OTAN. El general estadounidense Wesley Clark desveló que el Pentagono tenía un plan para conquistar otros países después de Irak y necesitaban el apoyo de Europa para atacar. Aznar ya había avisado que Al Qaeda atacaría España y se podía prever que asumiera un discurso belicista contra los supuestos apoyos de Al Qaeda y de la resistencia Iraquí, como el régimen Sirio. Pero a los organizadores del atentado les salió el tiro por la culata cuando dijo que había sido ETA”, explica haciendo referencia a un vídeo muy citado por los teóricos de las conspiraciones en el que un general retirado de los Estados Unidos supuestamente hace público el plan para Oriente Medio de los Estados Unidos.

Lo que cuenta Cyrille es una de las muchas teorías de la conspiración que existen sobre lo que pasó aquel día. Antes de que saliera a la luz este documental la mayoría de voces críticas sobre el 11M estaban estrechamente vinculadas a la derecha española. Otros teóricos de la conspiración como Luis del Pino o Pedro J Ramírez, sostienen la teoría que los atentados fueron orquestados por los mismos servicios secretos españoles con la supuesta finalidad de que en las elecciones el voto fuera más afín al partido socialista. Contacté con varios periodistas conocidos vinculados a la izquierda española para preguntarles por qué aún a día de hoy existen este tipo de teorías y nos han contestado que no querían prestar declaraciones sobre esto, alguno de ellos alegando el respeto hacia las víctimas y sus familiares, otros que simplemente, no había nada que decir. Lo que Cyrille y otros teóricos de la conspiración sobre el 11M sostienen es que precisamente “las víctimas y sus familiares merecen saber la verdad”.

Contrariamente, la Asociación 11M ha pedido en varias ocasiones que se evite cualquier teoría de la conspiración. Ante los atentados del 17 de agosto en Barcelona, el letrado de la asociación Antonio García, aseguró que “las víctimas ya sufrieron las terribles consecuencias de llegar a un juicio por terrorismo con unos enfrentamientos para obtener réditos políticos o partidistas” y dijo que sería volver a caer en un error.

Quizás para visibilizar este respeto muchos medios han decidido no hablar del tema. En noviembre del 2015, en la edición de eldiario.es de Castilla la Mancha, se publicó una entrevista a Cyrille Martín que fue eliminada inmediatamente y se le retiró la colaboración al periodista que la escribió. El mismo Ignacio Escolar, líder del medio, escribió un artículo en el que se decía que aquella entrevista nunca debería haberse publicado.

A pesar de todo, y 15 años después, hay interrogantes que siguen abiertos. El 11M ha quedado muy atrás y nadie habla sobre ello más allá del eco de alguna teoría conspiranoica que sigue retumbando de vez en cuando. Aquel atentado marcó un antes y un después en la historia de España. El mensaje de “PAZ” se escuchó más fuerte que nunca, pero las conspiraciones siguen copando a día de hoy una página entera en Wikipedia.

Sigue a Alba Carreres en @AlbaCarreres.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.

Tagged:
conspiraciones
terrorismo
fake news
Teorías de la conspiración
posverdad