Munchies

Comer como un luchador mexicano

Imagínate parado en medio del ring, a punto de ser aplastado por una persona de casi 100 kilos. Sin duda acabarás hecho papilla, si es que no mueres. Para evitar esto, tienes que entrenar fuerte y sobretodo, comer bien.

por Luis Cobelo
04 Agosto 2015, 4:00pm

All photos by Luis Cobelo

Todo el mundo piensa que la lucha libre mexicana es un juego, que es pura mentira, que no hay golpes, que no hay sangre, que todo es fake.

Lo que no saben los escépticos de este deporte, es que para ser un luchador de lucha libre hay que hacer grandes sacrificios para simplemente, no morir. Exacto, no morir. Mira, imagínate que estás en medio de un ring y hay una persona de 100 kilos cayendo directamente sobre ti, ¿te parece poco?

Seguramente terminarías aplastado, con todos los huesos rotos y quizás, bien muerto.

Por eso hay que entrenarse. Para aguantar, para saber caer sin romperse la columna, para saber cómo lanzarse desde más de 4 metros de altura y levantarse sin fracturas. Y para eso, por supuesto, un luchador debe alimentarse sanamente.

La lucha libre mexicana se basa en dos elementos: el bien y el mal. Como la vida misma. Si comes mal, te va mal; si comes bien, te puede ir mejor. En México, los luchadores son elevados a una categoría casi mística, pero cuando se trata de comer, son humanos como nosotros. Uno los imagina comiendo tacos, enchiladas y burritos, pero es imposible que coman eso a diario—aunque a veces no evitan la tentación—. Todo está en la disciplina y en saber balancear las medidas de lo que comen.

Ser luchador en México es una forma de vivir, y para no morir en el intento, sus regímenes de alimentación deben ser precisos.

Sus personajes son otra cosa muy importante. La máscara es el rostro que muestran al público, por eso cada uno de los luchadores que fotografié para este artículo jamás me mostró su cara. No sé sus nombres reales, solo conozco el nombre de sus personajes. Es algo muy serio, no es una broma. La máscara y su cabello son los elementos de su fuerza, que los protegen del mundo exterior. En la máscara está la leyenda de la lucha libre mexicana.

¿Te gustaría mantener tu rostro enfundado en una máscara todos los días para que nadie sepa quién eres? Tal vez sería divertido. Esto forma parte de la mitología de la lucha libre, surgida del realismo mágico latinoamericano.

La lucha libre es un fenómeno cultural que ya no es apreciada por la mayoría en la sociedad mexicana. Tiene aires de ser una subcultura que no se relaciona con la modernidad del país; puede incluso decirse que es considerado un deporte marginal. Pero la realidad es que, quien asiste a ver una pelea, ve la sangre y escucha los golpes, deja de creer que se trata de un espectáculo falso de entretenimiento.

Cuando los luchadores se bajan del cuadrilátero, pasan a ser simples mortales. Quizá se sienten junto a ti en el metro o en el cine pero nunca sabrás quiénes son.

Tal vez te sientas decepcionado de sus vidas tan correctas y de sus dietas tan saludables, pero esto es lo que los hace lo que son: dioses.

Aquí lo que comen habitualmente algunos de ellos:

El hijo de Médico Asesino

Processed with VSCOcam with g3 preset

Se hizo luchador cuando tenía 15 años. Desde 2009 tomó el nombre de "Hijo de Médico Asesino". Para él «la lucha libre lo es todo. Me ha dado la sabiduría para la vida, me impone disciplina y me hace mejor persona cada día».

Processed with VSCOcam with g3 preset
Processed with VSCOcam with g3 preset

«Antes de ir al gimnasio tengo que comer claras de huevo. Es el alimento perfecto. Antes de una lucha me tomo un batido de proteínas porque es más ligero (si comiera más pesado, vomitaría)».

Processed with VSCOcam with g3 preset

Su comida: claras de huevo fritas, con queso y jamón de pavo, pero sin sal; dos rebanadas de pan integral y un batido de proteínas con sabor a vainilla.

Processed with VSCOcam with g3 preset
OLYMPUS DIGITAL CAMERA Processed with VSCOcam with g3 preset
OLYMPUS DIGITAL CAMERA Processed with VSCOcam with g3 preset

Sexy Pólvora

Processed with VSCOcam with g3 preset

Tiene 25 años y es luchadora desde hace 4 años.

Su recomendación es no atragantarse de comida y mantener un hábito de comer bien. «Hay que consumir verduras. Son las cosas básicas que debes tener en tu alimentación. Yo sigo una dieta de jugos y me va muy bien. Hago 5 comidas diarias: desayuno, a media mañana me tomo una ensalada y un batido, luego tengo mi almuerzo, donde combino proteínas como pollo o atún y batidos de diferentes frutas y vegetales. Luego hago una pequeña merienda donde me tomo un batido ligero de frutas cítricas, y en la cena trato de comer atún. Antes de luchar me como un chocolate amargo, porque es un buen antioxidante y me da mucha energía».

Processed with VSCOcam with g3 preset
Processed with VSCOcam with m5 preset
Processed with VSCOcam with g3 preset

Ensalada de lechuga con manzana y queso sin sal, batido de espinaca, manzana y banana.

Processed with VSCOcam with g3 preset
Processed with VSCOcam with g3 preset
Processed with VSCOcam with g3 preset

Solar

Processed with VSCOcam with g3 preset

Tiene más de 40 años como luchador profesional. Es una leyenda vida de la lucha libre mexicana. No me revela su verdadera edad pero su esposa, que vigila todo lo que pasa en la cocina, me dice con una sonrisa: «está cerca de los 60».

Volteo hacia el luchador y le pregunto ¿y sigue luchando?. «Claro, todas las semanas me subo al ring, aunque estoy en un momento en el cual me estoy preguntando si ya está llegando el final de mi carrera, pero trato de no pensar mucho en eso. La lucha libre es demasiado importante para mi», me dice reflexivo.

Y añade «hoy en día, con toda la información sobre la nutrición que tenemos a la mano, me cuido un poco más. Cuando empecé, nadie me dijo cómo debía alimentarme y lo hacía a mi forma. Por las noches me tomaba un litro de leche y un kilo de plátano. Ahora como mucho pescado, pollo, arroz y pastas. Y todo en su justa medida. A mi edad, si no me cuido en lo que como, estoy perdido».

Processed with VSCOcam with g3 preset
Processed with VSCOcam with g3 preset
Processed with VSCOcam with g3 preset

Ensalada de surimi con lechuga, pasta, semillas de girasol y arándanos.

Processed with VSCOcam with g3 preset
Processed with VSCOcam with g3 preset
Processed with VSCOcam with g3 preset