FYI.

This story is over 5 years old.

Drogas

¿El lubricante de mariguana es una alternativa saludable a los poppers?

La milenaria planta psicoactiva se ha convertido en una herramienta que puede transformar la manera en que tenemos sexo.
21.7.16

Ilustración de Alex Jenkins.

Tengo un buen culo. A los chicos les gusta, y a mí me gusta también. Si bien ha hecho que varios tipos me acosen en Scruff, siempre he tenido dificultades para la penetración anal. Cuando le menciono esto a otros gays, repasan una lista de pasos a seguir: ¿Me tomo mi tiempo? (Sí.) ¿Uso lubricante? (Sí.) ¿He intentado con juguetes? (Totalmente.) ¿He intentado con poppers?

Vamos a hablar de poppers.

Los poppers son una droga popular hecha de nitrato de amilo. (A veces contienen nitrato de butilo, o incluso cycloxehl, isopentilo, o nitrato de isoamilo —químicos intensos.) Son excelentes para el sexo anal, ya que una rápida inhalación afloja el esfínter y te pone duro como una piedra. Siguen siendo legales en Estados Unidos, pero no se puede vender como una droga, sino como "aromatizante" o "limpiador de cabezales de VHS" en las tiendas de sexo. "Aromatizante" es un nombre engañoso, porque los poppers huelen a calcetines sucios mezclados con gasolina (que, debo admitir, podría ser un hedor excitante). También podrían ser peligrosos a pesar de la poca probabilidad de padecer los efectos secundarios.

Publicidad

El uso de poppers se asocia con un mayor riesgo de infección por VIH, ya que pueden duplicar la posibilidad de infección por VIH en el sexo anal receptivo, probablemente porque aumentan el flujo de sangre hacia los tejidos anales, que los hace más vulnerables a la infección. Aunque la evidencia indica que no aumentan la probabilidad de tener relaciones sexuales sin protección, esa ha sido mi experiencia personal. Con los poppers, de repente estoy dentro de alguien (o ellos dentro de mí), y se siente increíble. Soy una superestrella, pero me doy cuenta de que no existe protección entre nosotros.

A los doce minutos de haber probado el lubricante, me encontraba teniendo sexo anal con facilidad y entusiasmo. A diferencia del sexo borracho, donde a veces hay lagunas en mi memoria y errores de juicio; la sensación del lubricante puede calcularse y es sexy y nunca se siente fuera de control.

Los poppers son relativamente seguros: un estudio de 2007 los clasificó en el 19º lugar de entre 20 drogas, en su potencial de dependencia y daño físico. Pero el año pasado, un estudio reveló la prevalencia de disolventes y otros adulterantes en los poppers contemporáneos. Entonces se llegó a la conclusión de que "a veces los poppers no son poppers". Incluso le han dañado la vista a algunos usuarios. En marzo, el Reino Unido casi aprueba una prohibición nacional de poppers; Jimmy Johnson, maestro de ceremonias de la fiesta queer "Sink the Pink", contó a VICE que la propuesta "se sintió como un ataque a las relaciones gay y a las vidas de los homosexuales". Pero agradeció que el proyecto de ley abriera una conversación pública sobre sexo gay y drogas. "Todo bien", dijo, "era necesario desde hace mucho tiempo".


Relacionado: Nunca tengas sexo con tu jefe


"los poppers están teniendo un renacimiento en Londres, especialmente en los clubes alternativos gay", dijo Johnson. "Cuando circuló la noticia del proyecto de ley, sin duda surgió un movimiento para recuperar y proteger la cultura de los poppers. Algunas fiestas surgieron en Londres —Les Poppeurs, Knickerbocker, Awful— donde los poppers son una parte muy importante de la marca. Para muchos miembros de una generación queer más joven, que tal vez sólo tengan una relación diferente con las drogas en general, los poppers son vistos como algo casi kitsch, como bolas disco —tontos, nostálgicos".

Mientras que una nueva generación queer redescubre y reevalúa su relación con los poppers, una alternativa potencial ha llegado a la costa oeste de Estados Unidos: lubricante y supositorios de mariguana. Esta nueva ola de productos incluyen BOND Sensual Oil, Foria Explore (el primer supositorio de mariguana disponible en el mercado formulado para el juego anal,) y Ethos Extracts. Las usuarias reportan resultados fantásticos: orgasmos múltiples, juegos previos íntimos y sentimientos de fortalecimiento. ¿Pero qué sucede cuando la mariguana se utiliza para aflojar las cosas en el sexo gay?

Publicidad

BOND es uno de los aceites esenciales de cannabis disponibles en el estado de Washington, que legalizó la mariguana recreativa en 2014. Fue creado para amplificar el placer sexual en las mujeres, y se comercializa para el uso vaginal, pero también es seguro para ingerir y, por suerte para mí, ponerlo en tu trasero. (Querrás usar lubricante regular para acompañarlo en el sexo gay —aunque funciona como un lubricante cuando se tiene sexo, es un aceite de cannabis en primer lugar, por lo que podría no reducir la fricción lo suficiente para facilitar el sexo anal gay, el cual requiere toneladas de lubricante para funcionar. Además, no es recomendable su uso con condones de látex.)

A diferencia de otras drogas sexuales, los lubricantes de mariguana son excepcionalmente seguros. BOND es una mezcla de aceites de coco y cannabis, y su riesgo de uso es nulo. La mariguana ha sido siempre una opción natural dentro de las drogas recreativas, pero su aparición como un lubricante sexual ha transformado la milenaria planta psicoactiva en una herramienta que puede transformar nuestra forma de jugar.

------

La primera vez que probé el lubricante de hierba, quería sentirlo sin distracciones.

La dosis recomendada de BOND es de entre cuatro y ocho aplicaciones. Me lo apliqué con un dildo: una aplicación, me lo metía y lo sacaba; otra aplicación, y así sucesivamente, hasta llegar a seis aplicaciones. (Huele muy bien, por cierto, como una galleta. O tal vez sólo tenía ganas de comer).


Relacionado: Me drogué vía vaginal con lubricante de mariguana


Después de diez minutos, todo mi cuerpo estaba drogado. Mi boca estaba un poco seca pero no quedó irritada. A los 13 minutos, mi pene estaba duro como piedra. El efecto era agradable, no sentía un mareo en absoluto, que normalmente genera ansiedad y paranoia. Cuando fumo, caigo en pensamientos profundos sobre Joan Didion y mi eterno amor por la comida, pero este lubricante de mariguana era mejor y más enfocado. A los 21 minutos, todo lo que quería era dedear a alguien con el lubricante y luego chupárselo. A los 26 minutos, recordé que tengo un ano, así que lo toqué, y rápidamente me vine. Aún drogado. Fue el mejor orgasmo que he tenido en meses. A los 30 minutos, me di una ducha y sentí que la sobriedad regresaba.

A la noche siguiente, lo probé con un compañero. Lo aplicamos con mi dildo, y ambos usamos cerca de seis aplicaciones de BOND. Fue eléctrico. Doce minutos después, me encontraba teniendo sexo anal con facilidad y entusiasmo. A diferencia del sexo borracho, donde a veces hay lagunas en mi memoria y errores de juicio; la sensación de estar drogado con el lubricante de mariguana puede calcularse y es sexy y nunca se siente fuera de control. De todas formas sigue siendo una sustancia que altera la mente, pero estábamos presentes y conscientes. No nos habíamos perdido, y eso es lo que lo hizo tan bueno. Cuando mi pareja y yo finalmente llegamos al orgasmo, fue eufórico.

La experiencia del uso del lubricante de mariguana será diferente para cada uno, como cualquier droga, y las sensaciones experimentadas dependerán de dónde y cómo lo usas. Después de unas cuantas sesiones, descubrí que es una herramienta poderosa que me da confianza en el sexo y me permite tener sexo anal fácilmente. Además, tuve menos preocupaciones sobre mi salud al usarlo —no hubo dolores de cabeza provocados por poppers o derrames accidentales de químicos, y hubo menos margen para el error en el calor del momento, cuando realmente cuenta. A medida que los estadounidenses siguen explorando los límites entre el consumo de drogas y la sexualidad, el lubricante de mariguana va a redefinir la forma en que pensamos sobre el cannabis y nuestros cuerpos. Y, al final, vas a tener el mejor sexo, sin importar el uso que le des.

Sigue a Chase Burns en Twitter.