FYI.

This story is over 5 years old.

americas

La derrota de Evo Morales no significa que Bolivia esté girando a la derecha

La victoria del No en el referéndum del domingo niega a Evo Morales la posibilidad de acceder a un cuarto mandato. Sin embargo, los ajustados resultados exhiben que el presidente, tras 10 años en el poder, aún cuenta con apoyo.
24.2.16
Imagen por Martín Alipaz/EPA
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El gobierno de izquierda del presidente Evo Morales ha esperado hasta el último minuto del recuento antes de aceptar que ha perdido el referéndum del domingo que iba a permitir al líder indígena acceder a un cuarto mandato.

Con el 99,72 por ciento escrutado, el NO ha obtenido el 51,30 por ciento de los votos en la consulta sobre un cambio de la Constitución para posibilitar la reelección de Morales en 2019, mientras que el Sí ha obtenido el 48,70 por ciento.

Publicidad

Morales ha conseguido la mayoría de su apoyo en las zonas rurales pobres, donde su imagen es más fuerte. Algunas urnas de los rincones más remotos de los Andes o la Amazonía han tenido que ser recogidas a pie o en barco.

"Evidentemente, no nos quieren mucho [en las ciudades]", dijo Morales en una conferencia de prensa el lunes en la que se negó a aceptar el resultado parcial.

El ex cocalero aimara y líder indígena también hizo referencia al rol de Twitter y Facebook en la campaña, donde la oposición se expresó con fuerza contra su gobierno.

"No sé si nos ha faltado experiencia en las redes sociales", expresó el presidente. "Repito: las mentiras en las redes sociales nos hicieron daño, estamos convencidos de ello".

El vicepresidente Álvaro García Linera incluso fue más allá el martes. Acusó a la oposición de tratar de manipular el resultado a través de protestas fuera de los centros de votación en las zonas rurales y clamó que partidarios del "Sí" habían tenido dificultades para votar en algunas áreas.

"El resultado se va a definir con muy pocos votos y estamos atentos a que nadie le escamotee y le robe el voto al pueblo", dijo García Linera. "Es un montaje electoral y es un intento de fraude electoral que están desplegando en las últimas horas las fuerzas opositoras de derecha en contra del voto campesino y del voto indígena".

La derrota electoral en el referéndum es la primera realmente significativa en la vida política de Morales, desde su histórica victoria en las elecciones presidenciales de diciembre de 2005.

Publicidad

Morales es el primer presidente indígena en Bolivia, que obtuvo su independencia de España en 1825, a pesar de que el país cuenta con una mayoría indígena cercana al 75 por ciento de la población totoal.

Referéndum en Bolivia: Evo Morales acude a la 'fuerza' para luchar contra el 'imperio'. Leer más aquí.

Durante sus 10 años en el poder, Morales, de 56 años, ha nacionalizado la industria del petróleo y el gas, y ha realizado una gran inversión en programas sociales para los más pobres. Expulsó a la DEA del país, y ratificó el derecho de los bolivianos a cultivar y mascar hojas de coca, suave estimulante tradicional andino que paralelamente es el ingrediente clave en producción de cocaína.

Sus políticas económicas estatistas también han logrado sortear en gran medida las dificultades y conflictos constantes del modelo socialista "bolivariano" de Venezuela. El ingreso anual per capita ha aumentado de 1.233 dólares en 2006 a 3.124 dólares a finales del año 2014.

Morales fue reelegido en 2009 y 2014, y reemplazó el texto de la Constitución en 2009 mediante un referendum — la misma Constitución que ahora tenía la esperanza de modificar.

Pero el presidente también ha sido acusado de autoritarismo, incluyendo acusaciones de juicios presuntamente falsos contra políticos de la oposición, así como también de ser demasiado tolerante con la corrupción. A pesar de sus sublimes discursos evocando a la Pachamama, también ha supervisado el aumento gradual de los sectores de gas y la minería en Bolivia e incluso ha intentado construir una autopista en el Amazonas.

Publicidad

En las últimas semanas, su gobierno se ha visto sacudido tras la revelación de que una ex amante de Morales llamada Gabriela Zapata — quien tenía 18 años cuando conoció al entonces líder sindical en 2005 — ahora ocupa un alto cargo en CAMC, una empresa china que ha ganado contratos con el estado boliviano por valor de casi 600 millones de dólares durante los gobiernos de Morales.

"No creo que Morales creyese que pudiera perder", opina Ludwig Valverde, presidente de la Asociación de Politólogos de La Paz, en diálogo con VICE News. "Él propuso este referendo. Nadie se lo pidió, y ahora, después de que sus expectativas se hayan roto, no es capaz de asimilar el resultado". Valverde cree el temor de que Morales concentre demasiado poder en sus manos es lo que ha provocado el ajustado resultado del referéndum.

Argentina gira hacia la derecha: Mauricio Macri gana las elecciones presidenciales. Leer más aquí.

"Concluir que Bolivia está virando a la derecha sería un error. Este país ha tenido experiencias traumáticas con los gobiernos de la derecha, que han abusado y han sido corruptos. Lo que ha sucedido es que el MAS se ha enredado con la corrupción. Lo que los bolivianos quieren decir con este resultado es que quieren un gobierno de mejor calidad, más eficiente, más eficaz y más transparente", afirma Valverde.

También insiste en que Bolivia no está girando hacia la derecha ni siguiendo los pasos de Argentina o Venezuela.

Publicidad

A finales del año pasado los argentinos votaron un giro a la derecha al escoger a Mauricio Macri como presidente tras una era de 12 años de gobierno de izquierda encabezada por el presidente Néstor Kirchner, y continuado por su esposa, Cristina Fernández de Kirchner. En Venezuela, la oposición ha obtenido una amplia mayoría en la Asamblea Nacional, por primera vez desde finales de 1990.

Pablo Stefanoni, un argentino experto en Bolivia y editor de la revista política Nueva Sociedad, cuestiona la impresión generalizada de que la izquierda esté perdiendo terreno en toda la región. Lo que está sucediendo, según él, es que los gobiernos que han estado en el poder durante mucho tiempo están sumidos en escándalos y malas gestiones económicas.

"La derecha ha adoptado el discurso de la democracia social. Todos en América Latina estamos a favor de la inclusión social y acabar con la pobreza. Seria muy complicado ganar el poder en America Latina sin abordar esto", expresa. "Mucho de esto se trata de los propios errores de la izquierda en el poder, no de un giro hacia la derecha".

¿El socialismo latinoamericano tiene los días contados? Leer más aquí.

Sigue a Simeon Tegel en Twitter: @SimeonTegel

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs