Este aparato reductor literalmente succiona la comida de tu estómago

Algunos críticos han llamado a este método “bulimia asistida”, pero la FDA insiste en catalogarlo como un procedimiento responsable.
20.6.16

Comer y correr al baño dispuesto a purgarse, es un comportamiento típicamente asociado con la bulimia; pero hay un nuevo tratamiento que podría ser el próximo aliado en la lucha de Estados Unidos contra la obesidad.

La FDA (Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos) acaba de aprobar AspireAssist (Aspiración Asistida). El aparato es básicamente un drenaje fijado quirúrgicamente que permite a las personas obesas, mediante un proceso llamado "aspiración", evacuar a través de un tubo parte de la comida que hay en sus estómagos, antes de que pueda ser absorbida por el cuerpo.

Publicidad

Según un video explicativo de cómo funciona AspireAssist, los usuarios simplemente tienen que girar una perilla colocada en su abdomen y voilà, el contenido de su estómago "comenzará a vaciarse en el excusado". Este proceso se puede repetir hasta que un tercio de la comida se retire del estómago, permitiendo una "pérdida de peso gradual y saludable".

Aspire Bariatrics, con sede en Pennsylvania, desarrolló este dispositivo. Según la compañía, fue diseñado para ayudar a pacientes con un IMC (índice de masa muscular) alto y "que han fallado en alcanzar y mantener una pérdida de peso a través de la terapia de control de peso sin cirugía". En otras palabras, no es una salida rápida para quienes, por capricho, han decidido deshacerse de unos cuantos kilos.

LEER MÁS: Comer por la noche es un desorden alimenticio real

Antes de aprobar su comercialización, la FDA analizó una prueba clínica hecha a 111 pacientes, quienes usaron AspireAssist junto con una "terapia para conseguir un estilo de vida adecuado". Se comparó a éstos con 60 pacientes de un grupo que usaban solo la terapia de control de estilo de vida. Un año después, el grupo con la bomba en el estómago perdió un promedio del 12.1 por ciento de su peso corporal, significativamente más que el promedio de 3.6 por ciento de los pacientes con control.

stomach-pump-obesity-2

Si bien algunos críticos han llamado a este método "bulimia asistida", la FDA insiste en catalogarlo como un procedimiento médicamente responsable, reversible y mínimamente invasivo.

"El enfoque de AspireAssist ayuda a proporcionar un control efectivo de la absorción de calorías, la clave principal de la terapia de control de peso", dijo en un comunicado de prensa William Maisel, director de ciencias y jefe científico en el Center for Devices and Radiological Health (Centro de Dispositivos y Salud Radiológica) de la FDA. "Los pacientes deben estar monitoreados regularmente por médicos profesionales y deberían seguir un programa de estilo de vida para ayudarlos a desarrollar hábitos alimenticios más saludables y reducir su ingesta de calorías".

A pesar de eliminar las similitudes con la bulimia, la FDA también tomó la precaución de prohibir su uso a personas que han sido diagnosticadas con bulimia, trastornos de compulsión por la comida y el síndrome de alimentación nocturna. "El dispositivo AspireAssist no debe ser usado en pacientes con trastornos alimenticios, ni durante temporadas cortas en personas con sobrepeso moderado".

Sin duda el mecanismo AspireAssist es similar al de la bulimia —aunque a través de un conducto diferente— pues esencialmente permite a las personas obesas comer su pastel y desecharlo.

LEER MÁS: La adicción a la comida abunda en la industria restaurantera