ESPAÑA

Así funciona el mercado negro de las urnas del 1-O

Hasta 150 euros por una original, y 120 por réplicas.

por Guille Álvarez
12 Febrero 2019, 5:00am

Fotos cortesía de los protagonistas

Desde que se celebró el referéndum del 1 de octubre de 2017, las urnas utilizadas para la votación se han convertido en uno de los objetos de culto del movimiento independentista catalán. Las redes se llenaron en su momento con las fotos que inmortalizaron el momento de introducir la papeleta en el recipiente elegido por la Generalitat, y posteriormente se denunciaron robos de urnas en los colegios y hasta la venta de una original por 150 euros.

Más allá de estos usos aprovechados, hubo urnas que quedaron sin utilizar, y algunas se subastaron para recaudar fondos para las familias de los exiliados y los presos políticos. También surgieron iniciativas para cubrir la cuota de mercado abierta por el objeto de moda entre los soberanistas, y se pueden encontrar pequeñas reproducciones de las urnas en portales webs, tiendas de souvenirs de Barcelona e incluso en las webs de entidades soberanistas como Omnium Cultural. Las réplicas en miniatura cuestan entre 7 y 10 euros.

urna 1 octubre con gato

La iniciativa popular más grande, sin embargo, es la de un grupo de ciudadanos que se ha organizado para realizar un pedido de urnas idénticas a las del 1-O en al menos dos ocasiones. Los impulsores de la iniciativa, Rubén y Mónica, ya hablaron tras el primer pedido —que llegó a Catalunya en julio de 2018— en el programa Versió RAC1 sobre ello y aseguraron que el encargo se realizó a la misma empresa china, Smart Dragon Ballot Expert, que produjo las urnas del 1-O para la Generalitat. El pedido mínimo, en ambas ocasiones, era de 500 unidades.

“No es un negocio, es una cuestión sentimental”, dijeron entonces los organizadores sobre la iniciativa, algo que querían destacar ante la aparición de informaciones sobre el negocio creado a raíz de las urnas. La realidad es que, a pesar de lo que comentaron los impulsores, varias urnas han corrido por los portales de compra-venta en los últimos meses, y hay personas que sí vieron la oportunidad de sacar tajada del souvenir de moda en Catalunya. A día de hoy todavía se pueden encontrar ofertas en Wallapop.

urna 1 octubre wallapop

“Un compañero de equipo había comprado alguna en el primer pedido que se hizo, y un día vi que había puesto una a la venta en Wallapop por 120 euros, así que le pregunté si tenía una para mí. Me contestó que no y me explicó que en su anuncio había recibido más de 300 peticiones de compra, una animalada. Creo que en ese momento era el único que había pensado en ponerlas a la venta”, explica Josep, que compró 30 urnas en el segundo pedido realizada.

Josep* y Maria*, una pareja de Manresa que se casará el próximo verano, habían pensado poner una urna en su boda. “La quiero meter allí en plan decorativo, para que la gente deposite sus dedicatorias, pero parte de la familia me está censurando”, comenta. “Mi amigo se ofreció para dejarme una a precio de coste. Entonces miramos dónde se hacía el segundo pedido, moví cuatro teléfonos y llegué a alguien de la ANC que me dio un formulario online para inscribirme”.

urna 1 octubre cerveza

Una vez inscritos, la pareja pensó que ya puestos a pedir una, mejor pedir alguna de más. Viendo que podían sacarse un dinero extra acabaron encargando treinta réplicas. “Si vendemos la mitad recuperamos el dinero”, pensaron. El segundo pedido se realizó el pasado mes de septiembre, pero las urnas no llegaron hasta después del día de Reyes. El día de la descarga, en un polígono de Sabadell, la organización pidió a los compradores que les ayudarán a descargar el material. “Fuimos allí a las siete de la mañana, descargamos las cajas, que contenían 12 urnas y las bridas cada una, y después pasaron lista y cada uno recogió las que le tocaban”. Josep y María se fueron para casa con su botín y, en el último mes, la pareja ha vendido casi todas las urnas y ha sacado casi 500 euros de beneficio.

urna 1 octubre descarga sabadell

“Nos queda una urna para vender, el resto las hemos vendido a 40 euros a través de Wallapop. En total habremos recibido más de 40 peticiones. Quedábamos con los compradores en terreno neutral, en un parque del centro por precaución. Imagínate que te sale un facha que te quiere calentar, nunca se sabe”, comenta Josep, receloso a la hora de entrar en detalles. Los compradores acudieron de distintos puntos del territorio, desde Tarragona hasta Andorra, la mayoría con ilusión por conseguir su propia unidad de uno de los objetos de mayor culto del independentismo catalán. Algún comprador, claro, mostró su disconformidad con el precio. “Un poco caras, ¿no?”.


MIRA:


A pesar de que los organizadores de los pedidos de réplicas prometieron que la cosa no iba de hacer negocios, los números de la operación no son transparentes. El primer pedido se pagó a 20 euros la unidad, mientras que en el segundo, la unidad costó 22 euros. Josep y María no sabían el motivo de esa diferencia de dos euros. A la Generalitat, las 10 000 urnas originales del referéndum que se encargaron desde Francia les costaron entre 4 y 6 euros, según varias informaciones publicadas en los medios. Los organizadores del pedido de réplicas sí justificaron esa diferencia de casi 15 euros. Según ellos, la gran diferencia de coste se debía a la personalización de las urnas, que vienen con los mismos ribetes rojos para sellarlas, el escudo de la Generalitat y el mismo look de "tupper con tapa negra". Las réplicas, en definitiva, son tan auténticas como las originales chinas.

urnas 1 octubre

La discreción de esta operación y el recelo de los organizadores y compradores, sigue vigente. Josep y María, por ejemplo, no quieren aparecer en el artículo con su nombre real, y otros compradores con los que he contactado no han querido participar por miedo a represalias. La pareja manresana mantuvo el contacto con los impulsores a través de correos electrónicos que no quieren compartir, “porque los pueden rastrear”. Tanto en el grupo de WhatsApp de la iniciativa como en los mails, se evitó en todo momento utilizar la palabra urna para referirse al pedido.

Lo que no se evitó, visto lo visto, es que apareciera un mercado negro de las urnas del 1-O en Catalunya. A Josep y María, con sus 500 euros en la butxaca, solo les queda decidir si pondrán la urna en su boda.

*Se han cambiado los nombres.

Sigue a Guille Álvarez en @GuilleAlvarez41

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.