El número de los creyentes

The Wolfpack: mola salir de casa

"The Wolfpack" es un documental sobre seis hermanos que crecieron encerrados en casa y criados a base de películas.

por Daniel Arnold
11 Octubre 2015, 3:32am

Hora del desayuno para una familia cuyas vidas han cambiado dramáticamente en los últimos meses. Narayana (a la izquierda) echa un vistazo a la comida mientras su madre, Susanne, y su hermano Mukunda miran la piscina desde la ventana.

Este artículo pertenece a la revista de septiembre de VICE

De la noche a la mañana, tras pasar la mayor parte de sus vidas aislados, Bhagavan, Eddie, Glenn, Govinda, Mukunda y Narayana Angulo ha pasado de ser invisibles a estar en todas partes. Durante una semana dormí en el suelo de su habitación de hotel y reviví una especie de recreación de Hollywood de la película El náufrago, cuando el protagonista vuelve a casa, solo que interpretada por seis Tom Hanks con narices prominentes. Fue muy bestia comprobar la adoración que generan. Werner Herzog, David O. Russell, un roadie de los Journey... todo el mundo se lo quedaba mirando impresionados con los ojos como platos como si fueran donantes de esperma que conocen por primera vez a sus hijos ya crecidos. En la sonrisa de Demi Moore cabía un Big Mac entero cuando los conoció. Fue increíble. Y con cada reunión venía una larga lista de sugerencias, promesas, gente con la quien deberían hablar, ideas de los siguientes pasos a tomar.

¿Por qué ese instinto de protección por parte de todo el mundo? Criados a base de películas —así es como son presentan en el documental sobre sus vidas titulado The Wolfpack—, ¿son los hermanos Angulo la prueba de las místicas fuerzas que hacen que la gente guapa se muden a California? Sin duda. Son la prueba de que las películas aún significan algo. Pero a la vez la gente quiere saber si están mal de la cabeza o si van a acabar quemándose por la fama. Esa es la pregunta sin contestar. Y aunque yo no sea una autoridad en el tema, la voy a contestar.

¿Están pirados? Son encantadores, curiosos y cariñosos. ¿Son raros? Sí, claro. ¿Van a acabar quemados? Jamás. Solo hace falta pasar una hora con su madre —la siempre presente y alegre Susanne Reisenbichler— y todas esas preguntas quedan respondidas. De edades comprendidas entre 16 y los 24 años, los chicos tienen una profundidad emocional y filosófica mucho mayor de la que se le intuye a Quentin Tarantino. Le pregunté a Susanne cómo hizo para convertirse en el Central Park en ese pequeño escondite en el que estaban y me dijo entre lágrimas: "Fueron ellos los que me salvaron a mí".

Con su madre del brazo, sus paseos por Los Ángeles incluyen momentos de "Oh, Dios, Narayana, mira qué flores tan bonitas. ¡Eddie, mira es Capitol Records! ¡Mukunda, mira es John Travolta!". A la buena mujer se le iluminaban los ojos como faros. Entre otras cosas, actúa como un reflector. Es como una pantalla de aluminio en la oscuridad que envuelve a su familia para centrar y canalizar todo su resplandor. Ella es la guía para que encuentren su camino. Resumiendo, tienen a su madre. Y se tienen el uno al otro. Yo creo que todo irá bien.

Puedes ver la película The Wolfpack en iTunes.

El adorable hippie que es Narayana observando un pez beta en un acuario en la zona de Abbott Kinney.

El resto del clan contesta a entrevistas telefónicas mientras Eddie y Glenn se quedan dormidos en el cine del hotel London con la productora Megan Delaney.

"¡Mirad qué bebé!" Segundos después se parten de la risa ante el falso colapso de demencia de Dennis Quaid. Arriba: Bhagavan; debajo, de izquierda a derecha: Narayana, Mukunda y Govinda.

Es difícil no quedarse boquiabierto contemplando la magnitud de Los Ángeles desplegada ante ti en pleno mes de junio, pero Glenn mantiene la compostura en la azotea de Capitol Records.

Después de chocar los cinco con Van Halen, Glenn y Eddie gatean hasta la huella de la mano de Eddie The Head. ¡Eddie, Eddie, Eddie!

A pesar de que es más de los Grammy, Eddie no quiere quedarse sin su Oscar.

Eddie y Glenn disimulan mientras el hermano mayor, Bhagavan, se sientan detrás del volante de un viejo coche que estaba abierto. (Esto puede ser una mentira).

Todos estos parches están hechos a mano con tela, plástico, pintura y pegamento, exactamente igual que los famosos donuts de Randy.

En los últimos seis años, allí donde la directora Crystal Moselle ha puesto el ojo acaba produciéndose todo un boom. Mientras tanto, la supermadre Susane Resenbichler encantada como siempre.

Todo ha salido a pedir de Milhouse.

Estos jetos otra vez. Una visita a Capitol Records es un dulce alivio para una pareja de punks atrapados durante una larga semana en el negocio de la promoción.

Mukunda muestra su aprobación después de que un grupo de genios del maquillaje le hayan dejado con una corbata colombiana.

Mukunda y Bhagavan le vacilan a un Batman en Hollywood Boulevard durante una salida nocturna para comer algo.