¿cancelo el viaje a río o no?

La historia del mosquito que acojonó a Pau Gasol

¿Qué pasa si follas con un deportista olímpico que haya estado en Río? ¿Es Pau Gasol un exagerado o estamos ante una posible pandemia? Te ofrecemos algunas respuestas sobre el mosquito que tiene en jaque los JJOO.
02 Junio 2016, 6:40am
Foto de Brian Snyder, Reuters con modificación de VICE Sports

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

¿Puede un mosquito cancelar unos Juegos Olímpicos? La respuesta es que sí, pero no en el caso de Río de Janeiro —o al menos de momento.

En España ya se había hablado bastante del asunto, pero con las dudas expresadas por Pau Gasol, la alarma ha escalado varios grados. Pocas cosas han cambiado desde el punto de vista científico y médico en los últimos días a pesar de la carta firmada por más de un centenar de expertos que defendía que la opción más segura es posponer el evento o cambiarlo de localización.

Más deportes: Por qué los Juegos Olímpicos no le importan a nadie en Brasil

La opinión mayoritaria entre los deportistas de nuestro país sigue siendo la de mantener su participación en los JJOO.

"Hace dos semanas estuvimos en Brasil y la verdad es que el Zika es de lo que menos nos preocupa", explica Sara López, que participará este verano en sus primeros Juegos Olímpicos en la clase 470 de vela, a VICE Sports. "De hecho, a nosotros lo que más nos están machacando es el tema de las aguas residuales".

Carteles con recomendaciones para prevenir el Zika en la 69ª Asamblea Mundial de la Salud de las Naciones Unidas, celebrada entre el 23 y el 28 de mayo en Ginebra, Suiza. Foto de Denis Balibouse, Reuters

"Hace un año Marina tuvo el Zika y dice que son cuatro fiebres y nada más", recuerda la regatista catalana en referencia a su compañera Marina Alabau, oro olímpico en windsurf en Londres 2012 y una de las más tajantes respecto a este asunto.

"En mi experiencia, creo que la gripe es mucho peor", explicó hace varios meses la deportista andaluza. Las consecuencias para Alabau: fiebre, dolores articulares y manchas rojas —similares a la de una alergia alimentaria— que remitieron al cabo de diez días.

"El virus aparece en la sangre entre 3 y 7 días después de la picadura, entonces es cuando notas las síntomas. En general, el virus dura entre cuatro o cinco días y nuestro organismo genera de forma natural las defensas, lo elimina y ya no aparece más", explica el doctor José Muñoz Gutiérrez, investigador del Instituto de Salud Global del Hospital Clínic de Barcelona y especialista en enfermedades tropicales.

Sara López y Bàrbara Cornudella, durante los campeonatos de Europa de 470: en Río participarán en sus primeros Juegos Olímpicos, un sueño difícil de renunciar. Foto de Bernardí Bibiloni vía RFEV

"Estoy convencidísimo de que cuando lleguemos a Río el COE ya habrá establecido un protocolo para minimizar el problema, así que estoy tranquilo", explica Chus García Bragado, que participará en sus séptimos Juegos Olímpicos. "El riesgo cero no va existir, pero va a ser el mínimo y lo importante es tener en cuenta que el virus está allí", añade.

El Comité Olímpico Español (COE) envió esta semana una lista de recomendaciones sanitarias actualizadas según los criterios de la Organización Mundial de la Salud (OMS). "El COE envió toda la información sobre las precauciones que debíamos tomar respecto al Zika e informó a todos los deportistas, pero en el equipo español, al menos el de vela, nadie se plantea el no participar", confirma López.

"Si hay el mínimo peligro, el COI no se lo podrá permitir. Nuestra garantía es la de la propia OMS", comentó el presidente del COE Alejandro Blanco en un acto del organismo olímpico. El problema es que las garantías son relativas... y, además, no todos los expertos están de acuerdo.

El COI actúa de manera irresponsable si continúa con este plan

Amir Attaran, especialista en derecho de salud pública y autor de la carta que pide aplazar —o desplazar— los JJOO.

"El Comité Olímpico Internacional actúa de manera irresponsable si continúa con este plan", explica a VICE Sports Amir Attaran, profesor de la Universidad de Ottawa, especialista en derecho de salud pública y uno de los autores de la carta en la que más de un centenar de expertos piden el aplazamiento de los JJOO.

La propia OMS explica que el virus Zika "acostumbra a causar síntomas leves" y que "la mayoría de personas probablemente no van a notar los síntomas para nada". La enfermedad, por lo tanto, es parcialmente invisible... pero eso no la hace menos peligrosa.

Las consecuencias que más han llegado a la sociedad guardan una estrecha relación con las mujeres y, específicamente, con el colectivo de embarazadas. El Zika puede causar microcefalia en los fetos y provocar serias malformaciones en los recién nacidos. "Este es en realidad el principal problema", confirma Muñoz Gutiérrez.

Un militar cubano fumiga una casa en la Habana. En Brasil y otros países tropicales se intenta paliar así los efectos del mosquito Aedes aegypti, que transmite el Zika entre otras enfermedades. Foto de Ueslei Marcelino, Reuters

"La verdad es que no tenemos nada muy claro. Lo que más se sabe es que afecta especialmente a las embarazas, y como no es el caso pues nada", reflexiona López. Aun así, como apunta Gasol en su misiva, hay otros posibles efectos que son menos conocidos e igual de peligrosos.

"El Zika también puede causar el síndrome Guillain-Barré, una extraña pero seria enfermedad neurológica que puede provocar parálisis e incluso la muerte", dice literalmente la OMS. No suena demasiado bien, la verdad.

Según Attaran, hay varios motivos que ponen en duda los mensajes de seguridad que lanzan tanto el COI como la OMS. "Para empezar, Río de Janeiro está mucho más afectada por el virus de lo que se esperaba en un primer momento, lo cual demuestra la falibilidad de las presunciones que se han hecho hasta ahora", explica.

El Zika fue descubierto aproximadamente hace 70 años, pero el brote actual es mucho más peligroso. "Solo se necesita un turista infectado para desencadenar la epidemia", asegura Attaran, que dice que los JJOO son una manera de acelerar un proceso de propagación inevitable.

"Lo que más necesitan los científicos es tiempo. Celebrar los Juegos Olímpicos les quitará opciones de desarrollar una vacuna efectiva", añade.

Aquí todo el mundo opina, los expertos y no expertos. La mayoría de cosas que se dicen son predicciones sin demasiado fundamento

José Muñoz Guitérrez, especialista en enfermedades tropicales del Instituto de Salud Global de Barcelona

La transmisión del virus puede ser a través de una picadura, pero también por transmisión sexual. "Aunque las personas no noten los síntomas pueden seguir excretando el virus a través del semen", explica el doctor Muñoz.

El martes, la OMS subió de cuatro a ocho semanas el umbral de tiempo para practicar sexo sin riesgo de contagio. "La gente debería usar preservativo o abstenerse directamente al menos ocho semanas cuando vuelvan de las áreas afectadas", explicó Christian Lindmeier, portavoz del organismo.

Queda claro, pues, que no hay una opinión uniforme. ¿Pero a quién hay que hacer caso?

"Aquí todo el mundo opina, los expertos y los no expertos. Es difícil, cuando hay una epidemia nueva de estas características, como en el caso del Zika, la mayoría de cosas que se dicen son predicciones, y hay gente más o menos conservadora. Yo no podría decirte a quién hay que hacer caso, no hay evidencias suficientes", reflexiona el doctor Muñoz Gutiérrez.

Chus García Bragado participará en sus séptimos Juegos Olímpicos este verano: "Es como ir a las favelas: el que vaya sabe los riesgos que corre, así que se trata de tomar precauciones", dice sobre asumir lo que supone el Zika para los atletas. Imagen vía Wikimedia Commons

Según Muñoz Gutiérrez, hay que considerar dos factores: el riesgo de salud pública y el individual de cada deportista. El primero es el que genera más polémica y el que ha provocado la misiva suscrita por Attaran y otros científicos; el segundo no debería representar un problema demasiado grave.

"Algunos deportistas padecerían la enfermedad, pero se les pasaría y ya está. Además, se sobreentiende que no hay embarazadas, o al menos eso es lo normal en el mundo del deporte", sentencia el especialista.

Lo que más sorprende a algunos deportistas, como García Bragado, es que el asunto haya cogido tanto revuelo ahora. "Ya se habló en febrero del tema, y seguro que habrán tomado medidas para minimizar el problema", argumenta el marchador.

¿Qué hacer, entonces? La mayoría de deportistas lo tienen claro: seguir las recomendaciones y tener sentido común. "Habrá que buscar la mejor manera de que no nos pique, porque lógicamente en manga larga no vamos a entrenar con esas temperaturas", dice García Bragado.

"Yo entreno en el Delta del Ebro y allí hay muchos mosquitos; los locales nos recomiendan ponernos crema solar, ya que contienen productos químicos que no les gustan a los bichos".

Al final, la mejor solución es hacerle caso a tus padres cuando ibais a la playa hace años: "¡Ponte crema y no te olvides de la gorra!". En este caso, la crema es el antimosquitos y la gorra las prendas de vestir largas.

El COE, de hecho, ha anunciado un acuerdo comercial con una marca de repelente, así que estos fabricantes sí que tendrán un agosto de campeonato. "Yo personalmente iría, no tendría ningún problema" asegura Muñoz. "Así que si me invita el COE voy encantado",

El problema no es ir, sino las consecuencias que puede tener que más de 500 000 visitantes —entre atletas, aficionados y periodistas— de cualquier rincón del mundo asistan a Río y puedan acelerar el proceso de expansión del Zika, del que aún se desconocen demasiadas cosas.

Sigue al autor en Twitter: @GuilleAlvarez41