La guía MUNCHIES para comer cuando estás soltero
All photos by Arnaud Deroudilhe.

FYI.

This story is over 5 years old.

La guía MUNCHIES para comer cuando estás soltero

Aprovecha tu vida de soltero. No te compliques, no te preocupes —tanto— por lavar los platos. Acá algunos consejos para alimentarse en la era de la soltería.

Solías estar con alguien. Tenías el hábito de comer fuera de casa diez veces a la semana o pedir comida a domicilio, y para todas las otras comidas, tu pareja te dejaba algo en el refrigerador, listo para calentarse. Estabas muy clavado(a). Los intercambios en la mesa estaban llenos de romance, pasión y sesiones informativas sobre el último episodio de alguna serie de televisión tonta que a menudo sirve como preludio al sexo.

Publicidad

Ahora que estás solo, preparas comida cada dos días, y la montaña de platos que se acumula en tu fregadero es tan alta como la pila de pañuelos usados al lado de tu cama.

Pero no dejes que eso te desanime. En las sabias palabras de un usuario anónimo de Internet. "Estar soltero no significa que seas débil; quiere decir que eres lo suficientemente fuerte como para esperar lo que te mereces". Para demostrarlo, hemos elaborado una serie de consejos y trucos para ayudarte a sobrevivir en la cocina hasta que llegue tu próximo gran amor.

Dicen que el desayuno es la comida más importante del día, pero en este momento, lo más importante para ti es encontrar a alguien nuevo. Olvida los largos minutos que perdiste untando mantequilla en tu pan tostado, mientras te veías reflejado profundamente en los ojos de tu amor. Aprovecha lo más que puedas ese valioso tiempo. Comienza por fusionar el desayuno y el almuerzo en la transformación de tu croissant en un "croissantwich" (con jamón, mayonesa, y crudités). Siéntete libre de ejecutar este plan de juego todos los días de la semana mientras arrastras tus chanclas por todos lados y pones música clásica a todo volumen. Tus vecinos podrían pensar que estás loco, pero el destino no nos deja tiempo que perder, ¿verdad?

Otro truco es comer tu cereal directamente de la caja. Simplemente vierte un poco de leche. Los beneficios son tres: ahorras tiempo, te lo puedes llevar en tu viaje al trabajo, y es un plato menos que lavar cuando llegues a casa.

Publicidad

Lavar los platos y la ropa son la perdición de la existencia de cada persona. Cuando hay dos, pueden tomar turnos. Cuando estás solo, te vale madres. Afortunadamente, los grandes teóricos de la soltería han ideado algunos métodos ingeniosos para hacer dos tareas a la vez. Para los platos, compra un jabón de trastes de pH neutro y usa tu tiempo en la regadera para limpiar los platos sucios, sartenes y utensilios de cocina. Para el lavado de ropa, maximiza el tiempo que pasas en la lavandería al preparar un plato de sardinas cocidas lentamente a baja temperatura junto con tu ropa.

Las albóndigas hervidas al vapor deben ser tratadas de la misma manera que el planchado de las camisas antes de la primera cita: con gran cuidado y atención al detalle. Entre el planchado de un par cuellos, toma un pequeño descanso para calentar suavemente este manjar que pronto estarás saboreando.

Hay un lado positivo de tu regreso a la soltería: tienes la oportunidad de jugar videojuegos otra vez. Antes de sumergirte de nuevo en ese juego de

GTA

que ha estado en pausa durante un año y medio, por favor toma nota de las siguientes advertencias:

  • Los supermercados generalmente cierran entre las 7 y las 9 pm.
  • Técnicamente, esta "amiga", que está en tu "equipo" no es una chica, sino un chico.
  • Tu Playstation se sobrecalentará tan terriblemente en los próximos días que lo mejor será que lo uses para cocinar un huevo.

Publicidad

Ocho minutos. Esa es la cantidad de tiempo que necesitas para cocinar espaguetis

al dente

. Es también la cantidad de tiempo que necesitas para deslizarte por 480 perfiles de Tinder con un promedio de uno por segundo.

En otras palabras, tienes las mismas probabilidades de lograr la pasta perfecta que de encontrar la mayor aventura de una noche de tu vida. Y con eso, dale un gran mordisco a tu nueva vida.