premier league

Manchester United vs. Liverpool: El primero del año en la Premier League

José Mourinho y Jürgen Klopp, Manchester United y Liverpool. El primer episodio del 2017 de la milenaria rivalidad arranca este domingo en "El Teatro de los Sueños".
14.1.17
PA Images

La bipolaridad de José Mourinho tendrá su primera prueba de fuego del año en el patio trasero de la mansión roja que tiene a su cargo por el momento. La mañana del domingo, el Manchester United saldrá a la cancha de su aclamado y místico Old Trafford para recibir a un viejo rival que, paradójicamente, ha sido un desconocido desde hace varios años. Las instituciones, los colores, los escudos y, por supuesto, los fieles y los recuerdos perduran; los hombres en la cancha son el único factor que suele cambiar con más frecuencia. Los entrenadores también.

Leer más: Dimitar Berbatov: ¿Artista, genio, fracasado?

Jürgen Klopp necesitará echar mano de todo su carisma para calmar a un sector de su fanaticada que comienza a perder la paciencia en caso de salir apabullado de "El Teatro de los Sueños". La probabilidad de regresar a casa con un marcador abultado en contra es bastante real dado el perfecto paso de Mou y compañía en todas las competiciones: 15 partidos sin conocer la derrota y 9 victorias consecutivas. Suficiente para preocupar a un equipo que viene de empatar a dos goles con el Sunderland. Vaya inicio de año.

Cuando en 2015 se dio a conocer que el alemán sería el valiente que cargaría la pesadísima cruz de un equipo hundido en la melancolía e impotencia de las glorias pasadas, los ánimos rejuvenecieron y más de uno perjuro que regresarían a la cima del futbol internacional así porque sí. Pero la realidad es que no todo ha salido como se imaginó. Para triunfar en una liga tan aguerrida e inestable como la Premier League, los equipos necesitan, deben, meter miedo a sus contrarios. El Liverpool no asusta del todo —es cierto, el año pasado tuvo un saldo favorable en sus compromisos con las potencias de la liga inglesa—, quizá el único jugador que hace temblar al medio campo rival es Philipe Coutinho (a veces Sturridge cuando está de buenas) pero mínimo necesitan a otros dos referentes despiadados, violentos. Con esto último no me refiero a violencia física, sino al tipo de violencia producto de la pasión bien canalizada. El líder, Chelsea, posee la fórmula para provocar miedo en la oposición gracias a Costa, Hazard, Fábregas, y Pedro. El United tiene a Ibrahimovic, Pogba, Mata, Rooney, y De Gea.

El domingo se jugará el encuentro 50 en Premier League entre estos gigantes del balompié; el United ha ganado 27 de los últimos 49 partidos (el resto 9 empates y 13 derrotas, la más reciente en marzo del 2016). Los hombres de Mou son los favoritos por el momento que atraviesan, pero si existe una razón por la que la trillada frase "en un clásico todo puede suceder" sigue siendo pronunciada entre los fanáticos, columnistas, cronistas y expertos es porque, gran parte del tiempo, resulta ser verdad.

Qué no daríamos por ver a estos dos disputando de nuevo una semifinal de Champions —frente a frente o cada quien por su cuenta— como solía ser la vida en la primera década del siglo. Dicen que todo lo "viejo" regresa, así como la moda; en esto no hay falsedad, el problema yace en la espera y los trastornos que ésta suele desatar en aquellos que la padecen.

Hasta el momento a Mourinho se le nota muy relajado, quizá extrañamente contento.