Publicidad
Cultura

La marcha atrás es igual de efectiva que usar condón

Los científicos han demostrado que es igual de efectivo sacarla a tiempo que un preservativo. ¿Por qué seguimos pensando lo contrario?

por Charlotte Shane
18 Septiembre 2015, 7:42am

Foto de Carolyn Lagattuta vía Stocksy

Este artículo fue publicado originalmente en Broadly, nuestra plataforma dedicada a las mujeres.

Resulta muy difícil encontrar un método anticonceptivo más criticado que la tradicional «marcha atrás». Un método que por lo general se desprecia, se considera irresponsable y carente de planificación. Cuando un estudio reciente del Centro de Control de Enfermedades (DCC, por sus siglas en inglés) señaló que sacarla es el segundo método más común para evitar un embarazo entre los adolescentes, ponían una imagen de unos dedos cruzados, aseverando la creencia de que es un método alentado más por la esperanza y la oración que por su viabilidad biológica. En este aspecto, los adolescentes también siguen el ejemplo de los adultos. Alrededor del 60 por ciento de las mujeres adultas de los Estados Unidos dijeron haber utilizado este método por lo menos una vez en su vida. Probablemente las cifras actuales son más altas, ya que muchos no consideran que este sea un verdadero método anticonceptivo.

La cobertura de los medios sobre el estudio del DCC, que por lo general elogia el compromiso creciente de los adolescentes respecto al uso de anticonceptivos, condenó rotundamente esta técnica, «uno de los métodos menos efectivos para prevenir el embarazo». Lo que los medios de comunicación no revelan es que el estudio pone esta técnica al mismo nivel que uno de los métodos anticonceptivos favoritos de los profesionales de la medicina: el condón.

«La marcha atrás... es casi tan efectiva como los condones para la prevención del embarazo», empieza un estudio que publicó Contraception en 2014, una revista internacional sobre reproducción. Cuando se hace a la perfección —es decir, cuando el hombre saca el pene de la vagina antes de la eyaculación—, solo el 4 por ciento de las mujeres que utilizan este método quedan embrazadas en un periodo de un año. El no hacerlo bien, o de manera típica, hace que esta cifra se eleve hasta el 18 por ciento. (El índice de fracaso con el uso de condones es del 2 por ciento cuando se utiliza como se debe y del 17 cuando no se usa correctamente). Aunque se trata de una discrepancia menor, aun así se considera que la técnica del coitus interruptus es de gente irresponsable, mientras que el utilizar condón se considera un comportamiento responsable. Varios de los profesionales de la medicina con los que contacté para este artículo simpatizaban con este método pero tenían miedo de decirlo abiertamente.

«Definitivamente, existe un estigma entre muchos educadores y profesionales de la medicina», afirma Aia Manduley, educadora sexual y miembro del comité ejecutivo de la Women of Color Sexual Health Network (Red de Salud Sexual de Mujeres de Color). En parte, esto tiene que ver con la antigua creencia de que el método no es eficaz. La sabiduría popular es difícil de cambiar, y nadie quiere ser responsable de un embarazo no deseado. Incluso cuando se presentan estadísticas en las que claramente se habla de este método junto con otros métodos para el control de la natalidad, como en una reciente edición de Marie Claire , donde lo describen como un método —adivínalo— «súper arriesgado».

Varios de los profesionales de la medicina con los que contacté para este artículo simpatizaban con este método pero tenían miedo de decirlo abiertamente.

Manduley también atribuye la reticencia de los profesionales médicos a utilizar este método al miedo a contraer ETS y señala que el VIH «puede ser más aterrador y permanente que un embarazo». Rachel Jones, científica investigadora del Instituto Guttmacher y colaboradora en dos estudios importantes sobre este método, afirma que hay una percepción de que «especialmente los jóvenes deberían utilizar condón cada vez que tienen relaciones sexuales, y que nada de lo que se diga, por muy positivo que sea, debe desalentar el uso de este».

Sin embargo, la marcha atrás también se considera ridícula aunque solo se hable del embarazo. Los artículos sobre el tema suelen dirigir a los lectores hacia alternativas hormonales y el DIU sin siquiera tomar en cuenta la posibilidad de utilizar con éxito la técnica de sacarla a tiempo. Lo que significa que hay otros factores además de la preocupación por las ETS y las sensibilidades pasadas de moda.

Los intereses corporativos son otro elemento que contemplar. La FDA exige y da incentivos a los fabricantes de condones, de las píldoras anticonceptivas con hormonas y de los dispositivos que se implantan para que realicen varios estudios sobre la eficacia de sus productos. Nadie se beneficia con el método de interrupción del coito, por lo que es más difícil que alguien pague para que se hagan pruebas. Quizá lo más importante es que nadie se beneficia tanto si se promueve este método como si se fomenta la investigación sólida que ya existe al respecto. Y aquellos que la promueven se arriesgan a la censura.

También está la desconfianza generalizada hacia los productores de esperma, el resultado directo de un entorno social que insiste en tratar a los hombres como maníacos lujuriosos que no pueden controlarse cuando están excitados. La falta de confianza y de fidelidad se consideran los mayores problemas del método de interrupción del coito. Se le da demasiado control al hombre; no es capaz de hacerlo a tiempo o tal vez no sepa distinguir cuándo es el momento adecuado; o quizá ni siquiera vaya a intentarlo porque es más agradable acabar dentro.

Nadie se beneficia con el método de interrupción del coito, por lo que es más difícil que alguien pague para que se hagan pruebas.

Si bien esto puede ser una presunción razonable cuando empiezas a salir con una persona o cuando el sexo es casual, es decir, cuando es válido y sano tener cierto grado de escepticismo, también muestra un panorama muy sombrío en lo que respecta a la cooperación posible entre dos personas comprometidas —el tipo de pareja que más utiliza el método de interrupción del coito para la prevención del embarazo a largo plazo—. Manduley está de acuerdo en que el método probablemente «no es el más recomendable para la gente que acaba de iniciar su vida sexual», pero eso no significa que no sea viable para los demás. Como Rachel Jones escribió en un artículo sobre la postura contra la abstinencia, «Algunas mujeres no se sienten cómodas si dependen por completo de que su pareja la saque antes de eyacular y algunos hombres tal vez no sean capaces de hacerlo, pero eso no quiere decir que se deba promover una visión falsa de la eficacia del método».

Las mujeres con las que hablé llevaban años con ese método pero a veces sentían la obligación de decir que era algo arriesgado e irresponsable. Las que nunca se habían quedado emparazadas bromeaban con que tal vez eran estériles, una ilustración dramática de cómo inlcuso los que han probado el método y les ha resultado siguen viéndolo como algo poco fiable. Haley utilizó el método de interrupción del coito durante cinco años y medio, y se quedó emparazada cuando lo tenía planeado. Sin embargo, aún no admite lo mucho que confiaba en él. «Me daba miedo decírselo a mis amigas porque se burlarían de mí», dijo.«No sé si lo que hice fue una estupidez».

Parte de este estigma se debe al sexismo entre las mujeres, que a su vez es el resultado de aceptar la idea de que el embarazo no planeado indica una falla catastrófica de los valores y de la precaución por parte de la persona que se queda embarazada. No obstante, el concepto de la mujer bombón irresponsable que se emborracha tanto que no se toma la molestia de usar un método anticonceptivo «real» no solo es misógina, sino que es completamente errónea. Un estudio reciente en el que participó Jones reveló que muchas mujeres usan el método de interrupción del coito junto con la píldora y los condones. «Se dice que los que utilizan este método son perezosos», dijo uno de los investigadores a RH Reality Check, «pero al menos en esta prueba se demuestra que o están más motivados para prevenir un embarazo o carecen de información al respecto». Lo confirmé en mis conversaciones. Las mujeres que dijeron confiar en este método eran muy inteligentes, capaces y perspicaces. Una tenía un dinero ahorrado por si tenía que abortar y otra tenía planeado viajar a un estado donde el aborto era legal en caso de necesitarlo. Después de analizarlo bien, llegaron a la conclusión de que los otros métodos no se ajustaban a sus necesidades y tenían todo planeado en caso de quedar embarazadas.

«Se dice que los que utilizan este método son perezosos»

Como siempre, las costumbres sociales no son capaces de controlar por completo la forma de tener relaciones sexuales, y la mayoría de adultos heterosexuales cisgénero han probado este método al menos una vez aunque no necesariamente lo usan con regularidad. Es fácil ver por qué: está disponible todo el tiempo, no cuesta nada, no produce alergias, no impide el placer y no tiene efectos secundarios negativos. Si tenemos en cuenta cómo afectan los métodos anticonceptivos a las mujeres, este último punto es una ventaja considerable. Nuestra tendencia cultural es hacer caso omiso de los efectos negativos de los anticonceptivos hormonales, que incluyen cambios drásticos de humor, una disminución parcial o total del deseo sexual y un considerable aumento del riesgo de desarrollar coágulos de sangre. Esta actitud complaciente persiste a pesar de la atención reciente de los medios de comunicación sobre las demandas contra el anticonceptivo oral Yaz y el parche hormonal Ortho Evra. Pensar que estas secuelas —que podrían resultar muy graves— son indeseables pero inevitables indica la creencia de que la salud mental, emocional y física de las mujeres se ve comprometida en su búsqueda por evitar el embarazo, una noción que está lejos de la realidad.

Tampoco se tiene en cuenta que ningún método para el control de la natalidad, ni siquiera el ligamento de las trompas, hace que el coito esté libre de riesgos. Como dijo Jones, los proveedores de servicios médicos «no tienen ningún problema en defender el uso del preservativo, aun cuando puede fallar». Stacey, que nunca ha estado embarazada y lleva 13 años usando el método de interrupción del coito con parejas estables, se quedó embarazada una vez cuando se le rompió un condón y otra cuando tomaba la píldora. Otras dos mujeres con las que hablé también quedaron embarazadas mientras tomaban la píldora, lo cual, lógicamente, provocó que no quisieran volver a utilizar esos métodos. Otras dos mencionaron que tenían malformaciones uterinas que les impedían optar por el uso del DIU.

En palabras del estudio de 2009 sobre el método de interrupción del coito antes mencionado, «Si más gente se diera cuenta de que el uso correcto y constante de este método reduce en gran medida el riesgo de embarazo, podrían utilizarlo de manera más eficaz». El rechazo a la interrupción del coito como un método útil del control de la natalidad no solo es poco práctico, es peligroso; la práctica no va a desaparecer, pero la retórica actual en torno a ella no permite que se conozca su eficacia. «No podemos dar por sentadas las necesidades de las personas en el momento de elegir los métodos de control de la natalidad y tampoco podemos imponérselos», dijo Manduley. En lugar de ocultar la información o negar los estudios existentes, «los profesionales deberían educar a la gente sobre lo que está disponible y ayudarla a analizar las opciones».