FYI.

This story is over 5 years old.

Los Viejos: Y sigue la mala leche...

Estos señores se juntan a tocar y a regarse veneno uno al otro. Se odian y aman odiarse.
6.12.11

Jacobo es un señor que toca los tambores (a doble bombo). Eustaquio es un señor que toca la guitarra (distorsión brutal). No puede saberse bien a bien qué edad rondan pero quedemos satisfechos sabiendo que ambos tienen el pelo blanco y más arrugas en la cara que un pantalón de limosnero.

Estos señores se juntan a tocar y a regarse veneno uno al otro. Se odian y aman odiarse. Gritan sus quejas seniles y se acusan y balconean entre ellos en público, cuando su alzheimer se los permite. Son la versión ojete de Slater y Waldorf de Los Muppets. Todos los rencores y malasondas que han acumulado en la vida se hacen presentes a través de sus canciones y estas suenan a hardcore estilo Corrosion of Conformity.

Publicidad

Están enojados, son intolerantes, bravucones y se oye clarito en sus rolas. Por eso su banda se llama Los Viejos. Sin mensajes en clave, sin rodeos…

Durante una de sus lagunas mentales en que no recordaban claramente que no se soportan y se encontraban cerveceando juntos, pudimos preguntarles unas cuantas cosas:

¿Hace cuánto toca Los Viejos?

Eustaquio: Un año. Desde el Halloween de 2010

¿Cada cuánto ensayan?

Jacobo y Eustaquio: Entre una y 1.5 veces a la semana… promedio.

¿Dónde se conocieron?

Jacobo: En el geriátrico de San Fernando. Con pañales y bolsa de miados.

E: Hicimos un video en donde este wey sale en patineta y se va tirando encima toda la miada de la bolsa. “Infección Urinaria”.

¿Por qué hardcore?

J: Hay influencias de muchos años de oír música…

E: La verdad no estamos rescatando nada. Cuando no andamos en nuestros asuntos nos juntamos y tocamos esto que nos gusta de hace mucho.

J: Blast-beats punketones, con cachitos de thrash, metaloso…

El hardcore está lleno de mensajes sociales. ¿Ustedes tienen discurso combativo o algo así?

E: Nos balconeamos nuestras cosas de viejos. Demostramos la doble moral que es normal de la edad. Hay cosas netas, serias, pero también sarcasmo o las peleas generacionales normales. Somos castrosos, nos chingamos.

Los dos tienen bandas aparte de Los Viejos. ¿Esto es la prioridad?

E: Sí, ya casi sacamos una grabación. Está saliendo todo muy natural. Somos el baterista y el guitarrista de Los Viejos, que además tocamos en las otras bandas.

Publicidad

Técnicamente, ¿qué tanto reto es hacer las rolas de Los Viejos?

J: Pan comido. (Risas)

J: No tenemos rolas que hayan tomado más de un ensayo en salir…

E: No nos clavamos mucho… el sonido de Los Viejos es cochino… no nos preocupamos demasiado, tratamos de sacar cosas que nos gusten.

J: Pero tampoco tocamos con miedo. Nos gusta avanzar y tocar mejor lo que hacemos.

Tienen en YouTube unos videos en vivo y unos en el estudio. ¿Las del estudio son las sesiones de lo que tendrá el disco?

E: Sí, nos estaba grabando el disco Miguel Fraíno. Él toca en Cardiel, una banda de garage muy buena y subimos un clip de batería, uno de guitarra y uno de voz de nuestra grabación. Ya estamos en la mezcla; ya falta menos para que salga.

J: Es un EP de 7 rolas. Vamos a sacar unas copias para los toquines y lo vamos a tener en internet. También está por salir el remake en video de “Infección Urinaria”.

E: Igual el disco nos lo trae la “mula” o el “camello” de los Reyes Magos… Trae de todo, la música, propuesta gráfica, cotorreo entre Jacobo y Eustaquio… todo el paquete.

En este momento de la entrevista, se acercó una enfermera a revisar “los niveles” de Eustaquio tomándolo por sorpresa y haciéndolo enojar por el susto, al grado de que la empezó a “garrotear” con el portasuero.

Mientras yo esquivaba los abanicazos, Jacobo aprovechó para sentarse a la mujer en las piernas y manosearla. Los gritos alertaron a los enfermeros y en media alharaca, escapé justo antes de ser inyectado y confinado junto con el par de alacranes seniles que acababa de interrogar.

Así se ven Los Viejos mentando madres en el tema “Infección Urinaria”:

Fotos vía Nix-Nix