FYI.

This story is over 5 years old.

El Manizales Grita Rock se niega a morir

Preparan sus gargantas porque este año el festival sí se va a hacer.

Este año comenzó muy mal para las escena rockera de Caldas. Apenas llegó la nueva administración de Manizales, los organizadores del Festival Manizales Grita Rock, se desayunaron con la mala noticia de que el presupuesto para el festival más importante del occidente del país se redujo en un 80%. Un patadón de la cara.

Después de convocar más de 34 mil asistentes durante la edición 2015, y de diez años de trabajo continuo, el festival estaba en un coma terminal. Rafael Echeverri, director del Grita, cuenta que el poco presupuesto que tenían no les alcanzaba para amar un buen evento y era preferible no hacer nada a realizar algo mediocre. Pero los organizadores del Grita no bajaron los brazos y en julio recibieron una inyección de adrenalina directo en el corazón que le dio un segundo aire al festival. Después de sentarse a hablar con la alcaldía y con el Instituto de Cultura y Turismo de la ciudad, consiguieron un aumento del presupuesto que les dio una base para trabajar. De ahí la organización se ha dedicado al arduo proceso de tocar puertas y buscar auspicios y apoyo no solo del municipio, sino también del departamento y la empresa privada.

La búsqueda ha tenido bastante éxito porque durante el puente de octubre se celebrará, como todos los años, el festival Manizales Grita Rock. Eso sí va a haber un par de cambios. El primero es que para lograr cubrir todos lo gastos este año habrá que pagar la entrada, la organización ha lanzado una encuesta para medir el apoyo del público y saber cuánto costará cada boleta. Lo segundo es que, por obvias razones, el cartel no va a ser que tan contundente como en otras ediciones. Pero ojo, eso no significa que no va a estar bueno, como siempre se presentarán grupos de todo el país y del exterior que la van a romper.

Fueron meses de angustia pero el festival está más vivo que nunca y ahora necesita el apoyo de todos los amantes del buen rock para que siga andando. Pero las buenas noticias no terminan ahí, según Rafael para el próximo año la alcaldía de la ciudad se comprometió a darle un buen presupuesto al Grita Rock. Por esta edición la cosa va a estar apretada, pero ahora es cuando hay que gritar más duro y ponerse la camiseta para que todo lo que ha construido este evento no quede enterado.

***