FYI.

This story is over 5 years old.

El Donald Trump guatemalteco encabeza la carrera presidencial tras la primera votación

Jimmy Morales — un ex comediante conocido por actuar con la cara pintada de negro — recibió la mayoría de los votos y participará en una segunda vuelta enfrentando a la ex primera dama Sandra Torres octubre.
8.9.15
Imagen por Esteban Biba/EPA

La tumultuosa situación política en Guatemala dio un inesperado giro el domingo, el día en que los electores acudieron a las urnas a votar a su nuevo presidente. Después del recuento de votos, Jimmy Morales — un ex comediante que se hizo famoso por pintarse la cara de negro — consiguió el mayor número de votos, aunque no los suficientes como para ganar completamente las elecciones. Una segunda vuelta ha sido establecida ahora para octubre.

Publicidad

El eslogan electoral de Jimmy Morales, "Ni corrupto ni ladrón" ha funcionado como un tiro entre los votantes. Especialmente después de que el ex presidente del país, Otto Pérez Molina, viviera desde la cárcel las elecciones del domingo por su presunta implicación en una red de fraude de aduanas. Morales, de 46 años y talante nacionalista, recibió en las urnas más del 24 por ciento de los votos, más que ningún otro candidato, aunque muy lejos del 50 por ciento necesario para gobernar en el país centroamericano.

La carrera por el segundo puesto en la segunda vuelta de octubre se prevé ajustadísima. Sandra Torres, ex primera dama, rebasó al empresario conservador Manuel Baldizón, el candidato que parecía estar mejor posicionado para imponerse, en el recuento consumado a primera hora del lunes. El partido de Torres, Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), consiguió el 19,58 por ciento de los votos, ante el 19,48 por ciento obtenido por el partido Libertad Democrática Renovada (LIDER), de Baldizón.

Muchos analistas creían que Morales lo tenía muy complicado para ganar y no lo contemplaron como un candidato con verdades aspiraciones a la victoria. Morales ha sido comparado con el tempestuoso y vitriólico candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump. El flamante ganador guatemalteco se hizo popular gracias a su programa de televisión Moralejas, un espacio de humor que lleva 15 años en antena. Morales ha sido ridiculizado y criticado por su racismo contra los indios mayas y por interpretar sátira con la cara pintada de negro. Al igual que otros líderes guatemaltecos Morales también ha negado el clamoroso genocidio contra la población indígena maya cometido durante la guerra civil, un conflicto que se alargó de 1960 a 1996.

Publicidad

Otto Pérez, depuesto presidente de Guatemala, dice que rechazó un soborno de 'El Chapo'. Leer más aquí.

A pesar de que Morales no tiene experiencia, la carrera presidencial no era su primer bocado en la política. En 2011 perdió su carrera por la alcaldía. Entonces Morales recibió el respaldo y el apoyo de los miembros de la cúpula militar del país y del Partido Patriota (PP), la formación del ex presidente encarcelado, que facilitó todo el apoyo logístico a la candidatura de Morales. El inesperado ganador se presentó con el mismo partido con el que ha ganado ahora, el Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación), una formación que también tiene fuertes vínculos con los militares.

"Mi programa, en pocas palabras, está completamente abierto", proclamó Morales el domingo. Según informa la agencia Reuters, Morales afirmó también que "el pueblo será nuestro aliado en el gobierno".

Morales ha prometido que luchará contra la pobreza y que lo hará mejorando la educación y descentralizando el presupuesto general y los poderes gubernamentales. También afirmó que repartirá smartphones entre los niños guatemaltecos.

"Los medios de comunicación podrán estar presentes en todas las negociaciones, en la firma de todos los contratos y en todas las adquisiciones, de manera que pueda quedar claro quién es el responsable cuando las cosas no funcionan", explicó. Y añadió que si gana la segunda vuelta propondrá una votación popular para decidir si formar o no una asamblea constitucional paralela al gravemente desacreditado Congreso de la nación.

Publicidad

Muchos habían denunciado ya que las elecciones estaban amañadas desde el principio, e hicieron un llamamiento al aplazamiento de la votación debido al escándalo de corrupción que ha terminado con el mandato de Pérez Molina. Esta atmósfera de insatisfacción general ha provocado que muchos guatemaltecos se hayan abstenido de acudir a las urnas.

"La mayoría de los candidatos que concurren no me parecen honestos", confesó a VICE News Olivia Petronila Ajuliac, una votante de Ciudad de Guatemala. "Pero si me hubiese quedado en mi casa sin hacer nada, no habría podido opinar. He acudido a votar para manifestar mis exigencias para el futuro".

Protestas, escándalos y el dinero del narcotráfico salpican las elecciones en Guatemala. Leer más aquí.

Guatemaltecos votando en las elecciones presidenciales de 2015 en Ciudad de Guatemala. (Foto de Saul Martínez)

Según el Tribunal Supremo Electoral de Guatemala el 10 por ciento de los votos fueron en blancos o nulos. Aun así, la cantidad de votantes en estas elecciones habría alcanzado un récord histórico, con un 70,38 por ciento de participación entre los 7,5 millones de personas habilitadas para votar.

Los colegios electorales en la capital vivieron una jornada tranquila. Sin embargo, en las zonas rurales el día transcurrió plagado de episodios de violencia, intimidación, fraude y confusión. En el municipio de San Sebastián, en el departamento de Huehuetenango, al norte del país, el partido de Baldizón, el LIDER, fue acusado de haber pagado 300 quetzales (unos 40 dólares por cabeza) a los votantes para que votaran a su favor. En el municipio de Cobán, en la provincia de Alta Verapaz, el partido de Baldizón habría transportado a gente de otras partes del país para influir en el voto.

Publicidad

"Esto es una metáfora de lo corrupto que es el sistema", señaló a VICE News Helmer Velásquez, miembro de los observadores electorales. Al final de la jornada, el Ministerio Público guatemalteco informó que se habían registrado 780 quejas oficiales durante la elección.

En San José del Golfo, una municipalidad que se ha enfrentado a conflictos varios por ser el escenario en que se está construyendo una mina de oro, los seguidores del LIDER y los del grupo de resistencia La Puya, protagonizaron otra confrontación. La policía nacional de Guatemala tuvo que desplegar a los antidisturbios en la zona y detuvo a dos miembros de La Puya que habrían estado, presuntamente, tratando de denunciar al alcalde por traer a gente de fuera para votar.

La noche previa a las elecciones, una batalla campal entre los seguidores del LIDER y los del UNE en la provincia de Suchitepéquez, terminó con un balance de un muerto, cuatro heridos y 25 detenidos.

Después de la dimisión de Pérez Molina de la semana pasada, el Congreso nombró al vicepresidente Alejandro Maldonado como presidente en funciones. Está previsto que el accidental líder abandone el despacho de la presidencia en enero.

Sigue a Jeff Abbott en Twitter: @palabrasdeabajo

Reuters contribuyó a este reportaje