FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

¿En qué piensan los tíos que me envían fotos de su polla por Instagram?

Muchísimas chicas reciben fotopollas de tíos que ni conocen ni les siguen. Yo he probado algunos métodos para intentar resolver o paliar este problema.
14.1.16

Foto enviada por la autora

Siempre he recibido fotos de pollas en mis redes sociales: Twitter e Instagram. Nunca he entendido por qué. Puede que preguntarme esto con 22 años me haga parecer una total ignorante, pero me gustaría saber qué se le pasa por la cabeza a alguien para creer que es una idea genial mandar sus genitales a alguien que no ha manifestado en ningún momento interés por verlos y a quien ni siquiera conoce.

Muchos de los que me envían dichas fotos se excusan en que yo misma tengo fotos 'picantes' subidas en mis perfiles. Este argumento, además de manido y fácilmente desmontable: primero porque hay chicas sin fotos de ese tipo que reciben fotopollas igualmente y segundo porque no suena diferente a aquellos que excusan lo que le pueden llegar a decir o hacer a una mujer por cómo va vestida. Además, en muchas ocasiones estas fotopollaslas envían por redes para ligar como puede ser Tinder sin que la otra persona las haya pedido ni insinuado que se muriese por verle el pene y en muchos casos sin prácticamente haber intercambiado más que un par de frases introductorias.

No sé si alguna vez les habrá funcionado la técnica y alguna mujer les haya devuelto un primer plano de sus genitales o le haya dicho ''¡Me encanta tu polla, mándame más!'' o se lo haya querido cepillar.

He recibido muchas fotopollas y he probado algunos métodos para intentar resolver o paliar el problema:

-Bloquear: no es lo suficientemente efectivo, siempre salen más perfiles de la nada, aunque bloquees a uno, tranquila, ya llegará otro.

Publicidad

-Responder e increpar: se excusan, se justifican o tratan de hacerte pensar que tienes la culpa e incluso te insultan

-Exponerles públicamente haciendo capturas y posteándolas: hasta cierto punto efectivo en algunas ocasiones, pero en otras el tío en cuestión está muy feliz con que más gente vea su rabo.

-Ignorar: hasta la fecha es la que ha resultado más efectiva. Cuando han visto que no contesto, ellos mismos han borrado el mensaje. A nadie le gusta que su pene y su nombre estén dando vueltas por internet.

No tengo absolutamente ningún problema ni con los penes, ni con la desnudez masculina ni con la fotografía de desnudo, pero me niego a tener que lidiar A DIARIO con fotos de pollas que no he pedido y que se amontan en la bandeja de entrada de mi cuenta de Instagram generando un pequeño vertedero de fotopenes. Para mi, el problema no va más allá de un par de minutos de asco mientras las borro, pero para muchas otras mujeres esto resulta violento y realmente molesto ¿y es que a caso no lo es? Seguro que si ese tío fuese corriendo por la calle y me intentase poner su pene delante de la cara la policía no tardaría mucho en echarle el guante, pero como siempre, el anónimato y la lejanía de internet dan a este tipo de gente total impunidad para hacer lo que les viene en gana. Llamadme exagerada si queréis, pero no creo que sea desproporcionado desear un mundo en el que no haya penes esperándome en la bandeja de entrada.

Imagen vía

Este tipo de hombres siguen un modus operandi bastante curioso: buscan y acceden a algún perfil de "tía buena que sube fotos sexys", lo que para ellos es prácticamente cualquier chica que se haya hecho una foto en bikini alguna vez en su vida, se fijan en las chicas que comentan, te dan unos cuantos likes (a veces te siguen y a veces no) y te mandan una foto de su rabo erecto, sin más, todo muy mecánico. Ni un mísero "hola", por cierto. Si ven que no les haces caso, tratan de llamar tu atención dándote like a TODAS tus fotos e incluso comentando. Es bastante patético y triste, si lo piensas. No sé qué pretenden conseguir. No sé si alguna vez les habrá funcionado la técnica y alguna mujer les haya devuelto un primer plano de sus genitales o le haya dicho ''¡Me encanta tu polla, mándame más!'' o se lo haya querido cepillar. Para mí es un misterio, pero bueno, hay gente para todo.

El cibersexo es genial, la desnudez también. Pero una cosa es eso y otra ser un jodido acosador que envía penes.

Fotos así se las mandan a muchísimas chicas e incluso crean mensajes en grupo con muchísimas chicas solo para mandar su pene. A veces incluso se las envían a menores. Como respuesta a esto cada vez hay más páginas como ByeFelipe que exponen a estos tipos por medio de capturas de pantalla, e incluso las chicas se ven obligadas a hacerlo en sus redes sociales personales o pedir por favor que no les manden más fotos así. Algunas han descubierto una forma bastante efectiva de que las dejen en paz: les responden con la foto de una polla mucho más grande que la suya y acaban siendo ellos quienes las bloquean.

El cibersexo es genial, la desnudez también (esta no tiene por qué implicar nada sexual), el que uno se sienta libre de subir sus fotografías en bolas a las redes sociales no tiene absolutamente nada de malo. Pero una cosa es eso y otra ser un jodido acosador que envía penes por correo. Por encima de todo la sexualidad debe estar basada en el respeto y el consentimiento y si te saltas esas normas, luego no te quejes de que te hagan mofa o te paguen con la misma moneda.

A mi me da que esto tiene muy poco que ver con el sexo y mucho que ver con un juego de poder: yo te mando una polla que tú no quieres ver y como no la puedes bloquear hasta que me la veas, la vas a ver sí o sí, quieras o no. Esto es mucho más sutil que se froten contigo en un transporte público, que un desconocido te ponga la mano en la pierna o cualquiera de las otras mil -por no decir millones- formas de acaso; puede que sea más sutil, pero es igual de no-consentido.