Noisey

Del folk expansivo al rap de broma. Así ha sonado nuestra semana.

Esta semana con Space Surimi, Peter Stampfel, Weyes Blood, Lidia Damunt y Jonathan Richman.
16.11.16
https://www.facebook.com/weyesblood/

Síguenos para descubrir tu música favorita

Ha sido una semana horrible. Trump ganó las elecciones norteamericanas, murieron Leonard Cohen y Billy Miller, el mundo no parece ir a mejor. Hoy más que nunca necesitamos refugiarnos en canciones que nos ayuden a pasar el trago y calentarnos un poco el pecho. Del folk expansivo al rap de broma. Así ha sonado nuestra semana.

SPACE SURIMI: Freestyle vol. 1 Donald Trap

Ya han aparecido otras canciones sobre Donald Trump, es un nombre fácil al que odiar y del que reírse, además de dar pie al juego de palabras facilón. Así, al poco de convertirse en candidato a la presidencia ya aparecían canciones sobre Donald Trap, la última de las cuales la entregan los andaluces Space Surimi. "Racista, cowboy, soy el fucking John Wayne", cantan, antes de cambiarle el Nobel a Bob Dylan por un paquete de cigarros, mandar a Obama a Harlem y hacer un motón de chistes apocalípticos con gracia. Al mal tiempo…

PETER STAMPFEL: New Johnnie get your gun

Nos va a dar siempre igual que a Dylan le den un premio Nobel. Nos hará gracia, nos discutiremos un poco al respecto, pero luego siempre volveremos a escuchar los Fugs y a Holy Modal Rounders imaginando la canción tan divertida que harían sobre ello. Ellos fueron los grupos más alucinantes de los 60. Terroristas, alucinados, poetas, revitalizadores de una tradición musical que en sus manos era un arma política que daba muchas ganas de reír y montar un baile en casa que durase un par de días. Ahora se les llama weird folk, y algunos de los continuadores de esa tradición les sacan a pasear de vez en cuando. Jeffrey Lewis se juntó con Peter Stampfel de los Holy Modal Rounders para hacer un disco, y devolverle a un circuito que siempre fue suyo. La semana pasada sacó un nuevo disco acompañado de un montón de amigos en el que sigue en sus trece, haciendo de la tradición folk estadounidense algo divertido y lúcido aun. Peter Stampfel es el mejor, vamos a llorar mucho cuando se muera.

WEYES BLOOD: Used to be

La semana pasada pudimos escuchar por fin el nuevo disco de Weyes Blood y parece que es por fin la obra maestra de pop melancólico que veníamos necesitando. A medio camino entre Enya y Joni Mitchell, o más cercano en el tiempo, como unos Lavender Diamond sin su hipismo extremo o unos Beach House haciendo folk expansivo. "Used to be" es nuestra favorita de momento. Podremos verla el próximo 30 de noviembre en Barcelona y el 1 de diciembre en Madrid. Apuntado y subrayado.

LIDIA DAMUNT: Bolleras como tú

Primero se propuso romper "la caja grande que se llama patriarcado" y ahora se lamenta de que no queden "bolleras como tú" a pesar de los sinsabores que le trajo. Lidia Damunt siempre cantó himnos, tanto si los escribía su hermana Mabel en Hello Cuca como si lo hacía ella mismo firmando con su propio nombre, sólo que ahora no necesitan tanta urgencia. Los dos adelantos de Telepatía, su próximo disco, prometen sus letras más claras, ancladas en una realidad de la que ya no hace falta huir -aquí no hay "Aloes de 50 metros" ni "Islas mágicas"-. Incluso el ritmo es más pausado y espacioso.

JONATHAN RICHMAN: People are disgusting

La gente es un asco, eso no hace falta que nos lo diga Jonathan Richman, pero cuando él lo dice nos lo tomamos en serio. La gente es sucia, deja las habitaciones de hotel hechas un asco, no respetan nada ni nadie, les da igual quién venga detrás porque son lo peor. De eso trata la nueva canción del bueno de JoJo, que aparece muy poco después de sacar su nuevo LP, Ishkode! Ishkode! Podría servir de metáfora para muchas cosas y lo sabéis, pero él sólo canta lo que ve. No querrías darle asco a Jonathan Richman nunca, así que cuidad un poco de las cosas por favor.