Publicidad
Highlights

Los chicos mayores se vuelven a colocar la rodilla cuando se la dislocan

Byron Jones, de los Dallas Cowboys, cayó en mala posición en un partido de la NFL y se dislocó la rodilla, pero él mismo se la recolocó como si nada. Puede que estemos ante el hijo secreto de Chuck Norris.

por VICE Sports
23 Diciembre 2015, 11:00am

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

Cuando practicas algún deporte, sobre todo si la disciplina es de contacto, es posible que sufras un mal golpe y te disloques algo. Duele, a veces un montón, pero no es demasiado grave: el médico recoloca las piezas en su sitio —una operación que suele ser una tortura breve— y ya está.

Sin embargo, las chicas mayores no lloran y los chicos mayores no necesitan médicos para recolocarse la rodilla si se la dislocan. Que se lo digan al 'cornerback' de los Dallas Cowboys, Byron Jones: frente a los New York Jets, Jones sufrió un empujón de Quincy Enunwa y cayó en una mala posición. La pierna se le quedó atrapada y la rodilla se le fue de su sitio habitual. Byron, sin embargo, sencillamente se la volvió a colocar donde correspondía como si nada.

Ni Chuck Norris, oye.

Tras el partido —que los Cowboys terminaron perdiendo por 19-16—, Jones se limitó a asegurar lo siguiente: "Creo que soy simplemente flexible, nada más".

O eso, o el hijo secreto de Norris, una de dos.